Analfabetismo funcional: ¿cómo combatir al enemigo desde las aulas?

analfabetismo funcional en las aulas Dirigidos a Maestros

Saber leer es una llave que abre infinidad de oportunidades, pero muchas personas no tienen las herramientas cognitivas, sociales y culturales complementarias que permiten aprovechar esa llave para alcanzar un mejor nivel de vida. Descubre cómo evitar el analfabetismo funcional en tus aulas.


De acuerdo con la Unesco, de 1990 a 2016 América Latina logró incrementar su porcentaje de alfabetización del 85% al 94%. Sin embargo, el analfabetismo funcional es un problema que persiste, ya que más de la mitad de los jóvenes que egresan de la secundaria no tienen la capacidad lectora mínima requerida.

Además, el 20% de los adultos en Latinoamérica son analfabetas funcionales y hoy en día hay diecinueve millones de jóvenes en la misma situación.

 

Sin duda, el analfabetismo funcional es un reto multidimensional que demanda soluciones integrales, como políticas gubernamentales enfocadas en evitar la deserción escolar y una mejor capacitación docente.

Por nuestra parte, hoy revisaremos cinco estrategias para prevenir y combatir el analfabetismo funcional a partir de la lectura, las cuales pueden promoverse desde el aula.

¿Qué es el analfabetismo funcional?

nina-analfabetismo-funcional

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la alfabetización (o el alfabetismo funcional) como “la habilidad de entender, evaluar, usar y vincularnos con textos escritos para participar en la sociedad, alcanzar metas personales y desarrollar nuestro propio conocimiento y potencial”.

Las personas analfabetas son incapaces de leer o escribir. Por su parte, el analfabetismo funcional es la dificultad que, aún sabiendo leer, experimentan algunas personas para entender el significado de los textos. Un analfabeto funcional:

  • Es capaz de producir los sonidos que representan las letras y las palabras, pero no de extraer información clave de lo que están leyendo.
  • No puede entender en una primera lectura o escribir de manera correcta una frase simple relacionada con la vida cotidiana. Mucho menos una que implique lenguaje complejo, técnico o especializado. 
  • Se confunde fácilmente con el significado de dos palabras que se escriben distinto, pero suenan muy similares. 
  • Tiene grandes dificultades para leer y entender la etiqueta de un medicamento, un estado de cuenta, comparar las ventajas y desventajas de dos productos similares o llenar una solicitud de empleo, entre otras.
  • No pueden seguir el ritmo de los subtítulos de un programa o película en otro idioma, usar un diccionario o leer un mapa.  

Por ejemplo, un analfabeto funcional es perfectamente capaz de leer en voz alta la frase “El noventa y cuatro por ciento de las personas en Latinoamérica saben leer y escribir”. Pero si le preguntamos, “¿Cuántas personas de cada 100 son analfabetas?”, no sabrá qué respondernos. Y si le decimos la respuesta (seis personas), no entenderá cómo se vincula con la frase anterior.

Es decir, tiene la información enfrente y puede leer las palabras, pero no sabe interpretarla. 

Otra de las particularidades del analfabeto funcional es que genera una profunda falta de interés en temas políticos, sociales o científicos, llevando al individuo a interesarse solo en tópicos banales o de entretenimiento.

Es fácil dejarnos llevar por el prejuicio de que los alumnos en instituciones de educación privada están a salvo del analfabetismo funcional, pero esto no es del todo cierto; este problema puede afectar a estudiantes de todos los niveles y sectores económicos, especialmente cuando la falta de interés por la lectura se combina con alguna dificultad cognitiva como la dislexia.

¿Por qué es importante combatir el analfabetismo funcional?
nino-aprendiendo-escribir

Sin la habilidad de comprender el sentido de lo que leemos y de integrar ese conocimiento con nuestro bagaje previo, es muy difícil progresar en la vida. El analfabetismo funcional es una de las muchas consecuencias negativas de una educación precaria o que se abandona anticipadamente. 

Por ejemplo, las tasas de deserción en el nivel secundaria son bastante elevadas en todo Latinoamérica, lo cual genera millones de ciudadanos que técnicamente saben leer, pero aún no “aprendieron a aprender” ni tienen desarrollada la lectura crítica.

De acuerdo con la Unesco, la falta de comprensión lectora es una especie de discapacidad que impide al individuo insertarse adecuadamente en la sociedad y hacer valer su ciudadanía. El analfabeto funcional experimenta grandes dificultades para:

  • Participar en los procesos democráticos de su comunidad de manera informada. Por ejemplo, no puede analizar las propuestas formales de los candidatos ni su trayectoria política. 
  • Conocer, comprender y hacer valer sus derechos. Por ejemplo, no sabe que nadie puede amenazar con una detención sin una orden de aprehensión o flagrancia justificada.
  • Discernir entre la información de calidad y aquella que no es confiable. Por ejemplo, no puede diferenciar entre un panfleto publicitario de un producto milagro y un texto con consejos de salud. 
  • Velar por su propio bienestar físico y psicológico, así como de quienes le rodean. Por ejemplo, no puede ofrecer una nutrición adecuada a un niño, porque no sabe interpretar la información sobre el exceso de azúcar en las etiquetas de los productos. 
  • Acceder a la movilidad social: En la era de la información, cada vez más empleos requieren sólidas habilidades de comprensión lectora. Aquellos empleos que no la requieren generalmente se encuentran en sectores muy mal pagados como la construcción, la maquila y la agricultura. 

Adicionalmente, no poder comprender lo que significa la información en los periódicos, las facturas o incluso las notificaciones en oficinas de administración pública puede dejar muy vulnerables a las personas frente a abusos de individuos malintencionados.

Por otra parte, se ha comprobado que, a mayores niveles de alfabetización, mejoran aspectos sociales e individuales como la autoestima, los valores democráticos, la apertura cultural, la salud de los niños y los ingresos en la edad adulta.

5 maneras el combatir el analfabetismo funcional mediante la lectura

nina-leyendo-frente-clase

Incrementar la calidad y duración de la educación que les damos a los niños y jóvenes es la mejor manera de combatir el analfabetismo funcional. A nivel de las instituciones y los docentes, una de las mejores formas de lograrlo y que se encuentra más a la mano es promover el amor por la lectura. 

Mientras más tempranas sean las intervenciones para fomentar la lectura, más eficientes tienden a ser, ya que tienen un mayor impacto en el cerebro en desarrollo. Por eso, las instituciones de enseñanza nivel K12 deben poner especial énfasis en el desarrollo de habilidades lectoras. 

Estas son algunas de las acciones que se pueden tomar desde las aulas:

  1. Integrar la lectura en un contexto de aprendizaje significativo

    icono-ideas-pearson-motivacionTodos los amantes de la lectura concuerdan en que sentarse a leer un buen libro es, en sí misma, una actividad placentera y provechosa. Sin embargo, para que la lectura se convierta en un hábito de por vida, es necesario que los alumnos aprendan desde pequeños las muchas formas en que la lectura puede ser útil para:

    • Resolver problemas de la vida cotidiana
    • Alcanzar sus metas y objetivos personales
    • Moldear su propia identidad
    • Convivir armoniosamente con los demás 
    • Tener un impacto positivo en los problemas más relevantes de su comunidad

    La lectura, en un contexto de aprendizaje significativo, sigue la premisa de que cualquier texto que le demos al alumno, literario o académico, debe poder transformarse en información útil, relevante y que tenga sentido integral para él. 


    Por ejemplo, imaginemos que estamos leyendo en clase un cuento infantil en el que la protagonista debe tomar decisiones de índole moral, en las cuales puede priorizar intereses individuales o colectivos, digamos: comerse ella sola un pastel o compartirlo con sus hermanos. 


    Si dejamos que los alumnos lean el cuento de corrido y luego pasamos a otra actividad en clase, quizá los hayamos entretenido un rato. Pero habremos dejado pasar la valiosa oportunidad de transformarlo en aprendizaje significativo. En cambio, si hacemos pausas con preguntas como:


    • ¿Crees que la protagonista compartirá el pastel o se lo comerá sola? ¿Por qué?
    • ¿Ustedes qué hubieran hecho? ¿Por qué?
    • ¿Qué hubiera pasado si la protagonista hubiera hecho lo contrario? ¿Cómo habría terminado la historia?
    • ¿Qué crees que pase cuando sus hermanos tengan un pastel? ¿Lo compartirán con ella?

    Para alumnos un poco mayores, otra forma de integrar la lectura con el aprendizaje significativo es plantearles un reto interesante, por ejemplo, hacer un volcán de laboratorio; darles una bibliografía seleccionada de acuerdo a su nivel y dividirlos en equipos bajo la consigna de que todo lo que necesitan para resolver el problema está en esos textos y el equipo que lo logre antes ganará una recompensa.

  2. Ofrecer lecturas personalizadas

    icono-ideas-pearson-lecturaSi bien podemos comunicar con el ejemplo que leer sirve para muchas cosas, no hay nada mejor que demostrarle al alumno que, sobre todo, sirve para que aprenda sobre los temas y actividades que más le llaman la atención. 


    Es difícil ofrecer lecturas personalizadas si no nos damos el tiempo de conversar con cada estudiante y sondear cuáles son sus intereses y cuál es su contexto. Por ello, el simple hecho de administrar mejor nuestro tiempo como docentes para abrir estos espacios es una forma de combatir el analfabetismo funcional.

  3. Desvincular la lectura de emociones negativas

    icono-auto-learningLa mayoría de los analfabetos funcionales construyeron desde la infancia asociaciones negativas con la lectura, así como posteriores resistencias psicológicas. 

    Esto se debe a que no entender los textos representa una amenaza para la autoestima y el bienestar del individuo. En muchos casos, el mecanismo de defensa es sencillamente despreciar todo lo que tenga que ver con la literatura o tomar una postura de indefensión aprendida: “yo nunca voy a poder leer como los demás”.

     

    Por eso, es fundamental que los estudiantes interpreten el aprender a leer y escribir correctamente no como una obligación, sino como un derecho humano que les permitirá integrarse a la sociedad y explorar todo su potencial individual.

    Gran parte de ello tiene que ver con evitar avergonzar o humillar al alumno que aún no puede leer bien. Pero también con ofrecer suficiente retroalimentación positiva cada vez que el niño logra un objetivo de comprensión lectora, por pequeño que este parezca.

  4. Promover diferentes tipos de lectura

    icono-ideas-pearson-tarea-deberAsí como es importante que los niños y jóvenes tengan acceso a literatura congruente con sus intereses, también es fundamental que comprendan que un texto puede tener miles de funciones distintas, que algunos son más relevantes, útiles, confiables o inspiradores que otros y que la variedad de temas que abarcan es virtualmente infinita.


    Nunca sabemos cuándo el acceso a un texto en particular puede despertar en un joven un nuevo interés o sentido de vida. Por eso, los textos literarios, académicos y periodísticos, el ensayo, el cuento y la poesía, por mencionar solo algunos, no pueden faltar en su desarrollo.

  5. Estimular el uso de dispositivos móviles para la lectura

    icono-ayudas-audiovisualesLos niños y jóvenes difícilmente van a dejar de usar sus dispositivos digitales, como ya han comprobado miles de docentes y padres de familia alrededor del mundo. Gran parte del problema es que el contenido en las redes sociales, que es el que más consumen, se adapta perfectamente al analfabetismo funcional. Es decir, no demanda que sigan mejorando sus habilidades lectoras.


    Tenemos que enseñarles a los estudiantes que los celulares y las tablets también sirven para leer libros, artículos y publicaciones científicas. Una gran forma de motivarlos es  explicarles que un celular común y corriente puede contener una biblioteca de hasta 6,000 volúmenes, siempre disponible para ellos. Eso sin mencionar la gran cantidad de lecturas en línea a las que pueden acceder por medio de una biblioteca virtual.

     

Se ha defendido mucho la necesidad de proteger al libro impreso y claro que es importante, pero también es necesario que los niños se acostumbren a leer textos largos en sus dispositivos porque, al final del día, estos son los que tiene a la mano la mayor parte del tiempo. 

Es importante recordar que, aunque la mayor parte del analfabetismo funcional en el mundo deriva de problemas educativos y socioculturales, un porcentaje considerable es resultado de algún desorden cognitivo o lingüístico, especialmente de la dislexia. Del mismo modo, dificultades en el habla pueden confundirse con este problema. 

Los docentes deben contar con el entrenamiento y la sensibilidad necesaria para identificar estas situaciones en los estudiantes y poder canalizarlos al apoyo especial que necesitan para nivelarse. 

En Pearson queremos invitarte a queconozcas Circuito de Lectores,una de nuestras soluciones más innovadoras para enseñar a leer a tus alumnos, al mismo tiempo que desarrollan habilidades estratégicas para comprender y aprovechar mejor lo que leen. 

Circuito de Lectores es una plataforma alineada con las recomendaciones de las instancias internacionales y con los estándares de la prueba PISA, especialmente diseñada para que tus alumnos fortalezcan las habilidades referenciales, inferenciales y críticas de la lectura, así como sus competencias socioemocionales.


Referencias

Martínez, Rodrigo; Trucco, Daniela; Palma, Amalia (2014) El analfabetismo funcional en América Latina y el Caribe: Panorama y principales desafíos de política. CEPAL, Serie Políticas Sociales No. 198. Extraído de: https://repositorio.cepal.org/handle/11362/36781

Vágvölgyi, R., Coldea, A., Dresler, T., Schrader, J., & Nuerk, H. C. (2016). A Review about Functional Illiteracy: Definition, Cognitive, Linguistic, and Numerical Aspects. Frontiers in psychology, 7, 1617. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2016.01617

UNESCO (2006). “Why Literacy Matters,” in Education for All. Literacy for Life ed. UNESCO (Paris: UNESCO Publishing; ) 135–145. [Google Scholar]

UNESCO (2015). Adult and Youth Literacy. UIS Fact Sheet. Paris: UNESCO Institute for Statistics. 

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades