El empoderamiento como clave en el desarrollo de talento humano

el empoderamiento clave en el desarrollo de talento humano Empresas

El empowerment es un compromiso genuino de la empresa de abrir, promover y visibilizar todas las oportunidades de desarrollo humano para sus colaboradores a partir de una filosofía de confianza y resultados.


 


El empoderamiento laboral tiene el objetivo de que cada empleado alcance el máximo de su potencial y es un reflejo de que la empresa tiene absoluta confianza en sus valores y principios, en sus procesos y, sobre todo, en sus colaboradores. 

No solo es una práctica que trae muchos beneficios a todos los involucrados, sino que además transmite un mensaje organizacional que ayuda a atraer al mejor talento y a incrementar el valor de la compañía en el mercado.

¿Qué es el empoderamiento o empowerment en el contexto laboral?

icono-duda

El empowerment puede interpretarse como un compromiso genuino de la empresa de abrir, promover y visibilizar todas las oportunidades posibles de desarrollo humano para sus colaboradores a partir de una filosofía de confianza y resultados.

A diferencia de lo que muchos creen, esto no es simplemente delegar más carga de trabajo a los empleados más comprometidos, sino impulsar todas las condiciones necesarias para que cada colaborador alcance el máximo de su potencial de forma armoniosa y saludable.

Generalmente, una estrategia exitosa de este tipo tomará en cuenta cuatro factores clave:

1. Confianza

La confianza es el primer paso para empoderar porque es una forma simbólica de compartir el poder y la autoridad. 

Es decir, le demostramos al empleado que confiamos en su capacidad e inventiva para enfrentarse a situaciones cada vez más complejas, en su criterio para determinar cuándo necesita pedir ayuda de un superior o alguien más experimentado, y en su buena voluntad de siempre dar lo mejor de sí y realizar un trabajo excepcional.

Competencias laborales: ¿qué son y cuáles son más valoradas?

Delegar desde la confianza es muy distinto a delegar desde el “desbordamiento” y el control. Es decir, el colaborador siente que se le están dando nuevos retos junto con la oportunidad de enfrentarlos a su modo, en lugar de simplemente recibir más carga de trabajo y encima en un contexto de supervisión inflexible y sin espacio para la creatividad.

2. Capacitación

El talento y el potencial se desarrollan gracias a la experiencia y el aprendizaje. Aunque estos procesos se dan de manera natural con el tiempo, es posible acelerarlos para que el empleado se desarrolle más rápido en la empresa.

La capacitación es una dimensión del empoderamiento que abarca todo tipo de cursos y formación continua en habilidades de alta demanda, enfocadas a que el colaborador se especialice más en su área, o a que adquiere conocimientos multidisciplinarios que le permitan adoptar roles más versátiles.

En la capacitación para el empowerment también entran las llamadas habilidades blandas o soft skills, especialmente aquellas enfocadas en la comunicación asertiva, la autogestión y el liderazgo.

3. Recursos

Cualquier proceso de empoderamiento implica una inversión consciente de recursos para poner más y mejores herramientas al servicio de los colaboradores, ya sea educativas, tecnológicas o de salud.

Por ejemplo, invertir en software de punta que facilite el trabajo del área de inteligencia de negocios o en un servicio de comedor que ofrezca alimentos saludables, puede sonar como un gran gasto, pero estos beneficios impulsan notablemente la productividad y enfoque del personal.

Crear equipos de alto desempeño: 4 tips para evaluar a los candidatos

4. Reconocimiento

Finalmente, el empoderamiento no estaría completo sin un reconocimiento congruente con el talento y esfuerzo del empleado. Hay muchas maneras de conseguirlo que no se limitan a las retribuciones económicas o a los beneficios en especie.

Un componente clave del reconocimiento es su faceta social, es decir, cuando la empresa no solo felicita y retribuye al colaborador, sino que se encarga de que sus logros sean conocidos y compartidos por el resto del equipo.

8 beneficios de la cultura del empoderamiento

Invertir tiempo y recursos en empoderar al personal es una apuesta organizacional a mediano y largo plazo que suele tener excelentes resultados. A continuación listamos algunos de sus beneficios principales:

  1. Incrementa la proactividad y la calidad en el trabajo

    icono-proactividadGenera un sentido de responsabilidad y pertenencia que estimule el locus de control interno. Dicho de otra manera, un empleado empoderado es mucho más autogestivo y siempre está buscando por sí mismo formas de alcanzar mejores resultados.

  2. Fomenta la agilidad

    icono-habilidadesEmpoderar también tiene que ver con simplificar los procesos de toma de decisión y confiar en el criterio de nuestros colegas y subordinados, de tal forma que no sea necesario que cada pequeña decisión pase por el escrutinio de una larga cadena de supervisores.

  3. Los colaboradores expresan lo que realmente piensan y sienten

    icono-emocionesLa filosofía organizacional del empowerment genera un espacio seguro para que los colaboradores le den voz a sus inquietudes y puntos de vista sin miedo a represalias de ninguna clase. Esto permite que no se caiga en el conformismo y que las malas prácticas se identifiquen mucho más rápido.

  4. Se vuelve mucho más fácil delegar tareas

    icono-delegar-tareasTodos hemos tenido esa sensación de que el trabajo nos desborda, pero al mismo tiempo no queremos delegar ninguna tarea por miedo a que no la hagan tan bien como nosotros la haríamos.


    Con una cultura del empoderamiento, cada vez es más fácil confiar en nuestros colaboradores y subalternos porque todos entienden adecuadamente los objetivos globales y muestran un nivel de compromiso bastante alto.

  5. Aprovechas todo el potencial de tus empleados

    icono-trabajo-equipoLa mayoría de las personas tenemos habilidades o capacidades ocultas que solo están esperando una oportunidad para salir a la luz. El empoderamiento les permite a los colaboradores “levantar la mano” y demostrar que tienen habilidades y conocimientos suficientes para enfrentar retos más difíciles o para aportar ideas realmente novedosas.

  6. El trabajo en equipo se vuelve mucho más eficiente

    icono-agilidadUn equipo empoderado es un equipo cuyos integrantes confían plenamente los unos en los otros y sienten un profundo respeto por el trabajo de sus colegas. Estos dos precursores actitudinales suelen estar presentes siempre que un trabajo se hace bien y se superan las expectativas.

  7. Los objetivos se vuelven más importantes que los métodos

    icono-objetivosEste tipo de gestión siempre prioriza los objetivos por sobre las metodologías. Esto quiere decir que un colaborador empoderado será capaz de “pensar fuera de la caja” y buscar de forma activa procesos más eficientes, ya que además la gerencia confía en su criterio y en su ética laboral, y no lo obliga a apegarse a una metodología inflexible y arbitraria.

  8. Disminuye la fuga de talento

    icono-talentosFinalmente, uno de los beneficios del empowerment que no podemos perder de vista es que nos permite retener al talento en nuestra compañía, evitando la llamada “fuga de cerebros” y ahorrando mucho dinero y tiempo en procesos de reclutamiento. 


    Esto se debe a que el énfasis en el desarrollo humano les ofrece a los colaboradores todas las oportunidades de crecimiento que necesitan, sin que tengan que buscar en otro sitio, y esto incluye obtener mejores puestos, aplicar sus conocimientos especializados en proyectos interesantes e incluso cambiar de área.

banner-compartir-contenido-ideas-pearson2

Prerrequisitos para el empoderamiento

Establecer y madurar una cultura del desarrollo humano es sin duda una misión ambiciosa y que demanda que la actitud de los gerentes y supervisores de las distintas áreas sea congruente con los mejores intereses del empleado. 

Afortunadamente, cuando fomentamos las condiciones previas para el empoderamiento, este tiende a surgir de forma natural y sostenida. Algunas optimizaciones que puedes comenzar a trabajar ya mismo desde el área de recursos humanos son:

  • Fortalecer el sentido y la pertenencia: ¿De qué manera la compañía está ayudando a construir un mundo mejor y cuál es el rol de cada colaborador para alcanzar esa meta? Más allá de lo económico, los seres humanos necesitamos encontrarle un sentido de trascendencia a lo que hacemos, porque eso es parte de nuestra identidad. 
  • Flexibilidad y apertura a nuevas ideas: Encontrar formas de promover y premiar actitudes creativas encaminadas a la innovación y a la mejora. Esto también incluye abrir espacios reales para la experimentación y la tolerancia al error como parte del proceso natural de aprendizaje.
  • Orientar los procesos de reclutamiento hacia las habilidades blandas: Debemos partir de la idea de que al contratar un empleado no solo estamos “cubriendo una vacante”, sino trayendo un nuevo integrante que en el futuro puede aportar beneficios a la compañía de muchas maneras y quizá hasta en un área diferente.

Este potencial para el crecimiento se refleja mejor en las habilidades blandas que en las certificaciones o “conocimientos duros” que haya adquirido en un mismo ramo.

  • Impulsar la cultura del crecimiento interno: esto significa que primero buscaremos exhaustivamente entre nuestros colaboradores a quien pueda cubrir una nueva vacante, antes de comenzar a convocar candidatos externos.
Muchas veces es más económico capacitar a un empleado que ya demostró compromiso con la compañía para un puesto de mayor nivel, que contratar a uno externo que puede tener más experiencia o una hoja de vida más completa, pero realmente no sabemos si conectará con la cultura organizacional.

¿Sabías que una excelente solución enfocada al reclutamiento y la cultura de crecimiento interno es Pearson Corporate Solutions? En Pearson tenemos herramientas diseñadas para entrenar las habilidades blandas de tus colaboradores, prepararlos para enfrentar retos más complejos y aprovechar mejor todo su potencial. ¡Conócelas!



Referencias bibliográficas

Thompson, P. & Warhurst, C. (eds.) (1998) Workplaces of the future, Basingstoke, MacMillan.

Wilson, T. (2004). Manual del empowerment: Cómo conseguir lo mejor de sus colaboradores. Gestión 2000.

 

   

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades