5 ejercicios para fortalecer las competencias blandas en tu equipo

  • Fecha de publicación: 17 de septiembre de 2021
Activiades para fortalecer las competencias blandas en el trabajo
Empresas
Tiempo de lectura: 10 min.

Las competencias blandas pueden promoverse y fortalecerse. Aprende técnicas y dinámicas muy sencillas que puedes comenzar a implementar de forma inmediata en tu organización.


Las competencias blandas y todo lo que tenga que ver con ellas lleva más de una década monopolizando las tendencias de la industria 4.0 de los recursos humanos y la gestión de talento. 

Mucho se ha dicho y escrito sobre cómo identificar y evaluar habilidades suaves en candidatos para puestos estratégicos o para equipos de alto desempeño, y tiene sentido que la teoría se concentre en el tópico del reclutamiento, porque a diferencia de las habilidades “duras”, se considera que las competencias suaves dependen de rasgos innatos de la personalidad y se tienen, o no se tienen. 

Esta es una de tantas falsas creencias que a la larga pueden convertirse en pérdidas de dinero y talento para las empresas.

>>> Te puede interesar: Tendencias de las soft skills en el mercado laboral

Si bien es cierto que las competencias blandas son más difíciles de aprender y de consolidar, esto no significa que no puedan promoverse y fortalecerse, y, de hecho, esto es algo que debemos hacer de forma permanente como parte de nuestra cultura organizacional.

Hoy, en Pearson, hablaremos sobre cuáles son estas habilidades blandas que puedes seguir robusteciendo entre tus colaboradores, por qué es importante hacerlo y, sobre todo, técnicas y dinámicas muy sencillas que puedes comenzar a implementar de forma inmediata.

¿Cuál es la diferencia entre las competencias blandas y las habilidades “duras”?

icono-dudaA grandes rasgos, puede decirse que las habilidades suaves tienen una orientación más interpersonal y aplican en todos los contextos, mientras que las llamadas hard skills se relacionan con las cualificaciones, las habilidades técnicas y la experiencia vocacional, por lo cual su enfoque es mucho más específico por industria o área de conocimiento.

Por ejemplo, la comunicación asertiva es una de las competencias suaves porque puede aprovecharse sin importar que el empleado trabaje en un bufete de abogados o en una empresa de tecnología. El dominio de un lenguaje de programación es una habilidad dura, porque al mismo tiempo es imprescindible y exclusiva de un cierto tipo de actividad.

>>> Te puede interesar: Habilidades blandas y el éxito para la vida laboral

Para tener un poco más clara la diferencia entre unas y otras, podemos recurrir al siguiente recuadro:

Habilidades blandas Habilidades duras

Están basadas en la experiencia subjetiva

Se basan en el dominio de reglas objetivas

Se relacionan con las personas

Se relacionan con la ciencia, la técnica y la tecnología

Son actitudinales

Son mecánicas

Son comportamentales

Están enfocadas a herramientas y metodologías

Pueden aprovecharse en todos los contextos

Están especializadas de acuerdo con cierta industria o puesto laboral

Cambian de una persona a otra

Son replicables

Son flexibles

Son predecibles

Son intangibles

Tienen resultados tangibles

Ventajas de fortalecer las habilidades blandas de tu equipo

ventajas-compentecias-blandas

Muchas empresas consideran que las habilidades blandas sirven exclusivamente para mejorar el ambiente laboral y frecuentemente esto no entra en la parte superior de su lista de prioridades. 

Sin embargo, la realidad es que no se limitan a mejorar el entorno de trabajo y el clima organizacional. Además de eso, causan un efecto en cadena que impacta positivamente todas las áreas de la empresa. Entre sus principales beneficios se destacan los siguientes: 

  • Mejoran el servicio al cliente
  • Aumentan la productividad
  • Impulsan las ventas 
  • Mejoran la relación con actores externos (proveedores, instituciones, prensa, etc)
  • Promueven una imagen de marca empleadora más positiva
  • Incrementan el bienestar personal y la satisfacción laboral

¿Cuáles son las habilidades suaves que se pueden fortalecer en un equipo de trabajo? + Dinámicas en equipo

Son muchas las competencias blandas que puedes comenzar a fortalecer hoy mismo para que tus equipos de trabajo se desempeñen mejor. A continuación, listamos cinco de las más importantes que aplican a todos los contextos de trabajo en equipo, junto con ejercicios o dinámicas que se enfocan a cada una de ellas. 

Sabemos que cada empresa y cada equipo de trabajo son únicos, por eso hemos optado por compartir estrategias generales que luego tú puedes adaptar de la mejor manera con tus colaboradores. 

  1. Comunicación asertiva

    competencias-blandas-comunicacion-asertiva

    Nos permite expresarnos adecuadamente, transmitiendo la información de forma clara, concisa y con un tono emocional adecuado al contexto que no se preste a malos entendidos. La comunicación asertiva nos permite ser más persuasivos y agilizar los procesos y la curva de aprendizaje.

    >>> Te puede interesar: Razonamiento verbal, el secreto para una mejor comunicación laboral

    Ejercicio de comunicación asertiva: La misión pasivo-agresiva

    La pasivo-agresividad es uno de los estilos de comunicación tóxicos más comunes en las empresas. Puede definirse como una actitud mediante la cual se dice una cosa “positiva” pero el mensaje de fondo que se intenta transmitir es negativo. 

     

    Normalmente aparece cuando no tenemos empatía o cuando no sabemos cómo comunicar adecuadamente lo que nos molesta. Este ejercicio está diseñado para identificarla y combatirla. 

     

    La consigna es muy sencilla: indica a tu equipo que durante toda la jornada deben concentrarse en tratar de hacerle ver a los demás sus errores y áreas de oportunidad, pero utilizando exclusivamente mensajes entre líneas, dobles sentidos, sarcasmos y eufemismos para quedar bien. 

     

    Por lo general, al final del día cuando el equipo se reúne a compartir impresiones, quedan de manifiesto dos cosas: que muchas veces la pasivo agresividad es justamente la forma “estándar” en la que nos comunicamos sin necesidad de que alguien nos lo haya indicado como un “juego”, y que este estilo de comunicación realmente no es eficiente para nadie. 

     

    De este modo, comienzan a surgir alternativas y a fortalecerse la confianza que tienen los colaboradores para expresarse de forma respetuosa, pero directa y sin rodeos.

  2. Empatía y escucha activa

    escucha-competencias-blandas

    Nos permiten ponernos en el lugar de otros, entender sus necesidades y expectativas, y de este modo desarrollar mejores estrategias de comunicación y solución de conflictos.

    Ejercicio de empatía y escucha activa: Superando los sesgos

    Uno de los obstáculos más grandes que nos aleja de la empatía y el respeto genuino por los demás son los llamados “sesgos cognitivos”. Estos se caracterizan por detonar prejuicios negativos a partir de ciertos rasgos en el otro que realmente no tienen nada que ver con su calidad como ser humano o como trabajador. 


    El ejercicio consta de lo siguiente: Presenta a tu equipo una serie de fotografías de personas con aspecto muy diverso (por ejemplo una mujer con bata, un hombre en camiseta lleno de tatuajes, un muchacho con camisa a cuadros y lentes, una mujer musulmana con hyjab, etc), se recomienda que sean por lo menos diez; y a continuación muestra diez etiquetas con sustantivos como “doctor/doctora”, “programador/programadora”, “enfermero/enfermera”, “tatuador/tatuadora”, etc. 


    Debes solicitarles que aparejen la etiqueta con la foto que ellos piensan que les corresponde. Luego, develar la verdadera profesión u ocupación de cada uno de esos individuos, procurando que vaya más allá de lo evidente. Por ejemplo, la mujer musulmana puede ser la programadora, el hombre tatuado el enfermero y la mujer con bata la tatuadora.


    Este ejercicio nos ayuda a hacernos conscientes de que muchas veces no escuchamos ni observamos realmente a los demás, simplemente nos dejamos llevar por nuestras primeras impresiones, y, obviamente, a contrarrestar esta actitud.

  3. Trabajo en equipo

    competencias-blandas-tranajo-en-equipo

    Requiere aprender a confiar en los demás y a delegar tareas, pero también a seguir instrucciones y proponer mejoras de forma adecuada. La aptitud para el trabajo en equipo es una de las habilidades blandas más difíciles de encontrar en perfiles de alto nivel, pero afortunadamente puede entrenarse.

    Ejercicio de trabajo en equipo:La cuerda geométrica

    Para esta actividad se requieren por lo menos ocho colaboradores y una cuerda de mínimo diez o doce metros de largo. A intervalos regulares, se realizan nudos en la cuerda y se le asigna un nudo a cada miembro del equipo. Luego, se le venda los ojos a la mitad del equipo y a la otra mitad se le prohíbe hablar durante el ejercicio.


    Finalmente, se les pide que con la cuerda formen figuras geométricas como un cuadrado, un rectángulo, un círculo, un octágono, etc. 


    La dificultad radica en que los miembros del equipo que pueden hablar no pueden ver lo que están haciendo los otros, y viceversa, esto los obliga a desarrollar estrategias de comunicación, de solución de problemas y liderazgo compartido de forma dinámica y en tiempo real.

    >>> Te puede interesar: Crear equipos de alto desempeño: 4 tips para evaluar a los candidatos

  4. Flexibilidad y adaptabilidad

    equipo-flexible-competencias-blandas

    Se trata de una habilidad muy importante que nos permite mantenernos competitivos en los entornos laborales VUCA (Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos), que están constantemente sometidos a cambios en las condiciones o demandas del mercado o en las condiciones de trabajo de la empresa

    Ejercicio de Flexibilidad y adaptabilidad: El cambio de planes

    Este ejercicio puede realizarse con un solo equipo, o con dos o más que estén compitiendo entre sí. Se le pide a cada equipo que haga un cartel publicitario con uno de los productos o servicios de la compañía con los que ya están familiarizados, se les asigna un tiempo límite y se les advierte que estén abiertos al cambio y a las nuevas ideas. 


    El “truco” es que cada determinado tiempo iremos cambiando las reglas del juego. Por ejemplo, podemos decirles que ya no va a ser un póster, sino un spot de radio, o que ya no va a ser este producto, sino este otro, o que ahora tienen que utilizar un tono de lenguaje completamente opuesto al que venían manejando. 


    Si estás haciendo esta dinámica con más de un equipo, pueden comparar el resultado final de cada uno y abrir un debate sobre cómo el mejor equipo logró adaptarse sobre la marcha en lugar de frustrarse por el cambio constante.

  5. Sana competencia

    competencia-sana-habilidades-blandas

    La competitividad se considera una habilidad suave solamente cuando está supeditada al trabajo en equipo y la empatía, es decir, cuando su objetivo último es ganar como equipo y mejorarnos a nosotros mismos sin pasar por encima de nadie.


    Promover la sana competencia en un equipo de trabajo y evitar que se convierta en competitividad tóxica es una de los objetivos más complejos de un buen clima organizacional, pero es posible lograrlo enfatizando conceptos como “liderar con el ejemplo” por encima de “ganar o perder”.

    >>> Te puede interesar: Competencias laborales: ¿Qué son y cuales son las más valoradas?

    Ejercicio para promover la sana competencia: Gamificación

    La gamificación, más que un ejercicio en concreto, es una metodología que nos permite integrar elementos lúdicos en actividades relacionadas con el trabajo o el aprendizaje. Los conceptos básicos que suelen aprovecharse son la competencia y la recompensa, ya que estimulan la eficiencia y la motivación, respectivamente.


    Por ejemplo, si tienes un equipo de ventas y un CRM de control, puedes invertir recursos en habilitar un tablero digital que esté a la vista de todos y que vaya marcando las ventas concretadas y las estadísticas de los mejores vendedores en tiempo real. O automatizar algún aviso que llame la atención de todos cada que un colaborador cierra un trato.


    Al gamificar una dinámica de trabajo en un contexto real también es más fácil reconocer el mérito de tus mejores colaboradores, lo que genera un clima organizacional en el que los empleados sienten que realmente vale la pena dar lo mejor de sí.



Referencias bibliográficas

Goleman, D. (2009). La inteligencia emocional en la empresa. Conecta. https://elibro.net/es/lc/lasalle/titulos/28945

Maya, M. T., & Orellana, B. S. (2016). Desarrollo de soft skills una alternativa a la escasez de talento humano. INNOVA Research Journal, 1(12), 59–76. https://doi.org/10.33890/innova.v1.n12.2016.81


Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades