Cómo prevenir el bullying: 5 acciones para lograrlo en tu escuela

  • Fecha de publicación: 9 de noviembre de 2022
como prevenir el bullying
Dirigidos a Maestros
Tiempo de lectura: 10 min.

Muchas escuelas públicas cuentan con programas de orientación para saber cómo prevenir el bullying entre sus estudiantes. Sin embargo, las estadísticas confirman que el acoso escolar sigue siendo uno de los principales temas a resolver y que hoy, más que nunca, hacen falta medidas efectivas para enfrentarlo.


Es por eso que en esta ocasión compartimos algunos datos importantes para entender cómo evitar el bullying, así como 5 acciones enfocadas a contrarrestar sus efectos.

El bullying o acoso escolar es una forma recurrente de agresión sin fundamento directo (sin una provocación previa) y se manifiesta mediante violencia física, sexual, verbal y psicológica por parte de los victimarios, que suelen ser –en la mayoría de los casos– compañeros de escuela, aunque también puede darse entre alumnos y maestros.

A diferencia de lo que se suele pensar en la educación tradicional, el bullying no debe considerarse un conflicto espontáneo entre dos o más alumnos, o una situación ajena a las funciones y objetivos de la escuela como institución formadora. 

Al contrario: hoy en día, es necesario reconocer que el acoso escolar es un problema social que nos afecta a todos, que se origina principalmente en espacios que se consideran seguros (la casa y la escuela) y sobre todo, que es urgente contar con mecanismos que nos ayuden a entender cómo prevenir el bullying y evitar que se convierta en un foco de violencia dentro de las escuelas.

Situación del bullying en Latinoamérica

bullying-escolar

Según el Plan Internacional de la Unesco, “se estima que 246 millones de niños y adolescentes podrían ser víctimas de la violencia al interior y alrededor de sus escuelas”. Una situación que además tiende a afectar con mayor fuerza a las niñas y adolescentes, así como a los grupos minoritarios que no se ajustan a las normas de género predominantes.

En América Latina, las estadísticas por acoso escolar se consideran preocupantes, ya que la situación parece ir en aumento:

  • En Centroamérica, el 22.8% de los adolescentes afirman haber sido acosados
  • 25.6% se ha visto involucrado en peleas físicas.
  • 20.5% ha sido agredido físicamente sin razón aparente.
  • En Sudamérica, la población escolar que confiesa haber sido víctima de bullying oscila entre el 25.6% y el 31.3%. 
  • En la zona del Caribe la cifra de víctimas alcanza el 38.3 %, siendo la más alta de la región.

Por su parte, la organización internacional Bullying sin fronteras, ha elaborado el primer mapa estadístico mundial de acoso escolar, en donde se puede observar que México ocupa el primer lugar, con un 70% de casos de bullying entre niños y adolescentes.

Cabe destacar que esta organización sin fines de lucro no usa redes sociales: esta es su forma de protestar por las alarmantes cifras de casos de muerte por acoso cibernético que se reportan cada año y es su forma de dar ejemplo a cómo prevenir el bullying.

“Debido a que el bullying y el ciberbullying o ciberacoso causan al menos 200.000 muertes al año en el mundo; hasta que Twitter, Facebook, YouTube, Instagram y otros no cambien sus políticas contra el acoso, no usaremos redes sociales”,   señalan los responsables de la organización en su sitio web.

Ciberbullying: una nueva expresión del acoso

ciberbullying-ninos-escuela

Hasta hace dos décadas, el acoso escolar, o bullying, era tipificado como una conducta agresiva que implica la persecución y el asedio físico y psicológico de un estudiante a otro con el que comparte un entorno de aprendizaje.

Sin embargo, el crecimiento exponencial de las redes sociales en los últimos años permitió que el bullying comenzara a contaminar los espacios virtuales, dando origen a lo que hoy se conoce como ciberbullying.

La Unicef define el ciberbullying como una variante del acoso que ahora se reproduce mediante Internet; pero no se refiere solamente a las redes sociales, sino a todos los sitios de la red en los que es posible interactuar entre grupos socialmente activos, ya sean foros, canales, aplicaciones de mensajería (WhatsApp, Messenger).

A diferencia del bullying “tradicional”, el ciberacoso tiene ciertas características que lo vuelven exponencialmente más violento a nivel psicológico, pues su rango de daño es mucho mayor. 

Existen dos características que hacen al ciberbullying potencialmente más peligroso y que los agresores suelen aprovechar para infligir el mayor daño posible: 

  • Distancia: debido a que el ciberbullying no puede agredir físicamente, se vale de otras maneras para hacerlo de forma virtual, tratando de dejar una profunda huella psicológica en la víctima. Con frecuencia recurre a insultos y burlas discriminatorias relacionadas con el aspecto físico, formas de vestir o estatus socia, o publicando información o imágenes que avergüencen a la víctima. 
  • Anonimato: los acosadores cibernéticos aprovechan la libertad que les da el anonimato de las redes para agredir con mayor intensidad, pues saben que bastará con eliminar un perfil y generar otro nuevo para seguir abusando de su víctima sin pensar en las consecuencias, por lo que las agresiones y las amenazas se vuelven aún más violentas.

En América Latina, tanto el bullying como el acoso cibernético se han convertido en un problema social que afecta a uno de cada tres estudiantes entre los 13 y los 15 años de edad, siendo el continente con mayor incidencia, apenas por debajo de Medio Oriente y el Norte de África, según lo revela un reporte de la Unesco titulado Violencia escolar y bullying: estado global y tendencias, impulsores y consecuencias.

5 acciones para prevenir y hacer frente al bullying en tu escuela

En toda Latinoamérica, las instituciones y ministerios de educación destinan cientos de recursos anualmente para lanzar campañas contra el bullying en las escuelas: en México existe el programa Misión Paz Escolar, mientras que otros países como Argentina, Colombia han implementado el método KiVa, un programa contra el bullying creado en Finlandia en 2006, y que ha dado la vuelta al mundo por su efectividad.

A partir de esta y otras metodologías, realizamos una lista de 5 estrategias efectivas para ayudarte a prevenir el bullying y hacerle frente a este problema social dentro del entorno escolar:

  1. Estar siempre alerta

    maestra-dando-adivinanzas-en-inglesDebemos considerar que en la mayoría de los casos el bullying sucede fuera de la vista de los docentes. Incluso en mitad de una clase los acosadores tienden a ser muy discretos y generar algún tipo de agresión psicológica, la cual puede ser muy dañina por el grado de violencia socioemocional que genera.

    Es por eso que toda la comunidad escolar (docentes, orientadores, administrativos y directivos) debe estar alerta ante cualquier posible amenaza de bullying y evidenciarlo en el momento en que ya no haya dudas al respecto.

    No se trata solamente estar alerta esperando a que suceda un acto de acoso en cualquier momento, también implica estar al tanto de las repercusiones que deja el acoso: los cambios de humor de los estudiantes violentados, o una baja repentina en el aprovechamiento académico.

  2. Escuchar atentamente sin desestimar la situación

    ejercicios-de-escucha-inglesNada puede ser más desalentador para un estudiante que ser ignorado cuando intenta denunciar un problema de bullying contra él u otra persona. Si esto ocurre con frecuencia, se sentirá desamparado y la situación no hará más que empeorar.

    Hay muchos factores por los que un docente puede ignorar la llamada de auxilio de un estudiante: ya sea por falta de tiempo, porque carece de las habilidades asertivas para atender la situación o simplemente por falta de interés al considerar que no es un área de su competencia.

    Afortunadamente, la mayoría de los docentes latinoamericanos tienen un alto sentido de la vocación y el interés genuino para escuchar sin juzgar o subestimar la situación, por lo que es muy importante apoyarlo desde el área administrativa y de apoyo conductual.

  3. Romper con la tendencia a normalizar el bullying

    psicologa-emociones-ninoPor increíble que parezca, y a pesar de los avances que se han hecho en los últimos años para combatir el acoso escolar, aún persiste una cultura de la violencia que tiende a minimizar el bullying por considerarlo una práctica “natural” en la interacción de los estudiantes; es decir, “cosas de niños y adolescentes”.

    Un estudio de García Martorell sobre las causas y prevención del bullying, señala que muchas escuelas en Latinoamérica tienden a minimizar la gravedad del acoso por las siguientes razones:

    • Los docentes y directivos consideran que son situaciones “inevitables” entre la población estudiantil.
    • Asumen que muchos conflictos entre estudiantes son una oportunidad para que aprendan a resolver sus propios problemas sin la intervención de un adulto: afirman que eso los ayuda a “hacerse más fuertes”.
    • El 37.6 % de los alumnos (principalmente hombres) reproducen las conductas violentas porque asumen que si no devuelven los golpes, los demás los considerarán cobardes.
  4. Zonificar las áreas de riesgo

    habilidades-socioemocionales-en-el-aulaEs muy común que en una situación de acoso escolar, los últimos en enterarse sean los docentes, directivos y padres de familia. Esto se debe en gran medida a que los acosadores suelen buscar espacios en donde los adultos no estén presentes.

    Es por eso que muchas escuelas cuentan con mapas que les permiten zonificar las áreas de riesgo, de tal manera que sea mucho más fácil identificarlas y poder actuar con mayor rapidez ante un evento de acoso.

    Los lugares donde se produce el acoso escolar con mayor frecuencia son, evidentemente, los lugares de menor afluencia, como los sanitarios, laboratorios o salones de clase vacíos. Pero así también hay recurrencia en los espacios abiertos como los patios, canchas deportivas y estacionamientos.

  5. Educar en el uso de protocolos de acción

    professora-feliz-com-aluna-em-biblioteca-estudandoLos docentes sabemos que no es posible defender todo el tiempo a todos los alumnos de los acosadores, ya que esta función solo es reactiva y temporal, enfocada en atender una situación, pero no la causa que lo origina.

    Además, en varios casos, la defensa del alumno violentado puede ser contraproducente, pues le envía al acosador un mensaje de indefensión por parte de la víctima, provocando que se sienta incluso más confiado en sus agresiones.

    De ahí radica la importancia de que los alumnos aprendan a romper con esa cultura del “pacto de silencio” y sigan ciertos pasos para defenderse contra el acoso:

    • Hacer de la denuncia la mejor defensa: la escuela tiene la obligación de investigar e iniciar un protocolo de acción para resolver la situación de acoso.
    • Actuar de manera inmediata: evitar a toda costa que los eventos de acoso escolar sean tan frecuentes que terminen por normalizarse.
    • No responder con violencia: como parte de la presión social impuesta por los abusadores, muchos estudiantes se sienten presionados para responder a la agresión como parte de la cultura de la violencia. En ningún caso es recomendable seguir esta práctica, porque no soluciona el problema y, por el contrario, perpetúa el ciclo de agresión.

Las escuelas públicas tienen actualmente el gran reto de encontrar acciones cada vez más efectivas para entender cómo prevenir el bullying y una de ellas –quizá la más importante– consiste en hacerle saber a los alumnos que sufren de acoso escolar que no están solos, que toda la comunidad educativa está de su parte y está decidida a brindarles la ayuda que necesitan.

En Pearson también hemos estado siempre a la vanguardia de los temas educativos más relevantes, promoviendo recursos y herramientas didácticas que sirvan de apoyo a los docentes y las instituciones.

Es por eso que también contamos con soluciones para instituciones de gobierno que desean sumarse a las propuestas educativas que hagan del proceso de aprendizaje una herramienta de desarrollo a nivel mundial. ¿Ya conoces nuestra propuesta para las instituciones públicas? Sigue el enlace y entérate de sus beneficios.


Referencias

Alvites-Huamaní, C. G. (2019). Adolescencia, ciberbullying y depresión, riesgos en un mundo globalizado. Etic@ net: Revista científica electrónica de Educación y Comunicación en la Sociedad del Conocimiento, 19(1), 210-234.

Cortés, A. F. M., los Ríos, D., Hoyos, O. L., & Pérez, A. S. (2019). Factores de riesgo y factores protectores relacionados con el ciberbullying entre adolescentes: Una revisión sistemática. Papeles del psicólogo.

García Martorell, M. (2018). Causas y prevención del bullying: programa de prevención.

Sánchez-Domínguez, J. P., Raymundo, L. M., & Terrero, J. Y. T. (2022). Características de ciberbullying en adolescentes escolarizados. Dilemas contemporáneos: Educación, Política y Valores.

Unicef, 2021. Guía para prevenir el acoso escolar. Recuperado de: https://www.observatoriodelainfancia.es/ficherosoia/documentos/5920_d_UNICEF-guia-acoso-escolar.pdf

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades