¿Quieres aprender inglés? ¡Hazlo como los niños!

  • Fecha de publicación: 17 de enero de 2022
Aprender inglés como los niños
Certificaciones y evaluaciones
Tiempo de lectura: 9 min.

Mucho se habla de la rapidez con que los niños aprenden un nuevo idioma. La magia está en las características pedagógicas que les permiten aprovechar mejor su entorno para hablar otro idioma con mayor facilidad.


Si quieres aprender inglés como un niño sigue estos consejos y aprovecha sus habilidades cognitivas para mejorar tus resultados. Además, conoce 4 conductas de los adultos que se pueden convertir en una limitante para dominar el idioma.

¿Por qué los niños aprenden inglés más rápido que los adultos?

Si te has preguntado por qué los niños aprenden idiomas con mayor facilidad, la respuesta está en sus redes neuronales. Estas se encuentran todavía en un proceso de expansión cognitiva que los predispone a apropiarse con mayor facilidad de nuevas experiencias que, a su vez, se convertirán en aprendizaje significativo.

Otra razón es que, cuando los niños aprenden inglés a temprana edad (entre los 3 y los 6 años), desarrollan de forma natural un entorno de aprendizaje bilingüe. Esto quiere decir que al no utilizar su lengua materna como referente, no necesitan traducir las nuevas palabras, por el contrario, solo las adaptan a sus necesidades comunicativas.

grupo-de-ninos-felices

Para explicarlo mejor pongamos un ejemplo sencillo: un niño de padres hispanos está a punto de entrar a su colegio bilingüe y en la puerta se despide de ellos en español, pero ya dentro del colegio, en donde todos hablan inglés, comenzará a hablar ese idioma porque sabe que esa es la lengua que domina el entorno y no necesitará traducir las palabras a su lengua materna. 

El ejemplo anterior explica cómo los niños aprenden inglés de un modo muy similar a como aprendieron español: integrando nuevas palabras a su registro verbal y aplicándolas, dependiendo del entorno en donde lo requieran.

Es evidente que ya no poseemos la misma plasticidad neuronal para absorber conocimiento, y tampoco podemos integrar el inglés a nuestro lenguaje con la misma naturalidad con que lo hacen los niños (ya que nuestro ciclo de exploración verbal disminuyó hace tiempo), pero es posible aprender inglés como un niño si combinamos sus conductas pedagógicas con las habilidades que hemos adquirido en la vida adulta.

Como adultos, tenemos la capacidad de cambiar, modificar o generar nuevas estrategias de aprendizaje según nuestros intereses, además de una mayor consciencia de nuestras fortalezas y debilidades ante el idioma, lo que nos permite medir nuestros niveles de aprovechamiento. 

Podemos decir que nuestra condición de adultos nos permite aprender inglés de una forma sistemática y eficiente, y, al mismo tiempo, podemos aprovechar las ventajas de la pedagogía empírica que tanto éxito tiene en los niños.

Sin embargo, para aprovechar al máximo la pedagogía infantil y aprender inglés como un niño, tenemos que deshacernos de algunas conductas que en la vida adulta solemos repetir constantemente y que terminan por limitar nuestra capacidad de aprendizaje.

Limitaciones de los adultos para hablar inglés

Si aún tienes dudas de por qué deberías aprender inglés como un niño, te compartimos 4 situaciones limitantes (y muy frecuentes en los adultos) que, sin darte cuenta, frenan tu nivel de aprovechamiento. ¿Te identificas con alguna de ellas?

Sentir que el idioma es ajeno

icono-ideas-pearson-miedoA medida que crecemos, vamos incrementando nuestra capacidad comunicativa para entender varios registros verbales: desde lecturas o conversaciones complejas en el trabajo, hasta expresiones coloquiales, chistes o juegos de palabras con nuestros amigos.

Es claro que en la lengua materna nos sentimos como un pez en el agua; sin embargo, cuando estamos aprendiendo inglés nos vemos forzados a “reaprender” todo el registro de palabras y significados, nos vamos alejando de la “zona de confort lingüístico” que es nuestro idioma para adentrarnos en un terreno desconocido.

Traducir todo a la lengua materna

icono-ideas-pearson-traduccionLa zona de confort lingüístico buscará cualquier oportunidad para manifestarse: cuando una palabra en inglés nos resulta confusa o difícil de pronunciar, la dichosa zona nos preguntará al oído: “¿cómo se diría esto en español?”, y sentimos que, si no lo traducimos, no podremos aprenderlo.

Es cierto que a veces nos apoyamos en la traducción para comprender algunas expresiones complejas; por ejemplo, Homesick, que significa: “nostalgia por estar lejos de casa”, y que no tiene una palabra similar en español. En este caso puede ser útil; sin embargo, hacerlo con frecuencia nos volverá dependientes de la traducción, realizando un doble esfuerzo cognitivo que provocará que aprender inglés resulte agotador.

Temor o vergüenza a equivocarse

icono-ideas-pearson-tristeza¿Recuerdas cuando eras pequeño y te sentías capaz de intentarlo todo una y otra vez sin perder el entusiasmo? Pues tal parece que la vida adulta nos puede volver demasiado “preocupones” e incluso paranoicos en cosas que son mucho menos graves de lo que parecen, como el temor a equivocarnos cuando hablamos inglés.

Esta es una de las limitaciones más frecuentes y que debemos atacar a toda costa, porque la mejor forma de aprender es equivocándose sin temor al fracaso o a la opinión de los demás. Así que no dudes en recuperar ese niño interior que no tenía miedo de intentarlo una y otra vez, y que era capaz, incluso, de reírse de sí mismo.

Aprender inglés como un deber

icono-ideas-pearson-tarea-deber¿Has escuchado a un niño de cinco años decir: “tengo que aprender inglés porque es mi obligación”? Pues nosotros tampoco, ya que los niños no se conducen por deberes sino por motivaciones, lo que hace que cada cosa que aprendan se vuelva significativa en la medida en que se interesan por ella.

Estudiar inglés como un deber (porque es un requisito laboral, o porque es una necesidad para obtener mejores oportunidades de vida), construimos una barrera cognitiva. Esto ocurre porque, pedagógicamente hablando, resulta muy difícil aprender algo que consideramos una imposición.

4 consejos para aprender inglés como un niño

Aunque para los adultos la plasticidad neuronal y la capacidad de aprendizaje ya no es tan efectiva como en la infancia, es cierto que ahora poseemos otras habilidades que los niños aún no han adquirido, por ejemplo:

  • Mayor dominio del idioma nativo
  • Comprensión de estructuras y reglas gramaticales como la puntuación y la acentuación
  • Capacidad de comprender abstracciones, dobles sentidos, jerga o tecnicismos
  • Mejores hábitos de estudio

Combinar la experiencia en el uso del lenguaje con las habilidades cognitivas de los niños puede convertirse en una de las mejores formas de aprender inglés.

  1. Ludifica tu tiempo de aprendizaje del inglés
    adulto-aprendiendo-ingles-con-nina

    Se habla mucho del juego en el aprendizaje de los niños, pero muy poco, o casi nada, en el caso de los adultos, y ya es hora de romper con ese mito, porque, de hecho, está comprobado que el juego es importante en cualquier etapa de la vida.

    La pedagogía moderna define la ludificación como “el uso de dinámicas de juego para promover conductas deseadas”; así es como escuelas y empresas han incrementado su rendimiento con actividades motivadoras.

     


    Ahora bien, ¿cómo puedes hacer lúdico tu proceso? Aprovecha la tecnología y explora diferentes aplicaciones para aprender inglés. Actualmente, hay una gran variedad de opciones y muchas de ellas son gratuitas). Pero no te limites al uso de aplicaciones: también puedes organizar juegos de mesa en inglés como Monopoly, Marathon y Scrabble; este último, sobre todo, te será de gran utilidad con la gramática y la pronunciación.

     

    Extiende tu espacio de aprendizaje a todos los espacios posibles. ¿Vas a salir con tus amigos? Invítalos a una noche de karaoke en inglés y cambia las reglas: para hacerlo más emocionante, proponles que canten solamente con la pista musical, sin apoyarse en la letra.

  2. Diseña un entorno que te motive a hablar solamente inglés
    apps-celular-en-ingles

    Los ambientes escolares bilingües propician que los niños hablen inglés gran parte del día. Aunque no es posible hacer lo mismo en nuestro trabajo todo el tiempo, sí podemos adecuar la mayoría de los estímulos en nuestro entorno para que tengan relación directa con el idioma.


    Comienza por configurar todos tus dispositivos en inglés, desde el teléfono móvil hasta la computadora, tableta, la consola de videojuegos y el televisor. Haz lo mismo con tus redes sociales y gradualmente disfruta de tu contenido de entretenimiento (música, libros y películas) también en inglés.
  3. Pierde el miedo y la vergüenza al hablar inglés
    pronunciacion-palabras-ingles

    Ahora sabemos que una de las limitaciones más importantes para aprender inglés es el miedo a la equivocación y la vergüenza al hablar, pero ¿cómo enfrentar este problema? Lo primero que debemos saber es que la mayoría de los estudiantes de inglés en Latinoamérica viven esta situación y desean ser ayudados.


    Un estudio de The Dialogue reveló que en Latinoamérica un 27% de la fuerza laboral habla inglés básico, a pesar de que el 87% de los directivos lo considera una prioridad. Un factor que influye en su deseo de aprender es, principalmente, que les apena hablar en otro idioma o temen ser señalados al equivocarse.


    Si quieres perder el miedo y la pena al hablar inglés tienes que romper con este paradigma: organízate con otros compañeros para hablar entre ustedes creando una red de apoyo, poniendo como regla que nadie se burle o señale de forma despectiva los errores de los demás.


    En muchas empresas existen dinámicas como “el día del inglés” en donde los miembros de la empresa se expresan en ese idioma siguiendo estas normas de apoyo. Si eres el primero en generar un círculo virtuoso de aprendizaje del inglés, pronto verás que tus “compañeros de juego” se sentirán identificados y dispuestos a participar.

  4. No confíes en el mañana: disfruta el presente
    adulto-jugando-con-ninos-avion

    Los niños no se van a la cama pensando: “Mañana aprenderé verbos auxiliares en inglés, ¡qué emoción!” y este es otro de sus secretos para adaptarse al idioma con mayor facilidad, pues no ven el idioma como una asignatura más que deben estudiar en la escuela, sino como algo que es parte de su vida diaria.


    Los niños no planean: se concentran en disfrutar el presente para aprovechar al máximo cada experiencia. Como adultos, también podemos sacar ventaja de esta sabiduría infantil y reconfigurar nuestros objetivos respecto al idioma.


    Cuando no vemos resultados a corto plazo solemos desmotivarnos y dejar de aprender inglés. Esto ocurre porque estamos tan concentrados en la meta que sentimos que nunca la vamos a alcanzar.


    La mejor solución es plantearnos metas realistas, con objetivos diarios que estén a la altura de nuestras capacidades y circunstancias. Así que ¿por qué no empezar siguiendo estos interesantes consejos todos los días?:

    • Ludifica: tómate 15 minutos al día para jugar con una aplicación y en tus tiempos libres en familia o con amigos recurre a dinámicas que los involucren con el idioma.
    • Rediseña tu entorno: si ya configuraste tu espacio en inglés, no te concentres en aprender el idioma a través de él, simplemente asúmelo como algo normal y deja que las palabras y los significados se integren de forma natural a tus actividades diarias.
    • Ignora el miedo o la pena al hablar: si comienzas a hablar en público y compartes con los demás tu gusto por hablar inglés, descubrirás que conceptos como el temor o la vergüenza son mucho menos importantes de lo que pensabas, y dejarán de ser una limitante.

Como adultos perdemos de vista que aún tenemos muchas cosas que aprender de los niños: su capacidad de apasionarse por las cosas, y el placer que les produce vivir nuevas experiencias. Si aprovechas estos consejos podrás recuperar ese gusto por el aprendizaje y, al igual que nosotros, apasionarte con el idioma inglés.

Aprender inglés como un niño es una gran oportunidad de hacerlo divertido y natural. Si te han parecido útiles estos consejos, déjanos tus comentarios al final del artículo, estamos seguros de que podemos encontrar más tips para que sigas mejorando. 

En Pearson entendemos la importancia de hablar inglés de manera fluida. Te invitamos a conocer nuestro catálogo de soluciones para aprender inglés, enfocados a ofrecerte la opción que mejor se ajuste a tu proyecto de vida.

 

banner-compartir-contenido-ideas-pearson3

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades