Equipos autodirigidos: ¿tu empresa aprovecha sus ventajas?

Equipos autodirigidos en empresas Talento humano

Lo que define a un equipo autodirigido es la alineación y el compromiso de cada uno de sus miembros hacia una meta en común, pero no solo se trata de lograr el objetivo, sino de mantenerse en optimización y mejora constante.


Tradicionalmente, un equipo de trabajo cuenta con un jefe o líder que se encarga de dirigir a los demás y goza de un nivel de autoridad superior al resto, pues tiene la última palabra al momento de tomar decisiones.

Un equipo autodirigido, por el contrario, no tiene un líder definido, sino que cada uno de sus miembros es considerado como el experto en su área y todos se relacionan, negocian y fijan el rumbo en un nivel de igualdad.

Sobre todo, lo que define a un equipo autodirigido es la alineación y el compromiso de cada uno de sus miembros hacia una meta en común, pero no solo se trata de lograr el objetivo, sino de mantenerse en optimización y mejora constante.

equipo-autodirigido-meta-comun

De acuerdo con Gilberto Quesada, consultor de planificación estratégica y autor en Gestiopolis, esta clase de equipos deben poder gestionar todas las tareas necesarias de un proyecto o línea de producción, resolver problemas y monitorear su propio desempeño de manera autónoma, dependiendo lo mínimo posible de metodologías preestablecidas y autorizaciones de otras áreas. 

Su razón de ser, más allá de lo específico, es incrementar la rentabilidad y competitividad global del negocio, y para ello se necesita cierta libertad para pensar y actuar “fuera de la caja”.

El famoso fundador de Apple, Steve Jobs, solía decir que no tiene sentido contratar colaboradores inteligentes si luego vamos a restringir su potencial diciéndoles cómo hacer su trabajo. 

La filosofía de los equipos autodirigidos resuena con esta idea porque, cuando alguien demuestra su capacidad y confiabilidad, el siguiente paso lógico es ofrecerle más autonomía, para no desperdiciar recursos gerenciales y para no obstaculizar su trabajo.

Los equipos de trabajo autodirigidos no son la respuesta para todas las actividades de una compañía, pero son ideales para proyectos estratégicos, de innovación o desarrollo de producto. Lo anterior debido a que requieren profesionales de alto desempeño que ya están acostumbrados a tener un alto nivel de autogestión, pero que también cuentan con una gran sensibilidad e inteligencia emocional para el trabajo en equipo.

¿Cuál es la diferencia entre un equipo que se autogestiona y un equipo autodirigido?

equipo-autogestivo

Los conceptos “equipo autodirigido” y “equipo autogestivo” suelen confundirse con frecuencia. Aunque tienen mucho en común, la principal diferencia es que el término “autodirigido” hace énfasis en que las decisiones críticas se toman de manera interna, mientras que “autogestivo” apunta a que el equipo es capaz de trabajar hacia una meta u objetivo dado con una necesidad mínima de supervisión o indicaciones. 

Todos los equipos autodirigidos son autogestivos, pero no todos los equipos autogestivos son autodirigidos. Y ambos comienzan, necesariamente, con la conformación de un equipo de alto desempeño. 

4 características de los equipos autodirigidos

Los siguientes son los rasgos de un equipo autodirigido que le permiten alcanzar metas tan ambiciosas de la manera más directa posible. 

  1. Independencia

    icono-delegar-tareasLa independencia en un equipo de trabajo autodirigido y su amplio rango de libertad no se restringe a que cada colaborador decide cuándo y cómo realiza sus labores, sino en que el equipo como un todo es autónomo respecto a otras áreas, y en el peor de los casos es interdependiente en lugar de dependiente. 


    Por ejemplo: generalmente los proyectos corporativos están sujetos a un proceso de aprobación de presupuesto en el cual el líder del equipo debe justificar a detalle ante el área de finanzas para qué se necesita el dinero. En el caso de un equipo autodirigido, sencillamente se asume que no es necesario revisar a detalle el presupuesto porque los colaboradores saben lo que están haciendo.

  2. Metas claras, pero no urgentes

    icono-objetivosA menos que se trate de una emergencia o una gestión de crisis, los equipos autodirigidos no tienen plazos rígidos para entregar avances, porque trabajan en objetivos de innovación que aún no están 100% estructurados, como: desarrollar nuevos productos, explorar otros mercados o buscar la manera de integrar tecnologías de punto a los procesos operativos para hacerlos más eficientes. 


    Por ejemplo, la misión de un equipo de expertos en big data en una empresa de tecnología podría ser el desarrollo de productos de análisis de información rentables y atractivos para vender a otras compañías. No sabemos aún cuánto tiempo va a tomar, pero tenemos la seguridad de que se desarrollará el mejor producto en el menor tiempo posible.
  3. Responsabilidad total

    icono-honestidadDe acuerdo con Brian Tate, miembro del consejo de coaching de Forbes, este rasgo se refiere al alto nivel de implicación de cada miembro en el proyecto, y al hecho de que cada quien es 100% responsable de su trabajo, y el equipo también asume la responsabilidad de todos sus resultados buenos o malos, prácticamente como si fueran una empresa autónoma a la que se le pidió un servicio. 


    Esta responsabilidad no se limita a llegar a una meta en concreto, dado que la meta de un equipo autodirigido siempre está evolucionando y volviéndose más ambiciosa, pues sus integrantes realmente sienten pasión por lo que hacen. 

     


    Por ejemplo, un programador que no solo está persiguiendo un objetivo empresarial, sino que genuinamente está interesado a nivel personal en desarrollar el código más elegante y funcional de su trayectoria para superarse a sí mismo.

  4. Liderazgo compartido

    iconos-liderazgo-compartidoLas decisiones críticas, como el tipo de metodologías que se usarán y en qué se va a gastar el presupuesto, se toman en equipo, dando el mismo peso a la opinión de cada miembro. Sin embargo, otro rasgo de los equipos autodirigidos también es la practicidad con la que pueden seguir el consejo del integrante con más experiencia en un área en concreto. 


    Por ejemplo, en un equipo de alto desempeño en optimización de atención al cliente, cuando hay que decidir el tono de comunicación de los mensajes, todos aportan con su valioso punto de vista, pero suelen dar prioridad a la opinión de la persona con más experiencia cara a cara con el usuario.

Ventajas de los equipos autodirigidos

Los equipos de trabajo autodirigidos tienen todas las ventajas de los equipos de alto desempeño y los equipos autogestionados, pero van un paso más allá, ya que cada colaborador está 100% identificado e interesado a nivel personal con la meta que se persigue. Además, cada uno tiene responsabilidad absoluta sobre su trabajo, y de este modo la motivación intrínseca se encuentra al máximo de su potencial.

Algunas de las ventajas puntuales de contar con un equipo de esta clase en tu empresa son:

  • Creatividad e innovación

    icono-proactividadEsta es sin duda la ventaja más característica de los equipos autodirigidos. Generalmente, son parte de una empresa que ya funciona correctamente en todas sus áreas y por ello pueden enfocarse en explorar y descubrir nuevas posibilidades para que el negocio siga creciendo, aunque eso implique un proceso de prueba y error.

    También suelen estar presente en emprendimientos tecnológicos de alto nivel o en medio de crisis corporativas o de negocio que implican acciones de emergencia o enfrentar retos muy complejos de formas creativas y eficientes. 
  • Eficiencia

    icono-btec--herramentasAunque los equipos autodirigidos por ser al mismo tiempo equipos de alto desempeño representan una inversión considerable en presupuesto y compensaciones, se entiende que generan un retorno de inversión superior a mediano y largo plazo. Además, su nivel de autonomía también implica ahorros en recursos humanos, supervisión y necesidad de retroalimentación.

  • Confianza

    icono-sentido-pertenenciaLlegar al punto en el que, como empresa, podemos delegar temas complejos o delicados a un equipo con toda la seguridad de que harán el mejor trabajo posible no es sencillo. Pero cuando lo logramos, eso libera muchos recursos y energía para enfocarlos en otras cosas, por ejemplo, asegurarnos de que los procesos internos estén funcionando correctamente. 

  • Flexibilidad

    icono-predecirEste tipo de equipo tiene la versatilidad y flexibilidad necesaria para adaptarse a las demandas cambiantes de cualquier entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), lo que significa que pueden responder a los avances tecnológicos, los cambios en la industria y las necesidades del público objetivo con más velocidad y precisión que la competencia.

Requisitos para formar equipos autodirigidos

Si quieres aprovechar la dinámica de un equipo autodirigido para hacer crecer tu empresa, primero necesitas saber cómo se conforman los equipos de alto desempeño y los equipos autogestivos. También debes trabajar enfáticamente en una cultura organizacional que considere los siguientes factores:

jovenes-parte-de-equipo-autodirigido

  • Educación continua en todas las áreas y capacitación en habilidades blandas
  • Comunicación transparente
  • Filosofía de mejora permanente
  • Integración tecnológica constante
  • Alta tolerancia al error en los procesos de innovación 
  • Estrategias de empoderamiento o empowerment
  • Cultura organizacional que gire en torno a valores 
  • Metas organizacionales muy claras
  • Sentido, identidad y motivación compartidas 

De no hacerlo, caemos en el riesgo de que este equipo pierda eficiencia y agilidad como resultado de divergencias en las opiniones y estilos de productividad de cada uno de los miembros, o de la competitividad excesiva.

Por otro lado, así como suelen reportar niveles de productividad muy superiores al promedio, los colaboradores en equipos de alto rendimiento están en mayor peligro de perder el equilibrio entre la esfera laboral y personal, de caer en el llamado burnout o workaholism, lo que a la larga no representa una ventaja sino un riesgo para la compañía. 

Así mismo, si no hay una gran alineación con los valores organizacionales, es fácil que aparezcan rencillas internas y se generen bandos, debido a que no hay un líder con la capacidad de mediar.

Como puedes ver, los equipos autodirigidos exitosos no surgen por generación espontánea, sino que son el resultado de meses o años de esfuerzo enfocado en selección de talento, clima organizacional, empoderamiento y fortalecimiento de habilidades blandas, entre otras cosas.


Referencias

Hoda, R., Noble, J., & Marshall, S. (2010). Organizing Self-Organizing Teams. Association of Computer Manufacturers Journal.

Langfred, C. W. (2000). The paradox of self‐management: Individual and group autonomy in work groups. Journal of Organizational Behavior, 21, 563.

Quisenberry, William Laurence. (2011) Common Characteristics and Attributes of Self-Managed Virtual Teams Walden University. ProQuest Dissertations Publishing, 3481272.

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades