¿Cómo las emociones afectan el cerebro de tus estudiantes?

    niño hablando de sus emociones virtualmente

    Comprende cómo el interés y las emociones afectan al cerebro de los estudiantes, su preparación, su capacidad de aprender y de recordar los aprendizajes.


    Imagínate que pudieras encender en el cerebro de un aprendiz un “interruptor de luz” para el aprendizaje y que esté listo y motivado para aprender de manera natural. ¿Crees que es posible? 

    ¡Por supuesto que sí! Aquí te vamos a contar cómo puedes lograrlo. 

    El interés de un aprendiz o estudiante ante una situación novedosa, relevante, curiosa, emocionante y con imágenes, prepara y dispone su cerebro a mayores aprendizajes.  

    Comparemos nuestro sistema límbico (emociones y el comportamiento) a un radar que evalúa lo que está sucediendo y busca conexiones para sentirse seguro y protegido. Cuando se establece esa conexión, puede relajarse y permitir que el cerebro funcione completamente.  

    Es en este sistema límbico en donde se encuentran las emociones, que son motores que nos empujan para bien o para mal. Cuando este sistema interpreta la información sensorial entrante, determina el valor emocional de la información: es la puerta de entrada al aprendizaje. Veamos cómo influye en la enseñanza.

    >>> Te puede interesar: Inteligencia emocional, qué es y cómo promoverla en niños

    ¿Cómo influyen las emociones en el aprendizaje?

    Proyecta en tu mente este escenario:  

    Un estudiante ingresa a una sesión virtual sincrónica (esto también puede suceder en una clase presencial) en la que el maestro lo recibe con canciones o música de interés de los alumnos, juegos, videos, preguntas disparadoras, datos curiosos y, además, favorece la conexión social a través de la participación. 

    Esta información sensorial se interpreta como emocionante y el estudiante se siente motivado para aprender. Además, envía un mensaje de interés y desarrolla emociones que dirigen su comportamiento hacia un propósito. 

    En ese momento comienza a pensar qué hará en esa clase. Con este inicio, el estudiante está motivado a entrar en acción y su capacidad de pensar y aprender mejora notablemente.

    Ebook las habilidades para el siglo XXI - Pearson

     

    Ahora imagina este escenario:  

    Un estudiante ingresa a una sesión virtual sincrónica o clase presencial. El docente los recibe preguntando cómo están, les pide a todos que silencien sus micrófonos o que se callen y les dice que van a trabajar en el libro, por lo que solicita lo abran en la página “x”. 

    Esta información sensorial se interpreta como negativa y el estudiante se enoja, lo que apaga su “interruptor”. Esto significa que su pensamiento y motivación están desactivados o, al menos, significativamente rechazados. 

    La necesidad interna de moverse y de establecer una conexión social con sus compañeros ya no es apropiada.  

    Conexiones sociales, el sistema límbico y el aprendizaje

    Toda información sensorial se basa en la combinación de las experiencias previas con la situación actual; es el cerebro haciendo su trabajo. El sistema límbico es el “interruptor de luz” para el aprendizaje. 

    Las emociones pueden facilitar o interrumpir el aprendizaje. Lo que realmente causa una respuesta emocional es cómo el estudiante percibe la situación, pues toda situación desencadena neurotransmisores específicos que afectan el aprendizaje. 

    En todo el proceso, tienen que estar presentes los siguientes neurotransmisores: dopamina, noradrenalina, serotonina y glutamato. Por tal razón es importante el entorno y la conexión emocional que genera un docente para no alterar el deseo de aprender.  

    El sistema límbico también es como una señal de wifi que emite y recibe señales de otras personas. La bioquímica y las emociones de los estudiantes están reguladas por la conexión de las relaciones que establecen en el aula, ya sea virtual o presencial. 

    >>> Te puede interesar: La importancia de la educación socioemocional en los niños

    Cifras de estudiantes y sus emociones

     

    Para entenderlo mejor, te explicaremos cómo funcionan la conexión social y el aprendizaje: los estudiantes necesitan juegos y situaciones que involucren a otros para establecer una conexión social; esta estimula la motivación, la motivación impulsa el interés, el interés construye el funcionamiento ejecutivo del cerebro y este prepara el éxito en el aprendizaje académico.

    Según lo anterior, ¿qué acciones crees que podrías mejorar o implementar en tus aulas para mejorar el rendimiento de tus alumnos?

    A continuación, te compartimos algunos consejos que puedes aplicar en tus aulas de clase para que tus estudiantes logren engancharse mejor y desarrollar emociones positivas para su aprendizaje. 

    Consideraciones importantes para lograr mejores aprendizajes

    • Comienza todas tus clases generando asombro y fomentando la curiosidad, teniendo en cuenta los intereses de los estudiantes para lograr motivar, mantener el interés y alentar. 
    • Crea ambientes estimulantes, que enganchen y enciendan el sistema límbico. Es decir, basa tus clases en la sorpresa, la novedad, la relevancia, la disonancia cognitiva, la creatividad, el humor y el juego. Las emociones creadas en el sistema límbico llevan al aprendiz a participar de manera natural. 
    • Ten en cuenta que el sistema de recompensa libera dopamina. Cuando está presente, el alumno está más propenso a recordar; si está ausente no recordará. La dopamina trae una gran satisfacción en las conexiones sociales y es así como el aprendizaje tiene lugar. 
    • Como educador, debes hacer que todo aprendizaje emocione. Las emociones de los estudiantes los impulsan naturalmente a aprender, les dan esas grandes recompensas que los hacen volver por más y que contribuyen a que el aprendizaje sea permanente. Enciende el “botón de guardar” en el cerebro y garantiza los mejores aprendizajes para tus estudiantes.  

    ¿Te gustaría profundizar tu conocimiento en el aprendizaje y las emociones? Haz clic aquí y descarga de forma gratuita nuestro e-book: Las habilidades para el Siglo XXI – Aprendizaje socioemocional, donde conocerás los nuevos desafíos escolares y cómo puedes ayudar a tus alumnos a mejorar sus habilidades socioemocionales.

    Referencias bibliográficas
    • «La molécula de más: Cómo un solo químico en tu cerebro impulsa el amor, el sexo y la creatividad – y determinará el destino de la raza humana» de Daniel Z. Lieberman y Michael E. Long
    • Emotion: The On/Off Switch for Learning» de Priscilla Vail

    <strong>Marcela Alois</strong> | Pearson México
    Marcela Alois | Pearson México

    Coordinadora Consultoría Académica Español.
    Maestro: Crea ambientes estimulantes, engancha y enciende el interruptor de luz en tus estudiantes.

    Déjanos un comentario

    Suscríbete a nuestro blog

    y entérate de todas las novedades