Equipos de alto rendimiento, la tendencia que llegó para quedarse

    Equipos de alto rendimiento, una tendencia 2021 Empresas

    Los equipos de alto rendimiento son la respuesta a la demanda de eficiencia en el actual mercado laboral marcada por los rápidos cambios tecnológicos y un ambiente de trabajo cada día más competitivo.


    La velocidad con que las empresas tienen que reinventarse va en aumento. Por eso hoy más que nunca se requieren equipos de trabajo cuyo rendimiento se refleje no solo en la productividad, sino en la capacidad de generar ambientes donde la eficiencia y el desarrollo de nuestro personal estén en armonía. 

    ¿Quieres saber qué son y cómo funcionan los equipos de alto rendimiento? ¿Necesitas desarrollar en tus equipos de trabajo las competencias que los convertirán en colaboradores altamente eficientes? ¡Aquí te lo explicamos!

    ¿Qué son los equipos de alto rendimiento?

    Los cambios que enfrentan las empresas hoy en día son rápidos, continuos e impredecibles. Para sobrevivir a un mercado laboral tan competitivo se deben garantizar resultados excelentes en el menor tiempo y con la mayor eficiencia

    Los expertos consideran que para hacer frente a este reto resulta prioritario contar con dos elementos en tu empresa:

    • «Directivos que optimicen sus habilidades para liderar equipos» incorporando en sus prácticas aquellas competencias que antes parecían irrelevantes. Hablamos del desarrollo de habilidades blandas e inteligencias socioemocionales enfocadas en impulsar la capacidad de liderazgo. 
    • «Equipos de alto rendimiento», es decir, grupos de desempeño destacado que se especializan en implementar y ejecutar estrategias enfocadas a la gestión exitosa de objetivos comunes.

    Entonces ¿cómo podemos definir a un equipo de alto rendimiento?

    Un equipo de alto rendimiento es aquel que destaca por la autonomía, rapidez, eficiencia y productividad en su desempeño, manteniendo esas variables en equilibrio para el bienestar del equipo y de toda la empresa.

    Técnicamente los equipos de alto desempeño están capacitados para alcanzar los objetivos de la empresa con un alto rango de excelencia. Sus habilidades no solo destacan en  el trabajo colectivo, también han desarrollado otras habilidades relacionadas con el compromiso y la responsabilidad autodirigida.

    >>> Te puede interesar: Atracción de talento y selección con herramientas digitales

    Existen varios tipos de equipos de alto rendimiento. Aunque algunas características son muy diferentes entre ellos, la mayoría coinciden en un rasgo particular: poseen una desarrollada capacidad de liderazgo compartido; tienen claro que el origen de sus fortalezas se concentra en la suma de sus esfuerzos y habilidades.

    Tipos de equipos de alto rendimiento

    tipos-de-equipos-empresas

    Cuando nos adentramos en el mundo del alto rendimiento debemos entender que no todos los equipos se comportarán de la misma manera; por ello, es necesario identificar su naturaleza, el motivo por el que se ha gestionado ese equipo y cuáles son los objetivos que se persiguen.

    Conocer los tipos de equipos más recurrentes te permitirá definir cuál se adapta mejor a las necesidades organizacionales de la empresa. Estos son algunos de ellos:

    Equipos temporales

    Su carácter es informal y flexible. Surgen como grupos de soporte para otras áreas permanentes en la empresa. Se enfocan en resolver problemas o capacitar áreas específicas. Al ser temporales, no se apegan a las normas administrativas. Suelen destacar como consultores y son muy eficientes en proyectos a corto plazo.

    Equipos virtuales

    Según la Organización internacional del Trabajo, este tipo de equipos aumentaron en las empresas hasta un 148% en los últimos años, y la tendencia es creciente. Entre sus fortalezas destacan la adaptabilidad para trabajar vía remota, estar a la vanguardia tecnológica —sobre todo en telecomunicaciones—, y en la comunicación altamente asertiva. Comparten la conducta informal de los grupos temporales.

    Equipos formales

    Se consideran los equipos “tradicionales”. Son aquellos grupos de la “vieja escuela” que  trabajan muy bien bajo un esquema de mando vertical, con objetivos perfectamente bien definidos. Su proceso es lineal pero efectivo. Aunque sus habilidades blandas no están muy desarrolladas, sus habilidades “duras” o racionales son excepcionales.

    Requieren un liderazgo formal y bien definido. Son el equipo ideal para resolver problemas en áreas que no requieren innovación o precisan cambios dinámicos en su operatividad.

    Equipos proyectivos

    Destacan en la resolución de problemas y la prevención de amenazas para la empresa. También son temporales; se crean a partir de un proyecto específico. Su conducta es una combinación de los equipos formales e informales. 

    De los equipos formales adoptan el esquema vertical de trabajo (son poco autónomos, pero muy resolutivos); de los equipos informales adoptan la conducta flexible respecto a las normas de la empresa. Bajo esta combinación, los equipos proyectivos saben trabajar en equipo para un fin en común, pero sin profundizar demasiado en las habilidades blandas.

    Equipos autodirigidos

    Decía Steve Jobs que no tenía sentido contratar personas inteligentes para después decirles qué hacer. «Nosotros contratamos personas inteligentes para que nos digan qué debemos hacer».

    Esta frase define muy bien la conducta de los equipos autodirigidos, ya que destacan por su amplia autonomía para diseñar estrategias que obtengan los mejores resultados. Comparten un liderazgo horizontal colectivo. Tienen muy desarrolladas sus habilidades blandas y competencias socioemocionales.

    Equipos de liderazgo

    Son el brazo fuerte de la organización para motivar y empoderar a los demás equipos. Destacan por su capacidad para planificar y transmitir los objetivos deseados. Su nivel de autonomía está directamente relacionado con su nivel de responsabilidad y compromiso. 

    Los equipos de liderazgo no se forman a partir de “líderes naturales” sino de profesionales que han trabajado arduamente para desarrollar un alto nivel de competencias imprescindibles para liderar equipos de alto desempeño.

    Competencias esenciales de los equipos de alto rendimiento

    habilidades-equipos-alto-rendimiento

    Podemos pensar que las competencias que definen a un equipo de alto rendimiento solamente se relacionan con los índices de productividad y buenos resultados en la resolución de problemas, pero la realidad es que estos factores no son suficientes.

    Un equipo de trabajo que solamente se enfoca en la productividad gradualmente será víctima del rendimiento decreciente, ya que no está tomando en cuenta los factores de riesgo que pueden afectar al capital humano, como la desmotivación laboral, fatiga y estrés crónico.

    >>> Te puede interesar: Desmotivación laboral: cómo evitarla en tu empresa

    Es por eso que estos equipos suelen enfocarse en un crecimiento integral, con miras a una productividad sostenida en el tiempo y con tendencia al crecimiento eficiente.

    Te compartimos las 4 características principales de los equipos de alto rendimiento:

    1. Compromiso integral

    Los equipos de alto rendimiento trabajan considerando todo el panorama, ya que están conscientes de la importancia que supone contar con un entorno laboral adecuado, en donde sus habilidades y competencias puedan ser desarrolladas y no explotadas. 

    Es por ello que no sacrifican aspectos importantes del ámbito laboral solo para mejorar la productividad. Esto quiere decir que, además de ser productivos, son funcionales, eficientes y comprometidos no solo con los resultados, sino con todo el ecosistema laboral que les rodea.

    2. Comprenden la importancia de la eficacia y la eficiencia

    Debemos entender la diferencia entre eficacia y eficiencia para saber cuándo estamos teniendo un equipo de alto rendimiento o un equipo solamente eficaz. A decir de la Real Academia de la Lengua, la eficiencia es la “capacidad de disponer de alguien o algo para conseguir el cumplimiento adecuado de una función.” Por su parte, la eficacia es la “capacidad de lograr el efecto que se espera”.

    Un equipo eficaz puede dar buenos resultados, pero no toma en cuenta los recursos que emplea. En cambio, un equipo eficiente nos ofrecerá buenos resultados y además optimizará los recursos empleados; este es un rasgo primordial de los equipos de alto desempeño.

    >>> Te puede interesar: Atracción de talento: ¿fin del reclutamiento?

    Si contamos con un equipo altamente productivo, pero a la vez conflictivo o que demanda muchos recursos, estamos ante un equipo eficaz pero no eficiente. En cambio, un equipo de alto rendimiento es capaz de entregar buenos resultados y al mismo tiempo optimizar tiempo, recursos técnicos, económicos y humanos.

    3. Sinergia y compromiso de grupo

    Poco se habla del término sinergia y de su vital importancia para los equipos de alto rendimiento. Sinergia no solo representa cooperación, sino la capacidad de ver el beneficio colectivo por encima del beneficio propio.

    4. Liderazgo colectivo

    Es el rasgo más apreciado por las empresas cuando hablamos de equipos de alto rendimiento. En términos prácticos, el liderazgo colectivo es la suma de todos los liderazgos del grupo, trabajando en función de una meta en común. 

    Es evidente que todo equipo debe tener un líder de proyecto. Sin embargo, el liderazgo compartido escucha todas las propuestas antes de tomar decisiones. Se vale de la sinergia para calcular las mejores estrategias que involucran y comprometen a todos los miembros.

    El liderazgo colectivo, además, fomenta la motivación y afianza las relaciones interpersonales al valorar a cada integrante, lo que genera un gran impacto en la productividad.


    No debemos olvidar que para lograr resultados con los equipos de alto rendimiento se requiere tiempo, constancia, y sobre todo, de la orientación adecuada e impartida por profesionales.

    Si deseas contar con un sistema que te permita seleccionar lo mejor del talento humano para formar equipos de trabajo altamente calificados, te invitamos a conocer Corporate Solutions, una novedosa herramienta orientada al crecimiento personal y profesional de tus colaboradores.

    Corporate Solutions te permitirá potenciar, evaluar y certificar sus habilidades, obteniendo así una enorme ventaja competitiva, logrando que tanto tu equipo cómo tu empresa obtengan enormes beneficios mutuos en su desarrollo profesional.



    Referencias bibliográficas

    Alles, M. (2018). Desarrollo del Talento Humano: Basado En Competencias (1.a ed.). Ediciones Granica.

    Uribe. F; Molina, J.M; Contreras, F. & Barbosa. D. (2013), Liderar Equipos de alto desempeño: un gran reto para las organizaciones actuales. Universidad & Empresa No. 25, pp. 53-71.

    Venable, J. V. (2019). Equipos de alto rendimiento: Construye una cultura de compromiso y lealtad en tu organización. Taller del Éxito.

    Déjanos un comentario

    Suscríbete a nuestro blog

    y entérate de todas las novedades