¿Cómo identificar los distintos estilos de aprendizaje en los niños?

Identifica los estilos de aprendizaje en los niños Dirigidos a Maestros

Todos aprendemos de manera diferente de acuerdo con nuestras características individuales. Aprende a identificar los distintos estilos de aprendizaje de tus alumnos y las condiciones que les permiten desarrollar mejor sus habilidades.


Desde los años ochenta a la fecha se ha escrito muchísimo sobre los distintos estilos de aprendizaje y se han creado incontables modelos teóricos que buscan explicar las diferencias en la manera de aprender entre los individuos.

En este artículo veremos a grandes rasgos lo que se entiende por tipos de aprendizaje y cuáles son los modelos más aceptados por la pedagogía actual. Pero, sobre todo, algunas preguntas y estrategias clave para pasar de la teoría a la práctica y poder identificar en el aula cuál es la forma predilecta de aprender de cada alumno.

Más allá de conocer de memoria las formas de aprendizaje según los distintos autores reconocidos en este terreno, es fundamental desarrollar una intuición y una apertura permanentes para ofrecerle a cada estudiante un entorno de aprendizaje en el que pueda explotar al máximo sus herramientas personales y su motivación.

¿Qué son los estilos de aprendizaje?

ninos-estilos-de-aprendizaje

Durante siglos, el modelo académico tradicional privilegió una enseñanza altamente estructurada, teórica y en la cual los estudiantes eran elementos pasivos del proceso de aprendizaje: el docente dictaba y ellos tomaban notas y memorizaban. 

Se consideraba que los alumnos que no se adaptaban bien a este modelo eran sencillamente menos brillantes que los demás, y el diagnóstico de coeficiente intelectual (CI) o la inteligencia basada en este tipo de prácticas se aceptó por muchos años como el único válido. 

Sin embargo, en la segunda mitad del siglo pasado, dos fenómenos comenzaron a captar la atención de los pedagogos. Por una parte, quienes sacaban mejores notas en la escuela no siempre eran los más exitosos al enfrentarse a la vida real, y, por otra, personas con un historial académico muy “cuestionable” resultaban tener excelentes herramientas para progresar, innovar y forjar su propia carrera profesional. 

Esto, a su vez, dejó patentes dos cosas. En primer lugar, que el modelo de enseñanza tradicional y la evaluación a partir del mismo no funcionaba para todos ni era completamente confiable. Y en segundo lugar, que las personas pueden desarrollar conocimientos y habilidades en contextos muy diferentes. 

Diversos investigadores pusieron manos a la obra y pronto quedó patente que todas las personas aprendemos de manera diferente de acuerdo con nuestras características individuales. Por ejemplo, cómo usamos nuestros sentidos, cómo nos relacionamos con las nuevas experiencias, cómo preferimos interactuar con el entorno, etc. 

A estas diferencias individuales, que se expresaban en forma de patrones consistentes de respuesta a ciertos estímulos, se les denominó “estilos de aprendizaje”, y estos a su vez determinan cuáles son las condiciones más adecuadas para que un estudiante desarrolle conocimientos y habilidades.

¿Cuáles son los estilos de aprendizaje?

estilos-de-aprendizaje-ninos

Esta es una pregunta que no tiene una única respuesta, dado que existen diversas teorías al respecto. Por ejemplo, las llamadas Inteligencias Múltiples de Gardner (auditiva, visual, kinestésica, etc.), el modelo clásico de Kolb (convergente, acomodador, asimilador y divergente) o el de Alonso, Gallego y Honey (activos, reflexivos, pragmáticos o teóricos).

Además, todo indica que las personas no tienen un solo estilo de aprendizaje a lo largo de su vida o en diferentes situaciones, sino una combinación única de varios de ellos y que tienen que ver con factores cognitivos, emocionales, de crianza temprana, de predisposición biológica, contextuales, ambientales, etc. 

A continuación, veremos algunos de los estilos más importantes de distintos modelos. Es fundamental que el docente los utilice solo como una guía y no como moldes preestablecidos para “etiquetar” el estilo de aprendizaje de cada alumno.

Aprendizaje activo (adaptadores o “hacedores”)

icono-practicoSe manifiesta como un impulso por experimentar y entrar en contacto directo con experiencias nuevas sin necesidad de analizarlas demasiado, sin resistencias al cambio ni miedo a los retos. Por ejemplo, quienes en un laboratorio están más interesados por hacer el experimento que por conocer la teoría subyacente.

En algunas situaciones los estudiantes pueden tener un estilo de aprendizaje activo, mientras que en otras prefieren observar y reflexionar a la distancia.

Aprendizaje reflexivo (divergentes)

icono-auto-learningSe trata de una preferencia por observar una situación y absorber la mayor información posible sobre la misma antes de entrar en contacto con ella o pasar a la experimentación. Los estudiantes con un estilo reflexivo se desempeñan mejor en tareas que pueden ser analizadas a detalle antes de sacar conclusiones. También se caracterizan por una elevada creatividad.

Por ejemplo, los chicos con estilo de aprendizaje reflexivo primero averiguan todos los posibles resultados de un experimento con distintas variables antes de hacerlo.

Aprendizaje teórico (conceptualizadores)

icono-vocabularioEste estilo de aprendizaje se manifiesta con un elevado interés en comprender el “por qué” de las cosas y en integrar los hechos en teorías coherentes, sólidas y lo más completas posibles. Suelen darle prioridad a los datos o información disponible en el material académico, por encima de la observación directa de los hechos.

Esta clase de alumnos suelen dar por sentado que el experimento tendrá los resultados esperados y más bien se preocupan por entender exactamente qué provoca dichos resultados.

Aprendizaje pragmático (convergentes)

icono-proactividadLos estudiantes con este estilo de aprendizaje prefieren saber el “para qué” de las cosas, y están más motivados en lograr objetivos específicos que en integrar teorías abstractas. Generalmente, necesitan comprobar la información de primera mano y es fácil que pierdan el interés cuando no existen oportunidades para la experimentación directa o metas concretas. 

Siguiendo con el ejemplo del laboratorio, una vez realizado el experimento son los alumnos que típicamente preguntarán “¿y esto cómo se puede aplicar en la vida real?”.

Aprendizaje auditivo

icono-escucharAlgunos estudiantes aprenden mejor cuando escuchan la información o cuando viene acompañada de sonidos que puedan asociar con los conceptos. Por ejemplo, les es más fácil absorber y retener la lección si la dice el profesor que si la leen en un libro, y recuerdan mejor secuencias de sonidos o canciones que imágenes.

Aprendizaje visual

icono-ayudas-audiovisualesEs la contraparte del aprendizaje auditivo. A los alumnos con este estilo de aprendizaje puede costarles trabajo seguir el hilo de una lección oral, pero retienen y comprenden con gran facilidad textos gráficos e imágenes.

Aprendizaje kinestésico

icono-autonomiaEl alumno aprende y retiene mejor cuando su cuerpo entra en contacto directo con la experiencia y cuando puede vincular la información a un elemento tangible de su mundo físico. Por ejemplo, tendrán dificultades para entender el diagrama de una hipotenusa, pero comprenderán rápidamente el concepto si el profesor le permite encontrar hipotenusas reales en el salón de clase.

Aprendizaje verbal

icono-lenguajeA diferencia de los alumnos visuales, los estudiantes que se desenvuelven mejor con el lenguaje verbal de por medio, ya sea oral o escrito, tienen una gran facilidad para conectar hechos y conceptos abstractos siempre y cuando cuenten con una base lingüística a la cual anclarlos, independientemente de si los están escuchando o leyendo. También retienen mucho mejor cuando escriben ellos mismos la lección.

Aprendizaje lógico matemático

ideas-pearson-icono-compartir-ideasMientras que el aprendizaje verbal se basa en la estructura del lenguaje, los estudiantes con un estilo más lógico o matemático prefieren utilizar esquemas, ecuaciones y asociaciones visuales de conceptos abstractos, como los números y los símbolos.

Aprendizaje social o interpersonal

icono-trabajo-equipoSe refiere a los alumnos que aprenden más y mejor en contextos grupales o de trabajo en equipo. Comparten sus conclusiones con los demás y prefieren tomar en cuenta los puntos de vista de otras personas cuando aprenden o experimentan.

Aprendizaje intrapersonal

icono-honestidadAlgunos alumnos prefieren el silencio y la soledad para concentrarse mejor. Eso no significa que sean antisociales o introvertidos, sino que les es más fácil aprender y consolidar los conocimientos cuando no hay otras personas distrayendo.

 

Todos tenemos un estilo multimodal de aprendizaje. Como seres humanos, somos flexibles, únicos y adaptables, por lo cual no solo lo que a uno le funciona puede no funcionarle a otro, sino que puede haber cambios significativos en las preferencias y formas de aprendizaje a lo largo del tiempo.

¿Cómo identificar los diferentes estilos de aprendizaje?

ninos-aprendizaje-juntos

Partiendo de la filosofía de la educación inclusiva, es fundamental que los centros educativos, el diseño de los cursos, las aulas y demás entornos destinados a la enseñanza cuenten con herramientas y materiales que se puedan adaptar a todas las formas de aprendizaje. Pero ¿cómo saber exactamente qué necesita cada alumno en el día a día?

Idealmente, en la educación secundaria o media superior los estudiantes ya tienen cierto autoconocimiento que les permite identificar por sí mismos y elegir las maneras en que prefieren aprender, pero en el caso de los estudiantes de preescolar o primaria, tener a la mano las siguientes preguntas para personalizar la enseñanza puede ser de gran ayuda:  

  • ¿A qué tipo de estímulos responde el alumno con más entusiasmo e interés? ¿a las imágenes, a la música, a los juegos en los que debe moverse? 
  • ¿A qué objetos o materiales de estudio en el aula se acerca de manera espontánea? ¿a los materiales para dibujar, a los animales de peluche, o a los bloques para construir?
  • ¿Qué hace con la información o con los objetos que tienen a la mano? No es lo mismo usar una flauta para tocar una melodía que utilizar todas las flautas en el salón para construir una torre. 
  • ¿Qué tipo de juegos prefiere el estudiante? ¿juegos de competitividad, de cooperación, individuales o en grupo?

¿Cómo se orienta en el tiempo para realizar una actividad? ¿expresa primero los resultados que espera obtener en el futuro, o recurre a los conocimientos que obtuvo en el pasado? ¿planea cuidadosamente o se lanza de lleno a la acción?

Algunas preguntas o solicitudes que podemos hacerle directamente al alumno y que nos dan pistas muy valiosas sobre las metáforas, herramientas, temas o estímulos que prefieren, son:

  • ¡Muéstrame un perro / gato / canción / héroe, etc.!
    Ante estos requerimientos tan abiertos, un alumno puede elegir aterrizar el concepto de distintas maneras. Por ejemplo, ladrar o maullar como un animal, o buscar una representación física del mismo; cantar una canción, o escribir la letra de una, incluso ponerse a bailar mientras tararea. Puede dibujar a su héroe favorito o ponerse el abrigo a modo de capa y fingir que vuela por todo el salón.

  • ¡Ayúdame a inventar un juego nuevo!
    ¿Con qué tipo de estímulos y conceptos prefiere el alumno comenzar a construir el juego? ¿Se trata de un “juego mental” donde solo se requiere el ingenio de los participantes? ¿Es un juego de habilidad con las manos? ¿Se trata de una compleja representación de roles con elementos físicos de apoyo? ¿Es un juego gráfico? ¿verbal? ¿musical? ¿de una sola persona, de dos o más?

  • ¡Enséñame qué vas a hacer cuando crezcas!
    Nuevamente, el alumno puede dibujar a un astronauta en una hoja de papel, realizar una coreografía como un bailarín, buscar una bata y representarse como un médico, construir un edificio con bloques como si fuera un arquitecto, representar una llamada telefónica con su asistente como si fuera un ejecutivo de alto nivel, o simplemente platicar con lujo de detalle al profesor cómo va a ser un día en su vida cuando se convierta en un gran chef.

  • Cuéntame una historia
    Esta es una pregunta ideal para identificar no solo estilos de aprendizaje, también de comunicación. Algunos alumnos pueden contar su historia de forma oral, otros quizá la escriban en su cuaderno, o la dibujen en hojas de papel. Algunos utilizarán juguetes a modo de marionetas y otros más se pondrán de acuerdo con sus compañeros para representar la historia a modo de obra de teatro.

    Quienes elijan contar la historia de manera oral, quizá acompañen su narración de muchos movimientos, o quizá prefieran modular el tono de su voz para señalar los momentos importantes

 

Como puedes ver, conocer los estilos de aprendizaje de tus alumnos no solo es importante, también es muy enriquecedor y divertido. 

Recuerda que en Pearson contamos con gran variedad de soluciones y herramientas didácticas para el aula que te ayudan a personalizar la enseñanza de acuerdo con lo que mejor le funciona a cada estudiante, potenciando sus habilidades natas y mejorando su motivación y autoestima. 


banner-compartir-contenido-ideas-pearson3

 

 

Referencias

Gardner, H., & Everest, S. F. (2020). Estructuras de la mente. La teoría de las inteligencias múltiples (3.a ed.). Fondo de Cultura Económica.

Alonso, C., Gallegos, D., y Honey, P., (1994). Los Estilos de Aprendizaje Procedimiento de Diagnóstico y Mejora. Ediciones Mensajero S.A. Bilbao. España

Aprender a aprender (2002 c). Como Trabajamos con la Información Disponible en http://www.galeon.com/aprenderaaprender/Kolb/kolb.htm 

Askew, M., (2000). Cinco Modelos de Estilos de Aprendizaje disponible en http://members.tripod.com/elhogar/2000/200010/cinco_modelos_de_estilos_de_aprendizaje.htm. 

Mato, M., (1992). Los estilos de aprendizaje y su consideración dentro del proceso Enseñanza-Aprendizaje.

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades