Pensamiento de Diseño: una habilidad para desarrollar en tus alumnos

Pensamiento de diseño o design thinking en las aulas Dirigidos a Maestros

Una de las habilidades más valoradas futuro laboral será la capacidad de adaptarnos y resolver de manera creativa los problemas. Descubre cómo impulsar el Pensamiento de Diseño en tu escuela y desarrollarlo en tus alumnos.


¿Por qué es importante que los alumnos se familiaricen con el Pensamiento de Diseño o Design thinking? De acuerdo con un reporte de la empresa Dell Technologies en colaboración con el Instituto del Futuro (IFTF), el 85% de los empleos que habrá en el 2030 ni siquiera se han inventado. 

Esto significa que no sabemos qué tipo de conocimientos técnicos específicos necesitarán en una década los alumnos de hoy, ni a qué problemas van a enfrentarse. Por suerte, el pensamiento de diseño es una gran herramienta para preparar a los nuevos talentos ante un futuro incierto, ya que les brinda las herramientas de creatividad y adaptación necesarias para tener éxito en un mundo rápidamente cambiante.

¿Qué es el Pensamiento de Diseño?

nino-haciendo-actividades-stem

Se trata de una manera de pensar y trabajar cuyo énfasis es definir correctamente problemas complejos y solucionarlos del modo más eficiente posible, de acuerdo con las necesidades humanas que hay detrás. Más que lineal, es iterativo y enmarca los obstáculos a modo de oportunidades para aprender de los errores y crear valor.

Sus orígenes se remontan a mediados del siglo pasado en el terreno de la innovación y los negocios, aunque a inicios de los 2000 su popularidad aumentó y se convirtió en una tendencia global. Para 2005 comenzó a formar parte de programas universitarios en Stanford, lo cual tuvo como resultado natural que el modelo gradualmente se extendiera a la educación en todos los niveles. 

El Pensamiento de Diseño frecuentemente se confunde con una de las metodologías de la familia Agile (por ejemplo, SCRUM), sin embargo, tanto sus orígenes como sus aplicaciones apuntan más a una filosofía de innovación ante retos complejos que a una secuencia lineal o rígida de pasos para llegar a objetivos preestablecidos.

Actualmente, sus aplicaciones son ampliamente usadas en el terreno industrial y educativo, en sectores tanto públicos como privados y en proyectos colectivos e individuales.

¿Cómo se aplica el Design Thinking en las escuelas?

pensamiento-de-diseno-en-la-escuela

Cuando se enmarca cualquier plan curricular en el Pensamiento de Diseño, los estudiantes y los docentes comienzan a enfocar el conocimiento a la resolución de problemas del mundo real, a partir de retos que le permiten al grupo generar empatía con las necesidades de otros seres humanos.

Con esto en mente, los estudiantes y maestros comienzan a colaborar activamente en prototipos de soluciones que pueden ser útiles, y cuando algo no funciona, se identifica qué es lo que no salió bien, se generan hipótesis y alternativas y se avanza al siguiente prototipo. 

Los problemas que se plantean en un proyecto en el aula utilizando esta metodología pueden tomar muchas formas dependiendo del nivel de los estudiantes, el plazo del que se disponga y la materia que se esté cursando, por ejemplo:

  • ¿Cómo podrían las personas de una determinada región en África aprovechar mejor el agua de lluvia?
  • ¿Cómo podríamos crear un aula especialmente diseñada para estudiantes con debilidad visual?
  • ¿Cómo podrían aprovecharse los residuos plásticos para crear viviendas económicas y seguras?
  • ¿Cómo podríamos programar un robot para que asista a una persona que está teniendo un infarto?

¿Cuáles son las características más importantes del Pensamiento de diseño?

Dado que el Design Thinking no es una metodología estricta, diferentes exponentes tienen distintas opiniones sobre los pasos que debe seguir o los componentes que lo constituyen. Sin embargo, existe un consenso general de que los siguiente son elementos clave en cualquier proyecto de este tipo:

  1. Partir de la empatía

    icono-valoresPor definición, debe tratarse de un problema o área de oportunidad centrado en las necesidades de una persona o un grupo determinado. Por ejemplo, dispositivos que hagan más sencillo mantener un hogar limpio, aplicaciones para tener una alimentación más saludable, tecnologías asequibles para reciclar mejor los desechos, etc. 


    En el fondo de cualquier proyecto de esta clase, debe subsistir la pregunta “¿cómo este esfuerzo está contribuyendo a hacer de este mundo un lugar mejor para esta persona?”, ya que ese es un componente motivacional inmejorable.

  2. Definir el problema y hacer lluvia de ideas

    ideas-pearson-icono-lluvia-de-ideasEl equipo se reúne rápidamente para identificar cuáles son los retos que hay que superar, que suelen ser varios al mismo tiempo, y estructurar los diferentes procesos en los que se estará trabajando para llegar a una solución, así como ofrecer ideas valiosas para los primeros prototipos.
  3. Hacer que los experimentos sucedan

    ideas-pearson-icono-experimentoEn el Design Thinking se discute, se explica poco y se hace mucho. Es decir, no se espera a que todas las posibles variables y resultados queden establecidos a nivel teórico, sino que se comienza a trabajar en prototipos y a probarlos desde el momento en que queda clara la necesidad a cubrir o el problema a resolver. 


    El docente tiene estrictamente un rol de facilitador, no da instrucciones ni brinda soluciones, sino que aporta ideas y pistas capaces de motivar y detonar la lluvia de ideas y la toma de decisiones en los alumnos.

  4. Aceptar el fracaso

    ideas-pearson-icono-aceptar-fracasoEl Pensamiento de Diseño resignifica los errores y los fracasos, así como la necesidad de iteración. Estos se interpretan como parte completamente natural del proceso de aprendizaje, ya que los prototipos generalmente son experimentos de bajo costo y rápida implementación.
  5. Compartir el proceso

    ideas-pearson-icono-compartir-ideasMostrar los prototipos a otras personas, compartir lo que salió bien y lo que salió mal, así como hacer más lluvias de ideas y obtener retroalimentación de individuos con más experiencia siempre que sea posible es parte de la filosofía de colaboración del Pensamiento de Diseño.

¿Cuáles son las ventajas del Design Thinking en las escuelas?

ninos-clase-pensamiento-de-diseno

Como ya mencionamos, una de las habilidades más valoradas en el panorama laboral del futuro será la capacidad de adaptarnos y resolver de manera creativa problemas que constantemente están cambiando y evolucionando.

Como no podemos anticipar cuáles serán esos problemas ni su naturaleza, lo más eficiente es familiarizarnos con los llamados entornos VUCA (Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos). Ese es justamente el terreno que emula un proyecto de Design Thinking, pues entrena a los alumnos para que confíen en sus propias habilidades de investigación, aprovechen, aprendan y profundicen en toda la tecnología que tienen disponible y no dependan de una “guía” o “manual” que le diga exactamente qué hacer. 

Adicionalmente, el Pensamiento de Diseño entrena y fortalece una serie de soft skills o habilidades blandas transversales que están demostrando ser fundamentales para el éxito en cualquier disciplina y en todos los niveles organizacionales, entre ellas:

  • Proactividad: los estudiantes aprenden que pueden comenzar a buscar soluciones eficientes por su cuenta y sin necesidad de tener un camino preestablecido. 
  • Trabajo en equipo: este tipo de proyectos demandan una gran capacidad de comunicación y colaboración de sus integrantes, así como la capacidad de confiar en el trabajo y las ideas de los demás. 
  • Liderazgo: cada alumno tiene la oportunidad de descubrir cuál es su estilo preferido de liderazgo y cuál o cuáles son las áreas en las cuales resalta su capacidad de dirigir y motivar al resto. 
  • Tolerancia a la frustración: Se asume que por cada prototipo exitoso se necesitan varios que no funcionen, y eso fortalece la capacidad de enfocarnos en las oportunidades y en las soluciones que siguen, en lugar de en la sensación de derrota.
  • Creatividad e innovación: los estudiantes aprenden que para solucionar los problemas del mundo real es necesario encontrar nuevas formas de aprovechar las herramientas y recursos disponibles. Eso los entrena para un campo laboral en el que serán creadores de valor en lugar de meramente replicar las ideas y los procesos de los demás. 
  • Pensamiento crítico: El pensamiento de diseño no lleva de la mano hacia una solución predeterminada, sino que implica partir de cero y aprender a identificar las variables para desarrollar la solución más eficiente.
  • Autoconfianza: al descubrir que tienen la capacidad de resolver problemas complejos y alcanzar resultados altamente satisfactorios, la confianza que tienen los estudiantes en sus propias habilidades se incrementa, junto con su motivación de enfrentar nuevos y retos. 

En resumen, el Design Thinking es, por encima de todo, un “estado mental” en el que todos los implicados se sienten motivados y capaces de crear un futuro mejor para todos, por muy difícil que sea el reto que tienen que enfrentar.

Si quieres comenzar a aprovechar sus ventajas en tu institución, te invitamos a conocer la amplia gama de soluciones educativas de Pearson, todas ellas diseñadas para que tus estudiantes exploten al máximo su talento en la nueva era.



Referencias

Riddle, Thomas (2016) "Empowering Students With Design Thinking." Edutopia.

Schwartz, Katrina (2016) "Can Design Thinking Help Schools Find New Solutions to Old Problems?" MindShift.

Cross, Nigel (2011) Design thinking: understanding how designers think and work. Berg. 

Rowe, Peter (1987) Design Thinking https://mitpress.mit.edu/books/design-thinking

Buchanan, Richard (1992) Wicked Problems in Design Thinking http://web.mit.edu/jrankin/www/engin_as_lib_art/Design_thinking.pdf

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades