5 grandes ventajas de saber inglés desde niños

Ventajas de saber ingles desde niños Aprender ingles

Saber inglés a temprana edad ofrece muchas ventajas: es una competencia verbal, un importante recurso socioemocional, una gran herramienta para desarrollar habilidades cognitivas y la mejor inversión profesional para nuestros niños.


Durante décadas ha existido la polémica sobre las ventajas y desventajas de enseñar inglés a nuestros niños desde pequeños; sin embargo, cada día es más común en todo el mundo que los pequeños dominen dos idiomas, como lo demuestra el incremento exponencial de escuelas bilingües que imparten clases tanto en inglés como en español.

Estas escuelas usan dinámicas que involucran a los niños en el inglés de forma espontánea, es decir, a través de juegos, canciones y lecturas divertidas; así los pequeños comienzan a hablar el idioma con la naturalidad con que aprendieron la lengua materna.

Descubre 5 ventajas que solo se pueden obtener al saber inglés desde niños y cómo aprovecharlas en cada etapa de la infancia.

Es mejor aprender inglés desde la infancia: ¿mito o realidad?

ninos-con-tablet-aprenden-ingles

¿Puede haber desventajas en saber inglés desde niños? En páginas y foros de pedagogía infantil suelen ser los padres de familia quienes preguntan si sus hijos podrían tener dificultades para comunicarse al “mezclar” ambos idiomas.

Otra preocupación frecuente tiene que ver con la posibilidad de que, al presionar a los niños para hablar dos idiomas, puedan presentar una mayor carga de estrés; sin embargo, para salir de esta polémica lo mejor es apoyarse en la evidencia científica.

No existen pruebas concluyentes de que aprender un segundo idioma a temprana edad sea una desventaja; por el contrario, lo que sí existen son muchos estudios que sustentan las ventajas de ser bilingüe a temprana edad.

5 ventajas de saber inglés desde niños y cómo aprovecharlo

  1. En la infancia el inglés no es un deber, es una experiencia
    ninos-jugando-con-instrumentos-musicales

    En efecto, cuando somos niños, aprender inglés no es parte de una asignatura escolar, sino de nuestras propias experiencias de vida. Eso que denominamos aprendizaje significativo es uno de los más importantes descubrimientos de los pedagogos que revolucionaron la teoría educativa.


    Investigadores como Vigotsky, Piaget y Ausubel coincidían en la necesidad de que el niño aprendiera a través de la interacción social, el juego y la experimentación. Mediante el sistema adecuado, su capacidad de comunicarse en dos idiomas no se ve forzado sino estimulado, porque en su mente el aprendizaje no se enseña, sino que ocurre como una experiencia más en su vida.


    Entre los 3 y los 6 años es la etapa recomendable para que el aprendizaje lúdico sea el método principal, ya que más adelante intervendrán otras necesidades, como reconocer el sentido del deber y la responsabilidad.

  2. El inglés como motor de las habilidades socioemocionales

    Así como los adultos tenemos cierta reticencia, pena o miedo al hablar inglés, los niños también lo experimentan, pero aprenden a superarlo mucho más rápido porque no han desarrollado ciertas limitantes, como el temor a lo que digan los demás.

    Los niños que hablan inglés también amplían su entorno social: generan mayor empatía y sentido de responsabilidad cuando ayudan a sus amiguitos que aún no dominan las palabras que ellos ya saben.

     

    Conocer otro idioma influirá directamente en su necesidad por conocer el mundo anglosajón; de hecho, esto ya sucede, si tomamos en cuenta que la mayoría del entretenimiento que los niños disfrutan (películas, audiolibros, videojuegos) está originalmente producido en inglés.

    De los 6 años en adelante es recomendable que la interacción escolar, así como la mayoría de su entretenimiento sea en inglés. Esto les permitirá ya no solo practicar el idioma en un ambiente escolar, sino también involucrarse con él en otros entornos sociales.

  3. Saber inglés impulsa la elocuencia asertiva
    ninos-en-clase-de-ingles-mano-levantada

    Una de las ventajas más importantes para los niños bilingües es contar con un registro verbal mucho más amplio, ya que, al saber inglés y español, todo el tiempo están jugando con varios sinónimos de una misma palabra en dos idiomas, lo que agudiza enormemente su sentido de la elocuencia.


    Por “elocuencia” nos referimos a la capacidad de expresarnos con claridad, mientras que la asertividad es la habilidad para que eso que estamos comunicando sea comprendido y aceptado por los demás.


    Se puede ser elocuente y generar polémica o disgusto, o ser asertivo, pero no muy claro en lo que estamos diciendo. En cambio, la elocuencia asertiva es una combinación de claridad, precisión, empatía y diplomacia al hablar.


    En efecto, los niños bilingües tienen mayores posibilidades de fortalecer esta habilidad, lo que a mediano plazo se refleja en su capacidad de relación y negociación en el terreno académico y laboral.

  4. Predisposición a la eficiencia

    Aprender idiomas mejora la capacidad de respuesta ante diversos estímulos tanto lingüísticos como cognitivos. Esto ocurre porque desde los primeros años de vida el poder hablar y comunicar nuestras necesidades es considerada por el cerebro una necesidad de supervivencia.


    Cuando los niños comienzan a dominar el inglés no solo están ampliando su lenguaje sino su percepción del mundo. En este sentido, mejorar la habilidad verbal del menor determina en gran medida su capacidad de resolver problemas, lo que evidentemente se verá incrementado a medida que amplía su campo lingüístico.


    Varios estudios relacionados con el bilingüismo y las habilidades motoras hablan de la relación directa que existe entre la capacidad de dominar dos idiomas y el incremento de habilidades analíticas para la resolución de situaciones adversas.
  5. El mundo es de quienes lo comprenden (en inglés)
    nina-banderas-de-ingles

    Según estadísticas, después del chino y el español, el inglés es el tercer idioma más hablado en el mundo, con un promedio de 330 millones de personas que lo hablan todos los días, de forma nativa, en más de 110 países.


    Pero ¿qué hay de quienes lo hablan como segunda lengua? Los números también son interesantes: más de mil 500 millones de personas lo practican todos los días, ya sea por cuestiones académicas, profesionales o personales. 


    El inglés ha sido en los últimos 100 años el idioma universal de los negocios; es la lengua oficial de instituciones como Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud. También es el idioma más solicitado por el 90% de las empresas en Latinoamérica, además de que domina el 56% del contenido en Internet y más de la mitad del entretenimiento a nivel mundial.

Ahora que ya lo sabes, ¿habría que explicar aún más por qué un niño que sabe inglés desde temprana edad tiene mayores ventajas? A esto nos referimos cuando hablamos del idioma no solo como una habilidad académica o social, sino también como una de las mejores inversiones a largo plazo que podemos ofrecer a nuestros niños.

Si quieres ampliar las oportunidades de tus estudiantes, ofréceles la oportunidad de saber inglés en todos sus aspectos. En Pearson contamos con un extenso catálogo de soluciones para aprender inglés que se concentran en ofrecerte la opción que mejor se ajuste a tus objetivos con el idioma.


Referencias

Bialystok, E., Majumder, S., & Martin, M. M. (2003). Developing phonological awareness: Is there a bilingual advantage?. Applied Psycholinguistics, 24(1), 27-44.

Cummins, J. (2003). Lenguaje, poder y pedagogía: niños y niñas bilingües entre dos fuegos (Vol. 38). Ediciones Morata.

Medina, M., Melo, G., & Palacios, M. (2013). La importancia del aprendizaje del idioma inglés a temprana edad. Yachana Revista Científica, 2(2).

Martínez, M., & Henao López, G. C. (2006). Desempeño en la función ejecutiva de niños expuestos a ambientes de enseñanza bilingües.

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades