Fomentar las emociones positivas para desarrollar alumnos más felices

  • Fecha de publicación: 4 de abril de 2022
Fomentar emociones positivas en los alumnos
Dirigidos a Maestros
Tiempo de lectura: 8 min.

El poder que tienen las emociones positivas en los niños en muchos aspectos de su vida es innegable. Desarrollarlas desde edades tempranas ayuda a formar pequeños más felices, sociables y con mejor disposición de aprender cosas nuevas.


Hace algunas décadas, los modelos educativos vanguardistas comenzaron a colocar a las emociones positivas en un lugar privilegiado del proceso de enseñanza-aprendizaje. Actualmente, este enfoque gana cada vez más terreno e incluso en las instituciones más tradicionales resalta la importancia de contar con un clima emocional adecuado. 

En este artículo, profundizaremos en el valor de promover emociones positivas en tus alumnos y revisaremos algunos objetivos generales que mejoran el clima emocional en el salón de clases.

Emociones positivas en la educación: un enfoque reciente

El énfasis en las emociones positivas como herramienta clave del aprendizaje es relativamente reciente. Desgraciadamente, desde sus inicios, el modelo tradicional de la educación les dio mucha más importancia a aspectos como la disciplina y a una separación inflexible entre el estudio y el juego, el esparcimiento y la espontaneidad. 

emociones-positivas-educacion

Los salones de clase no eran lugar para reír, expresarse y conectarse con otros seres humanos, sino sitios en los que se exigía una conducta estrictamente receptiva o pasiva que se alimentaba a través de la disciplina.

Naturalmente, esta contradicción entre el clima emocional del aula establecido por el docente y el espíritu inquieto y curioso de los niños provocaba resistencias de todo tipo. Estas se interpretaban como “mala conducta”, “desinterés” o “dificultades académicas” y se respondía a ellas con reforzamiento negativo o castigos. 

Esto incrementaba las emociones negativas, creando así un ciclo de bloqueo emocional del aprendizaje, interiorización del fracaso y predisposición negativa hacia la enseñanza.

Con los avances de la pedagogía y sobre todo de las neurociencias, fue posible demostrar que las emociones positivas como la alegría, la empatía y la curiosidad generan un ambiente dopaminérgico en el cerebro mucho más favorable para la educación. 

Más aún, se demostró que una educación basada en el miedo y la represión emocional tiene consecuencias psicológicas e incluso fisiológicas a futuro. Por ejemplo, hoy sabemos que el estrés a temprana edad nos vuelve más propensos a los cuadros de ansiedad e incluso afecta el funcionamiento del sistema inmune.

Ebook claves de educacion socioemocional

Las emociones positivas en la educación ya son algo esencial

No solo se trata de evitar las emociones negativas. Diversos enfoques multidisciplinarios han comprobado una y otra vez que las emociones positivas pueden promover y agilizar los procesos intelectuales, ayudando a los alumnos a alcanzar sus metas académicas más rápido.

Las emociones positivas operan a modo de “combustible” para una amplia gama de objetivos de la vida escolar, entre ellos:

  • La capacidad de resolver problemas
  • La atención y la retención
  • La autoconfianza y la autoestima
  • La formación de buenos hábitos
  • El desarrollo de habilidades blandas
  • El procesamiento de la información 
  • La buena conducta 
  • La interacción social positiva
  • El control de las emociones negativas 

Una educación basada en el reforzamiento de las emociones positivas también se relaciona con una mejor salud mental cuando el alumno llega a la edad adulta, y en niveles más altos de resiliencia frente a la adversidad a lo largo de la vida.  

De acuerdo con las investigaciones más recientes, cuando aumentamos o mejoramos el reconocimiento y la comprensión de las emociones en el aula desde edades tempranas, disminuyen los síntomas de tristeza y ansiedad. Del mismo modo, fomentar la resolución pacífica de conflictos atenúa la impulsividad, la agresividad y la conducta destructiva. 

Un descubrimiento interesante: al reconocer y celebrar los logros académicos de los alumnos, disminuye el índice de deserción escolar y de suspensiones.

¿Cómo se consigue el reforzamiento de las emociones positivas en el aula?

ensenar-emociones-positivas-nino

En su papel de facilitador del proceso de aprendizaje, el docente debe promover un clima emocional adecuado en el aula, que enfatice los resultados y actitudes positivas de los alumnos, en lugar de poner el foco sobre los errores o las fallas.

Al contrario que los castigos, el modelo de reforzamiento de las emociones positivas busca promover y recompensar las conductas adecuadas por encima de penalizar las conductas negativas. Incluso al momento de contener y poner límites, se busca visibilizar y traer a la conversación las herramientas, habilidades y capacidades emocionales del alumno para superar cualquier inconveniente.

Dominar el modelo de refuerzo positivo no es sencillo porque es mucho más complejo que el modelo basado en emociones negativas o castigos. Con frecuencia, la línea que separa una actitud negativa que hay que limitar y un problema emocional que hay que contrarrestar con positividad es borrosa; el docente o facilitador debe tomar decisiones sobre la marcha, siempre colocando el mejor interés del alumno como prioridad. 

De cualquier manera, los conflictos que surgen en el aula tanto a nivel individual como grupal son oportunidades para desplegar estrategias emocionales positivas y seguir amalgamando el desarrollo cognitivo con el desarrollo de la inteligencia emocional.

5 ideas sencillas pero efectivas para promover un clima emocional positivo en el salón de clases

ninos-motivados-salon-clases

Uno de los objetivos más importantes de la educación integral con refuerzo de emociones positivas es generar un ambiente en el aula en donde todos los alumnos se sientan cómodos, valorados y seguros.

Hay muchos ejemplos de emociones positivas capaces de acelerar las metas académicas. Entre ellos se destacan la felicidad, la tranquilidad, la empatía, el sentido de logro y la gratitud.  Algunos de los aspectos más importantes para lograrlo en el día a día son:

    1. Fomentar la alegría y el buen humor

      icono-emocionesLa solemnidad y la seriedad no promueven el aprendizaje. Las risas, la comicidad y la alegría sí, ya que detonan la motivación de los alumnos por saber más sobre cualquier tema que sea capaz de detonar en ellos esta clase de emociones positivas.


      Ante cualquier programa curricular, debemos preguntarnos ¿cómo puedo convertir esto en una experiencia amena y divertida para mis alumnos? Por ejemplo, muchos docentes de primaria y secundaria utilizan personajes y marionetas para las lecciones de historia.

    2. Contar con estrategias para la serenidad

      ideas-pearson-icono-compartir-ideasAsí como la energía, la espontaneidad y la alegría son importantes para crear un clima emocional positivo. También es necesario integrar juegos y dinámicas para la relajación y la introspección, como la meditación guiada, los ejercicios de respiración profunda y otras técnicas que pueden involucrar música, visualizaciones o estimulación ASMR. 


      Esto permite cambiar el mindset de los alumnos entre una actividad y otra y brindarles un espacio placentero para ejercitar su capacidad de concentración y autorregulación.
    3. Abrazar la gratitud

      icono-valoresRecordar diariamente aquello por lo que estamos agradecidos es una forma muy eficiente de combatir emociones negativas, especialmente aquellas relacionadas con la ansiedad, la incertidumbre y el miedo. La gratitud también ofrece un espacio inmejorable para que el docente comunique su aprecio y respeto por los alumnos, y viceversa. 


      Un ejercicio tan sencillo como iniciar la clase pidiéndole a los estudiantes que digan en voz alta algo que les hace estar agradecidos ese día, puede hacer que el clima emocional sea mucho más positivo, pues le da sentido a nuestro esfuerzo a partir de aquello que es valioso para nosotros.

       

    4. Fortalecer la autoestima y el sentido de logro

      icono-ideas-pearson-promocion-laboralLa autoestima y el sentido del logro son dos cosas distintas; aunque van de la mano, no deben confundirse. Por un lado, fortalecemos la autoestima de los alumnos comunicándoles que son valiosos e importantes y que merecen respeto y consideración, independientemente de cuáles sean sus capacidades y resultados académicos. 


      Por otro lado, fortalecemos el sentido de logro enlazando un reforzador positivo a cada pequeño avance académico, para seguir motivando al estudiante a dar lo mejor de sí. Ambas cosas deben hacerse simultáneamente, pues si solo reforzamos el sentido del logro, podemos habilitar la falsa creencia en los alumnos de que solo son valiosos por lo que hacen exitosamente.

    5. Desarrollar la empatía

      icono-trabajo-equipoUn docente empático es capaz de sondear las distintas emociones de sus alumnos y responder correctamente a cada una de ellas. Puede comunicar asertivamente que reconoce el estado interno de cada estudiante y ofrecer respuestas congruentes mediante la retroalimentación positiva o la contención. 


      Más allá de esta habilidad básica en cualquier facilitador del aprendizaje, está la capacidad de fomentar una empatía general en el salón, es decir, con su actitud comprensiva y afectuosa establece las bases para que los alumnos se comporten de la misma manera entre sí.


      Por ejemplo, cuando un alumno está teniendo problemas para controlar sus emociones, el facilitador puede llamar a un “tiempo fuera” y convocar una sesión de “calma y tranquilidad” en la cual todos puedan ofrecer contención y palabras de aliento.

Algunas notas finales sobre el reforzamiento de las emociones positivas

Es importante considerar que las emociones a las que está expuesto un pequeño de cuatro años no son las mismas que aquellas que embargan a los preadolescentes y a los adolescentes. La educación emocional debe tomar en cuenta que los individuos cambian y evolucionan a través de su proceso madurativo, avanzando hacia emociones cada vez más complejas. 

Por ejemplo, mientras que un niño en edad preescolar puede tener dificultades para lidiar con la frustración que le provoca acatar las reglas en el salón de clase, los adolescentes pueden experimentar inquietudes relativas a su desempeño académico o a su imagen corporal. 

El reforzamiento de emociones positivas debe adaptarse a la realidad interna de los alumnos en cada etapa y debe iniciar desde los primeros años escolares. Por ello, en Pearson hemos desarrollado Amigablemente, una solución para el aprendizaje emocional y el desarrollo de competencias socioemocionales. Te invitamos a conocerla y a darle un valor diferenciador a tu institución.


Referencias

Carrillo Gonzales, M. A., & Garcia Duchen, J. E. T. (2019). El método Doman para el desarrollo de la cognición de la lectura temprana:(experiencia en niñas y niños de 4 años del Centro Infantil Universitario “Andresito”) (Doctoral dissertation).

Luri, G. (2020). Sobre el arte de leer: 10 tesis sobre la educación y la lectura. Plataforma.

Villacastín, A. M. C. (1997). El aprendizaje de la lectura y escritura en la Escuela Infantil. Didáctica. Lengua y Literatura, 9, 67.

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades