Necesidades educativas especiales: cómo atenderlas en tu escuela

  • Fecha de publicación: 5 de enero de 2023
Necesidades educativas especiales como atenderlas en tu escuela
Dirigidos a Maestros
Tiempo de lectura: 8 min.

En una sociedad que promueve la inclusión y la equidad en las escuelas, las Necesidades Educativas Especiales (NEE) son un factor determinante en el aprendizaje de muchos jóvenes que poseen características y capacidades de aprendizaje particulares.


Te invitamos a descubrir lo más relevante de las Necesidades Educativas Especiales: de dónde surgen, cuál es su definición y clasificación según los autores más importantes, así como algunas recomendaciones para atenderlas tanto en la escuela, como en el salón de clases.

¿Qué son las Necesidades Educativas Especiales?

necesidades-especiales-educativas

Es un hecho que la mayoría de los estudiantes presentan diversas necesidades educativas. En la mayoría de los casos, estas se atienden mediante protocolos de apoyo y orientación pedagógica que suelen ofrecer buenos resultados. 

Sin embargo, existen otras situaciones que ya no pueden atenderse mediante protocolos generales porque responden a necesidades especiales, un término que todos hemos escuchado alguna vez, pero que no siempre tenemos una idea clara de cuáles son las características a las que se refiere.

Varios autores definen a las Necesidades Educativas Especiales (NEE) como “Aquellas que sobrevienen cuando deficiencias de tipo físico, intelectual, social y/o afectivo inciden de manera negativa sobre el aprendizaje y, en ocasiones, lo hacen fracasar1

No todas las necesidades educativas son especiales. Para distinguirlas, existen muchos instrumentos de medición cognitiva que nos ayudan a determinar si un estudiante se encuentra dentro del rango considerado adecuado o “normal” según su edad y competencias, como pueden ser las pruebas de lectura o de habilidades psicométricas.

Las Necesidades Educativas Especiales son mucho más complejas y se pueden reconocer en los estudiantes que, por diversos factores, presentan mayores dificultades que el resto de sus compañeros “para acceder a los aprendizajes que le corresponden de acuerdo a su edad o curso y requiere, para compensar dichas dificultades, apoyos extraordinarios y especializados, que de no proporcionárseles limitan sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo”2

En este sentido, las Necesidades Especiales abarcan un amplio rango de factores que incluyen3

  • Discapacidades físicas
  • Trastornos sensoriales, mentales y/o conductuales
  • Limitaciones cognitivas, emocionales y sociales

Incluso, tomando en cuenta la estrecha relación entre los programas de inclusión y de necesidades especiales, muchos autores también incluyen en la lista anterior otros factores de orden social: 

  • Limitaciones relacionadas con el origen étnico, o por pertenecer a un sector de escasos recursos.
  • Condiciones sociofamiliares desventajosas: embarazo adolescente, violencia intrafamiliar, adicciones, entre otros.

También debemos señalar que no todas las Necesidades Educativas Especiales corresponden a limitaciones o discapacidades, sino todo lo contrario: existen también los casos de alumnos con habilidades cognitivas extraordinarias, cuyo ritmo de aprendizaje es mucho más rápido de lo normal establecido y quienes también necesitan de otras metodologías de trabajo para atender su situación.

¿Cómo surgieron las Necesidades Educativas Especiales?

diversidad-inclusion-tendencias-educativas

Las Necesidades Educativas Especiales son un fenómeno relativamente reciente; de hecho, hasta mediados del siglo XX el tema no era muy conocido. Cuando aparecían casos de alumnos que presentaban alguna limitación o discapacidad para aprender, eran canalizados a otros grupos, separados de los demás estudiantes que sí se ajustaban a los estándares educativos de la época.

Era evidente que existía una percepción determinista y despectiva, en donde los alumnos con limitaciones o alguna discapacidad se les consideraba “incapacitados” para aprender como los demás. Afortunadamente, la pedagogía comenzó a señalar que el problema no radicaba exclusivamente en la discapacidad del alumno, sino en la incapacidad de las escuelas para satisfacer sus necesidades especiales.

Asimismo, expertos en el tema como Alvaro Marchesi consideraron que muchas de las limitaciones de aprendizaje estaban directamente relacionadas con el entorno social y cultural y que la solución no era excluir a estos estudiantes sino, por el contrario, establecer mecanismos de inclusión que dieran visibilidad y atendieran estas necesidades educativas especiales.

A mediados de los años 70 se reforzó la idea de que los problemas de aprendizaje no solo eran determinados por las condiciones del alumno, sino por la carencia de los modelos educativos para hacer frente al problema. Fue entonces que Marchesi estableció un decálogo de factores que hoy en día son determinantes para el campo de la educación especial:

  1. Una nueva concepción de los trastornos del desarrollo y de la deficiencia.
  2. Una nueva perspectiva de los procesos de aprendizaje y desarrollo.
  3. La revisión de la evaluación psicométrica.
  4. La presencia de un mayor número de profesores competentes.
  5. La extensión de la educación obligatoria.
  6. El fracaso y el abandono escolar.
  7. La valoración de las escuelas de Educación Especial.
  8. Las experiencias positivas de integración.
  9. La existencia de una corriente normalizadora en los servicios sociales.
  10. Los movimientos sociales a favor de la igualdad.

Hasta la fecha, el decálogo de Marchesi ha sentado un precedente importante para visibilizar las condiciones de lo que es y no es un cuadro de conductas que requieren ser atendidas como necesidades educativas especiales.

¿Cuántos tipos de Necesidades Educativas Especiales existen?

estudiante-con-necesidades-especiales

Debemos considerar que las necesidades especiales surgen por muchos factores de orden biológico, psicológico y social, de tal manera que un alumno puede presentar alguna discapacidad solamente física, cognitiva o conductual, aunque también es frecuente que varios de estos factores influyan entre sí, es decir, que una limitación corporal también afecte en el desempeño cognitivo de la persona.

Desde los años 90, se consideró importante hacer una clasificación de las Necesidades Educativas con el objetivo de seguir protocolos más eficientes, atender en el menor tiempo posible los efectos negativos, así como ampliar el campo de conocimiento de las discapacidades, trastornos o limitaciones.

Actualmente, las Necesidades Educativas Especiales se dividen en dos campos:

Necesidades Educativas Especiales Permanentes (NEEP) 

nino-silla-de-ruedas-necesidades-educativas-especiales

Estas necesidades son parte de la condición propia de la persona, por lo tanto, los protocolos de atención no están enfocados en erradicarlas, sino en reducir sus efectos negativos y generando, entre otras cosas, un entorno en donde el alumno pueda ser funcional aún con las posibles limitaciones.

  • Discapacidad Intelectual
  • Discapacidad Sensorial (visual, auditiva)
  • Trastornos del Espectro Autista
  • Discapacidad Múltiple

Necesidades Educativas Especiales Transitorias (NEET) 

etapas-de-lenguaje-ninos

A diferencia de la clasificación anterior, estas necesidades no son permanentes y sí pueden tratarse mediante protocolos enfocados a erradicarlas.   

  • Trastorno específico del lenguaje
  • Trastornos específicos del aprendizaje
  • Trastorno por déficit de atención
  • Rendimiento intelectual en rango límite (aprendizaje lento)
  • Trastornos Emocionales, conductuales
  • Deprivación socioeconómica y cultural
  • Violencia intrafamiliar, embarazo adolescente, drogadicción

Hasta los años 90, las NEE solo incluían las necesidades especiales relacionadas con las discapacidades y características psicológicas, sociales y culturales de cada niño, pero no fue hasta el año 2000 que se planteó que la educación también respondiera a las necesidades de equidad e inclusión, por considerar que estos factores también eran altamente limitantes.5

¿Cómo atender las Necesidades Educativas Especiales en tu escuela?

estudiantes-con-necesidades-especiales

Desde una perspectiva ideal, lo más conveniente sería que todos los alumnos pudieran acceder a la educación sin ningún tipo de exclusión. Afortunadamente, ya existen muchas propuestas que pueden estar al alcance de las escuelas para marcar una diferencia en materia de equidad e inclusión.

Veamos algunas de estas estrategias.

  • Detectar, identificar y clasificar de manera oportuna

    Muchos casos de alumnos con necesidades educativas especiales no son detectados a tiempo, lo que repercute seriamente en su aprovechamiento. En la medida en que no son atendidos oportunamente, las consecuencias tienden a empeorar.

    Por ello es importante que la comunidad educativa (docentes, orientadores, pedagogos y directivos) cuente con protocolos de diagnóstico eficientes, enfocados a la detección temprana, pero también, a la búsqueda de soluciones a la medida de cada caso.

  • Establecer protocolos de atención y seguimiento

    Una vez obtenido el diagnóstico mediante el paso anterior, se deben activar una serie de protocolos en donde los roles de acción inmediata (docentes, padres de familia y especialistas) cuenten con una hoja de ruta y sepan cuáles son las medidas pertinentes que les corresponden a cada quien.
  • Fomentar la confianza y la autoestima

    Los niños con NEE suelen pasar por muchos procesos dolorosos a nivel psicológico y socioemocional, sobre todo cuando las discapacidades son permanentes, por lo que resulta fundamental hacerles saber que su situación no los limita para tener una vida plena y una educación normal.

    En ese sentido, es importante también que en las clases se implementen dinámicas que permitan a los alumnos con necesidades especiales aceptar los retos que deben enfrentar como parte natural de su desarrollo, fomentando en ellos la capacidad de resiliencia.

  • Generar entornos libres de violencia social

    Las relaciones interpersonales en los primeros años de escuela son difíciles para los niños con necesidades especiales, sobre todo cuando las diferencias suelen convertirse en un pretexto para la exclusión y la discriminación, que pueden derivar en situaciones más agresivas como el acoso escolar, que puede incluir violencia física.

    Generar entornos libres de discriminación y violencia es una de las principales estrategias para evitar que los alumnos con NEE se vean doblemente afectados en sus progresos; para ello, resulta indispensable que las escuelas realicen campañas permanentes en favor de la inclusión, normalizando valores como la empatía, la solidaridad y la asertividad.

Aún hay mucho por hacer en materia de derecho para los alumnos con necesidades especiales, pero podemos empezar por hacer valer el derecho universal al acceso a una educación digna, equitativa y de calidad para todos, ajena a los efectos de la segregación, la exclusión y la falta de oportunidades.

Poco a poco se ha notado un gran avance en las escuelas para implementar protocolos de detección, capacitación y seguimiento de los casos con NEE; sin embargo, estamos convencidos de que en los últimos años se han logrado avances significativos en materia de respeto a la diversidad humana.

En Pearson, sabemos lo importante que es contar con recursos que les permitan a las escuelas estar a la vanguardia en los temas educativos más relevantes, promoviendo los recursos y las herramientas didácticas de mayor impacto para apoyar a las instituciones y sus docentes.

Te invitamos a conocer nuestrassoluciones para instituciones de gobierno:una serie de herramientas educativas que aportan al proceso de aprendizaje nuevos recursos de desarrollo a nivel mundial. ¿Ya conocen nuestra propuesta para las instituciones públicas? Sigue el enlace y entérate de sus beneficios.

 

banner-compartir-contenido-ideas-pearson

 

Rerefencias

1, González, J. A. T. (2010). Pasado, presente y futuro de la atención a las necesidades educativas especiales: Hacia una educación inclusiva. Perspectiva Educacional, Formación de Profesores, 49(1), 62-89.

2, 5, López, S. I. M., & Valenzuela, B. G. E. (2015). Niños y adolescentes con necesidades educativas especiales. Revista Médica Clínica Las Condes, 26(1), 42-51.

3, UNESCO (2011), Revision of the International Standard Classification of Education (ISCED)

4, Aguilera, Antonio. Introducción a Las Dificultades Del Aprendizaje. (2004). Madrid [etc.]: McGraw Hill/Interamericana de España, pp. 187.

 

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades