¿Cuáles son las habilidades socioemocionales?

  • Fecha de publicación: 24 de julio de 2021
¿Cuáles son las habilidades socioemocionales?
En el aula
Tiempo de lectura: 7 min.

"Comprender la vida es comprendernos a nosotros mismos, y esto es conjuntamente el principio y el fin de la educación".

Jiddu Krishnamurti


Hasta hace unas décadas las habilidades socioemocionales o soft skills eran consideradas habilidades “secundarias” del proceso educativo. Eran deseables, pero no prioritarias.

Hoy en día, están revelándose como una de las claves fundamentales para el éxito académico y la proyección profesional de los alumnos. Tanto así, que antes de la aparición de las teorías constructivistas, las inteligencias múltiples y el aprendizaje significativo, los planes de estudio se caracterizaban por tener «poco o nulo enfoque en el desarrollo social y afectivo del alumno».

Ahora sabemos que las habilidades blandas tienen un papel protagónico en la interacción entre nuestras emociones y el entorno. Son cualquier cosa menos prescindibles; de hecho, muchas anteceden y promueven el desarrollo de esas otras inteligencias más concretas que involucran capacidad de abstracción, fluidez verbal, memoria y retención, entre otras habilidades.

>>> Te puede interesar: ¿Cómo trabajar las emociones en los niños de preescolar?

¿Qué son exactamente las habilidades socioemocionales?

Vamos a explicar a través de un método relacional qué son las habilidades socioemocionales. Para tal efecto, usemos una alegoría que nos permita comparar los distintos tipos de inteligencia y su inseparable sinergia:

Imagina que las habilidades cognitivas e intelectuales son como un automóvil, y las habilidades socioemocionales son las herramientas o aditamentos que le permiten al automóvil avanzar de manera suave y eficiente hacia la dirección correcta.

Un auto sin suspensión puede avanzar, pero lo hace de forma brusca e insegura. Del mismo modo, un volante sin dirección hidráulica puede maniobrar el vehículo, pero requerirá de un mayor esfuerzo para mantener la dirección. 

Las habilidades socioemocionales son como esa suspensión o esa dirección hidráulica que “optimizan” la manera en que las “habilidades duras” de los alumnos —aquellas que les permiten ser competentes— les permiten avanzar con mayor fluidez y alcanzar sus objetivos.

Aquí te presentamos algunas de las habilidades socioemocionales más importantes:

Escucha activa Respeto Autorregulación
Asertividad Compasión Confianza
Perseverancia Colaboración Negociación
Tolerancia a la frustración Empatía Optimismo


Te invitamos a revisar más a fondo para qué sirven, cómo puedes fomentar su aprendizaje en el salón de clases y, sobre todo, comprender por qué a ciertos  alumnos puede costarles más trabajo desarrollarlas.}

¿Para qué sirven las habilidades socioemocionales?

Partamos del hecho científico de que las emociones inciden de manera directa en el aprendizaje. Dichas emociones desencadenan neurotransmisores que fomentan o bloquean la curiosidad, la retención, la confianza y la capacidad de asombro.

Mientras que las habilidades duras se desarrollan a partir de la inteligencia racional (cuyo objetivo es adquirir experiencia y ser competentes en alguna actividad), las habilidades socioemocionales fungen como el elemento que le da sentido y dirección a nuestros talentos.

Llamada para blog

Cuando enseñamos a los niños a ser agentes activos y responsables de su propia emocionalidad, también les permitimos acceder a un entorno diseñado para que aprendan de manera efectiva y con mayor estructura.

Las habilidades duras nos enseñan qué hacer, las habilidades blandas nos revelan el por qué lo estamos haciendo.

¿Por qué es tan importante desarrollar habilidades blandas desde niños? Estas son algunas razones:

  • Ponen las habilidades intelectuales al servicio de problemas y de la vida real.
  • Nos ayudan a automotivarnos y autogestionar nuestros avances hacia una meta específica.
  • Regulan las emociones negativas e impiden que se conviertan en obstáculos.
  • Mejoran la autoestima y la autoconfianza. Esto nos llevará de forma natural a atrevernos a perseguir objetivos más desafiantes.
  • Crean redes de aprendizaje significativo entre lo cognitivo, lo emocional y lo social, de tal forma que el conocimiento sobre el mundo y sobre nosotros mismos se integra de manera armónica.
  • Le da un sentido social y emocional positivo a nuestra identidad intelectual.

>>> Te puede interesar: ¿Cómo las emociones afectan el cerebro de tus estudiantes?

Las habilidades duras se aprenden, las habilidades blandas se aprehenden

Aunque las palabras aprender y aprehender comparten las mismas raíces etimológicas, existe una gran diferencia que nos permitirá comprender la importancia de las habilidades blandas en la educación actual:

  • Cuando hablamos de aprender nos referimos al acto de obtener algo. Es decir, que la persona que “aprende” solo está adquiriendo conocimiento de alguien más.
  • Aprehender es una actividad mucho más compleja. Nos referimos al acto de apropiarnos y hacer nuestro aquello que estamos aprendiendo.

Un alumno que “aprende” a realizar operaciones matemáticas para su examen final solo está demostrando que adquirió los conocimientos del maestro para cumplir un requisito. Es evidente que obtendrá buenas notas, pero es muy probable que, una vez que pase el examen, deje de interesarse por las matemáticas.

nino-afroamericano-en-clase

Un alumno que “aprehende” que las matemáticas rigen nuestro universo, que están presentes en la naturaleza, en la música, e incluso en la poesía, deseará comprender cómo se comporta ese extraño mecanismo numérico. Ese alumno se habrá apropiado de las matemáticas, las hará suyas y les encontrará un sentido que va más allá de pasar un examen.

Es por eso que las habilidades blandas son, hoy más que nunca, una pieza fundamental de la estructura de aprendizaje, porque nos permiten dotar a nuestros alumnos de las herramientas para que el aprendizaje sea significativo y relevante más allá del salón de clases.

¿Cómo motivar el desarrollo de habilidades socioemocionales en los niños?

A pesar de que la importancia del desarrollo socioemocional es indiscutible y está respaldada por un cuerpo de conocimiento multidisciplinario (la psicología, la pedagogía y las neurociencias, entre muchas otras), lo cierto es que aún existe una brecha importante entre lo que sabemos al respecto y cómo lo aterrizamos de forma práctica y pedagógica en las aulas.

Por ello, es importante reconocer que el proceso socioemocional no es a corto plazo y que los resultados no son inmediatos. Se requiere de paciencia, experiencia y orientación para llevarlos a cabo. Sin embargo, los resultados siempre serán alentadores.  

Ahora bien, ¿cómo empezar a implementar en el aula esas estrategias? Te compartimos 3 estrategias que detonarán las habilidades socioemocionales en los niños?

1. Transmitir los conocimientos en relación directa con la realidad que vive el alumno, es decir, con sus experiencias. Generar un ambiente cuyo contexto sea  significativo, que le brinde una identidad y sentido socioemocional a su vida.

ninos-en-clase-de-emociones

2. Promover el autoconocimiento, ejercitando la capacidad para identificar las emociones y reconocerlas como parte inherente de nuestra conducta. Ayudarlos a  interactuar con las emociones de los demás para que aprendan a expresarlas de forma positiva en distintas situaciones dentro y fuera del aula.

3. Fortalecer el vínculo entre los talentos natos, la identidad social y la autoestima del alumno, enseñándole a proyectar sus habilidades a futuro como un factor de cambio positivo para sí mismo y para su comunidad.

¿Por qué a algunos alumnos les resulta difícil desarrollar habilidades socioemocionales?

Es un error pedagógico muy frecuente considerar que la falta de habilidades socioemocionales puede “compensarse” con un incremento en las habilidades cognitivas. Esto nos lleva a etiquetar las capacidades intelectuales de nuestros alumnos con base en su desempeño profesional.

De este modo, los exponemos desde muy temprana edad a estereotipos y sesgos de interpretación en donde al ser más introvertidos se les trata como si fueran más dotados, y viceversa.

Este trato particular, tanto de docentes como de padres de familia, suele moldear el desarrollo de dichas habilidades a futuro. El mensaje que estamos transmitiendo a los alumnos con bajo desarrollo socioemocional es que, mientras saquen notas altas (de preferencia en asignaturas orientadas al pensamiento lógico-matemático) y sean competentes, no hay necesidad de ejercitar el resto de sus inteligencias.

¿El resultado? Vidas frustradas y marcadas por severas carencias socioemocionales. En la historia hay una larga lista de casos que ilustran esta situación: genios y artistas que fueron presionados hasta el límite para proyectar sus habilidades duras, pero que nunca desarrollaron las habilidades blandas.

Debemos recordar que el desarrollo humano siempre es integral y holístico, y que el bienestar en todas las áreas de nuestra vida depende de un delicado equilibrio entre nuestras habilidades intelectuales y socioafectivas, sin demérito de ninguna.

>>> Te puede interesar: La importancia de la educación socioemocional en los niños

Si quieres profundizar más en el tema y cómo se relaciona con la nueva realidad digital que estamos viviendo en las aulas, te invitamos a descargar gratis nuestra guía rápida: Claves de educación socioemocional para generar ambientes positivos


 
Referencias

Gardner, Howard (2014) Inteligencias múltiples, la teoría en la práctica. Paidós, Barcelona.

Ausubel, D. (1963). The Psychology of Meaningful Verbal Learning. Grune & Stratton, Nueva York.

Goleman, Daniel (1996) Inteligencia emocional. Kairos, Barcelona. 

Alvarez Bolaños, Esther (2020) Educación socioemocional. Controversias y Concurrencias Latinoamericanas, vol. 11, núm. 20, pp. 388-408.

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades