Aprendizaje basado en simulación: la nueva era de la educación

  • Fecha de publicación: 9 de agosto de 2023
Educacion del futuro
Tiempo de lectura: 8 min.

Descubre cómo el aprendizaje basado en simulación está cambiando la forma de aprender dentro de las universidades, así como sus beneficios.


Índice de Contenido

  1. Esto es lo que debes saber sobre aprendizaje basado en simulación 
  2. 4 formas innovadoras en las que la simulación impulsa tu aprendizaje
    2.1. Desarrolla habilidades prácticas 
    2.2. Fortalece la toma de decisiones
    2.3. Incrementa la retención y aplicación del conocimiento
    2.4. Desarrolla habilidades blandas
  3. 3 ejemplos disruptivos del aprendizaje basado en simulación
    3.1. Química
    3.2. Física Virtual
    3.3. Biología Virtual
  4. Cómo implementar aprendizaje basado en simulación con Virtual Labs

El aprendizaje basado en simulación es el método didáctico más innovador en la educación superior, no solo mejora la calidad del aprendizaje mediante escenarios virtuales idénticos a la vida real, también optimiza los recursos y se adapta a las nuevas tecnologías para mejorar la calidad educativa de las IES.

“La razón por la que creo que es probable que estemos en una simulación es que, si alguna vez creamos la simulación nosotros mismos […] es probable que estemos en una de esas simulaciones”

Elon Musk (en entrevista para Recode Decode)

Esto es lo que debes saber sobre aprendizaje basado en simulación 

aprendizaje-basado-en-simulación

El filósofo Nick Bostrom, y el premio Nobel de Ciencias, George Smoot, señalan que existe una gran probabilidad de que estemos viviendo en una simulación. ¿Esto debería preocuparnos? Realmente no, al contrario, es una gran oportunidad para confirmar que la tecnología de la simulación se está desarrollando a pasos agigantados.  

Para la educación del siglo XXI, la simulación es una gran oportunidad de aprender a través un enfoque en donde los estudiantes son capaces de realizar prácticas cada vez más precisas y apegadas a la realidad, con todas sus ventajas, y ninguno de sus riesgos.   

Pero ¿qué es en realidad el aprendizaje basado en la simulación? Hablamos de recreaciones interactivas, situaciones del mundo real, diseñadas con tecnología que permiten a los estudiantes explorar, experimentar y resolver problemas de forma segura y controlada. 

Un simulador de experimentos ofrece una gran variedad de oportunidades en diversas áreas de aprendizaje; por ejemplo, en la Física, Medicina, y la Ingeniería. Donde los estudiantes pueden aprender individualmente o en colaboración, explorando a través de escenarios simulados que les permiten tomar decisiones en tiempo real, desarrollando habilidades a través de experiencias de alto impacto, mediante el ensayo y el error. 

La estructura de los simuladores varía dependiendo de la tecnología aplicada: existen desde simples modelos virtuales que reproducen experimentos reales, hasta equipos especializados que recrean contextos de laboratorio con mucha precisión, tal y como se verían en el mundo real.   

De esta manera, los estudiantes de educación superior tienen la posibilidad de interactuar con interfaces que les permiten practicar, controlar y monitorear sus habilidades en determinada práctica, manteniendo un entorno seguro y controlado.

Te puede interesar: 👉 6 tipos de aprendizaje que pueden reforzarse mediante la simulación

4 formas innovadoras en las que la simulación impulsa el aprendizaje

formas-innovadoras-en-las-que-la-simulación-impulsa-aprendizaje

La principal ventaja del aprendizaje basado en simulación es ampliar el enfoque de los estudiantes de educación superior a través de la práctica y la experimentación, dentro de un sistema controlado, seguro; pero además, enriquecido con un entorno realista que les permita desarrollar y poner a prueba sus habilidades y conocimientos prácticos que, de otra manera, serían difíciles –incluso imposibles– de aprender en un entorno real. 

Pensemos, por ejemplo, en una práctica de laboratorio con elementos altamente inestables, peligrosos, o tan escasos que resulten muy caros de conseguir, y que requieran de instrumentos especializados: realizar una experimentación así, mediante un simulador de experimentos, reduce enormemente los costos y los peligros potenciales. 

Así como la reducción de costos y peligros potenciales, existen otros beneficios que vale la pena destacar:

1. Desarrolla habilidades prácticas 


El aprendizaje basado en simulación ayuda a los estudiantes de educación superior a desarrollar habilidades prácticas mediante la experiencia, perfeccionando su técnica y sus destrezas en determinada área, ya sea en la manipulación de herramientas, objetos, o en el manejo de equipos que exigen realizar procedimientos complejos.

2. Fortalece la toma de decisiones

La simulación también les permite a los estudiantes enfrentarse a situaciones en donde influyen otros factores, como la capacidad de tomar una decisión inmediata que puede cambiar radicalmente el curso de la práctica. 

En este sentido, el aprendizaje basado en simulación evita que la experiencia de tomar una mala decisión se convierta en un factor estresante, haciendo que los estudiantes aprendan mediante el error para optimizar su nivel de respuesta ante un problema inminente que requiere decisiones inmediatas e inteligentes.

banner ebook soluciones y tendencias educativas

3. Incrementa la retención y aplicación del conocimiento

La mayoría de los modelos pedagógicos coinciden en la necesidad de que el estudiante se integre activamente con lo aprendido. Desde la perspectiva del aprendizaje significativo, solo aquello en lo que estamos realmente involucrados comienza a tener sentido para nosotros. 

De esta manera, el aprendizaje basado en la simulación ofrece un escenario en donde el estudiante de educación superior no solo se convierte en el actor principal del proceso de aprendizaje, es además el principal responsable de los resultados, desarrollando el sentido de compromiso activo con el conocimiento desde un contexto pragmático.

4. Desarrolla habilidades blandas

Recordemos que las habilidades blandas, o socioemocionales, son habilidades no técnicas, pero esenciales para la vida académica y laboral. Nos permiten relacionarnos efectivamente con los demás, y de esta manera se relacionan con el conocimiento técnico o académico. 

El aprendizaje basado en simulación suele realizarse mediante práctica colectivas, donde los estudiantes también ponen a prueba este tipo de habilidades sociales, como son:  

  • Confianza y autoeficacia: la simulación les permite practicar y perfeccionar habilidades y procedimientos en situaciones del mundo real, sintiéndose cada vez más seguros de sí mismos.
  • Comunicación efectiva: tener la capacidad de escuchar activamente, claramente, comprendiendo las necesidades e intereses de sus compañeros durante una práctica.
  • Trabajo colaborativo: saber trabajar con éxito en equipo, fomentando la participación integral y el sentido de la empatía en la resolución de problemas.
  • Liderazgo: muchas veces, las prácticas de simulación requieren la toma de decisiones urgentes, apoyadas por el resto del equipo. En este caso, el liderazgo, permite influir en los demás, motivarlos e inspirarlos para dirigir al equipo en hacía objetivos comunes.
  • Resolución de problemas: relacionado con lo anterior, no basta con tomar una decisión, sino tener la habilidad de que sea correcta, y permita a los estudiantes resolver problemas a través de acciones efectivas.
  • Habilidades emocionales: poder reconocer y controlar nuestra conducta y emociones como la ansiedad o estrés durante una práctica simulada, para poder actuar con la misma eficiencia en una situación real.
  • Adaptabilidad y flexibilidad: las prácticas simuladas nunca son idénticas, ya que dependen del procedimiento de cada alumno. Dentro de estos escenarios, los alumnos tienen la posibilidad de adaptarse a situaciones cambiantes y trabajar en ambientes diversos que fortalecerán en sentido de la flexibilidad y la divergencia.

3 ejemplos disruptivos del aprendizaje basado en simulación

¿En qué escenarios se puede realizar el aprendizaje basado en simulación? Existen muchos campos, disciplinas o áreas de estudio en donde su aplicación ya resulta esencial; sin embargo, se requiere de cierta tecnología para implementar un escenario virtual  aceptable. 

De hecho, este es uno de los grandes desafíos de aprendizaje basado en simulación: contar con los recursos tecnológicos adecuados, la capacitación docente, y el diseño de entornos enfocados en la simulación a partir de plataformas profesionales.  

Una de las soluciones más efectivas es Virtual Labs de Pearson, que ofrece  uso práctico del aprendizaje basado en simulación en diferentes entornos a partir de una disciplina en particular. 

Las siguientes son algunas de las disciplinas en donde Virtual Labs destaca por su tecnología para diseñar entornos de simulación tan sorprendentes como en el mundo real.

Te puede interesar: 👉 Mejora la experiencia de aprendizaje con laboratorios virtuales

1. Química  

Sabemos que la Química es la disciplina centrada en el estudio de las estructuras, la composición y las propiedades de los elementos, y para su aprendizaje es esencial contar con un laboratorio en donde los estudiantes puedan realizar experimentos para entender cómo reaccionan diferentes sustancias en diversas condiciones. 

Los laboratorios virtuales te permiten realizar simulaciones mediante el diseño y recreación de estos experimentos, ofreciendo una experiencia de aprendizaje mucho más inmersiva e interactiva. 

Virtual Labs de Pearson ofrece la más extensa gama de prácticas de laboratorio, que van desde la química descriptiva hasta la teoría molecular.

2. Física Virtual

A diferencia de la Química, la Física se ocupa del estudio de la naturaleza y las propiedades del universo: la materia, la energía, y sus interacciones con el entorno. Los laboratorios virtuales de Física les permiten a los estudiantes realizar experimentos que de otra manera serían casi imposibles -o muy costosos- de realizar, como prácticas de termodinámica, electromagnetismo o efectos fotoeléctricos

3. Biología Virtual

La ​​Biología se enfoca en el estudio de los seres vivos, sus procesos, evolución e interacciones con el ambiente, lo que requiere de escenarios en donde los estudiantes puedan experimentar con seres vivos. 

Durante generaciones, estas prácticas requerían el sacrificio de animales para comprender su fisiología, pero hoy en día, los laboratorios virtuales nos permiten interactuar con organismos “vivos” de forma virtual, obteniendo mejores resultados, y ampliando el panorama de la biología como se conoce en el mundo real.  

Conoce el catálogo de prácticas de Virtual Labs de Pearson, con más de 100 experimentos de alto valor académico.

Cómo implementar aprendizaje basado en simulación con Virtual Labs

Beyond-Labz-Pearson-Higher-Education

Virtual Labs de Pearson es el recurso más efectivo para que los estudiantes puedan acceder a laboratorios virtuales de alta precisión, con un entorno realista que busca la mayor familiaridad entre el estudiante y la práctica de laboratorio. 

Es una plataforma de simulaciones interactivas con experimentos virtuales enfocados al desarrollo de actividades experimentales de alta calidad y, sobre todo, con una alta capacidad de integración a las plataformas y planes de estudio de las instituciones de Educación Superior. El diferencial de Virtual Labs por sobre otros recursos virtuales, es su capacidad de adaptación, sencilla y orgánica, a las necesidades particulares de cada IES. 

Conoce Virtual Labs de Pearson y descubre una manera diferente de realizar práctica de laboratorio en un entorno seguro, controlado, y con las herramientas más innovadoras de la tecnología del aprendizaje basado en simulación. 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades