6 tips para aprovechar al máximo la era del aprendizaje híbrido

  • Fecha de publicación: 18 de marzo de 2022
tips para aprovechar la era del aprendizaje hibrido
Dirigidos a Maestros
Tiempo de lectura: 8 min.

En el regreso a la nueva normalidad, el aprendizaje híbrido se está convirtiendo en el estándar de la educación, pues combina practicidad y seguridad. Sin embargo, para muchas instituciones aún representa un gran desafío adaptarse a él.


Gracias al aprendizaje híbrido, las escuelas y los alumnos pueden aprovechar lo mejor de dos mundos: la educación presencial tradicional y la educación digital a distancia. 

Hoy revisaremos qué es la educación híbrida, cuáles son sus características y ventajas principales y, sobre todo, 6 maneras de sacarle el máximo provecho posible en tu institución.

¿Qué es el aprendizaje híbrido o B-learning?

icono-dudaLa educación híbrida, también llamada Blended Learning (B-learning), aprendizaje semipresencial, mixto o combinado, se refiere a un modelo que combina clases presenciales y a distancia

Aunque ya existía antes de la pandemia, sobre todo en instituciones que apostaron de manera temprana por la tecnología, su adopción se ha generalizado desde que diversos países organizaron un retorno escalonado a las aulas para mitigar los riesgos de contagio.

Si bien el B-learning, en teoría, representa la solución más favorable para el contexto global actual, en la práctica aún existen brechas importantes entre lo que es y lo que debería ser. Estas brechas se relacionan especialmente con el uso y disponibilidad de las tecnologías adecuadas, la conectividad y las habilidades tecnológicas de docentes, alumnos y padres de familia.

¿Cuáles son las características del aprendizaje híbrido?

caracteristicas-aprendizaje-hibrido

Podemos decir que la característica principal de este tipo de enseñanza es su alto nivel de flexibilidad. Es decir, lo más importante es que los recursos físicos y virtuales, así como los tiempos y los contenidos, se administren del mejor modo posible de acuerdo a las necesidades particulares de los estudiantes y las familias. 

Entre otros elementos, la educación híbrida consta de:

  • Aprendizaje sincrónico (alumnos y docentes interactuando juntos al mismo tiempo) y asincrónico (alumnos y docentes realizando actividades individuales en momentos distintos).
  • Clases presenciales en aulas y espacios físicos de aprendizaje. 
  • Clases remotas en ambientes virtuales de aprendizaje.
  • Tecnologías que habilitan la comunicación entre docentes y alumnos.
  • Contenidos digitales disponibles 24/7 para el aprendizaje autónomo.
  • Interacciones unidireccionales, bidireccionales y multidireccionales entre docentes y alumnos. 

La idea central del concepto b-learning es ampliar, fortalecer y brindar continuidad al proceso de enseñanza y aprendizaje para que los factores espaciotemporales y de salud no representen una barrera para continuar con la formación.

6 maneras de optimizar tu modelo de aprendizaje híbrido

beneficios-aprendizaje-hibrido

Para asegurar la competitividad, cada institución debe evaluar qué tipo de herramientas tecnológicas y metodológicas son adecuadas para ofrecer planes educativos lo más adaptados a la situación de los alumnos y sus familias. Por supuesto, sin que se pierda la calidad o la relevancia en el proceso. Esto va a depender de factores como:

  • La disponibilidad de los alumnos para asistir a clases presenciales.
  • El espacio disponible en las aulas para acoger a cierto número de estudiantes de manera segura.
  • La cantidad de presupuesto familiar para la adquisición de herramientas tecnológicas (laptops, tablets, cámaras inteligentes, diademas, etc).
  • El presupuesto con el que cuenta la institución para implementar nuevas tecnologías educativas o EdTech (salones y pizarrones inteligentes, entornos digitales de aprendizaje, bibliotecas virtuales, herramientas de automatización, etc). 

Siempre con base en lo anterior, las instituciones pueden echar mano de las siguientes estrategias para integrarse mejor a la era del aprendizaje híbrido:

  1. Elegir el sistema de gestión de aprendizaje virtual adecuado

    icono-decisionHoy en día, existen numerosas opciones en distintos rangos de precio y funcionalidades, para plataformas tipo Moodle o LMS (Learning Management System). Incluso hay alternativas gratuitas y de código abierto. 


    Es importante que las instituciones comiencen a ver esta herramienta de la educación híbrida como un activo igual de importante que las instalaciones o el personal docente; por tanto, implica una inversión consciente y bien planeada, tomando en cuenta de manera realista los recursos humanos, técnicos y de presupuesto de los que se dispone.


    Si contamos con especialistas en programación, diseño instruccional y personal docente con elevadas habilidades tecnológicas, podemos optar por sistemas LMS genéricos para configurar nosotros mismos los contenidos y las evaluaciones. 


    En caso contrario, cuando la institución aún no está 100% familiarizada con estas tecnologías y no cuenta con expertos internos en el tema, lo mejor es adquirir una plataforma de aprendizaje “hecha a medida”, intuitiva y muy sencilla de usar. 


    Sea cual sea la elección, es fundamental optar por un sistema LMS escalable, es decir, que realmente pueda crecer y expandirse de la mano de la oferta académica y la cantidad de matrícula de la escuela.
  2. Administrar correctamente los contenidos y las actividades

    icono-ideas-pearson-tarea-deberEn el modelo híbrido, las oportunidades de convivir en persona con compañeros y maestros son menos que en el modelo de aprendizaje tradicional. Por ello, es importante aprovechar estos espacios con actividades que pueden beneficiarse más de la interacción física


    En general, al planear nuestras clases y rutas de aprendizaje, debemos priorizar los debates, las actividades de pensamiento crítico en equipo, los experimentos supervisados, la retroalimentación y los desafíos en los momentos presenciales y síncronos. 


    Por su parte, las lecturas, tareas, contenidos audiovisuales y la investigación pueden dejarse para el aprendizaje individual y asíncrono desde el hogar. Cuando sean necesarias asesorías personalizadas para la nivelación o revisión de dudas particulares, se puede recurrir a sesiones uno a uno entre el alumno y el docente o tutor, o en grupos más reducidos.

  3. Recurrir a distintas modalidades de contenido

    icono-ayudas-audiovisualesEstá comprobado que las personas tenemos distintos estilos de aprendizaje dinámico (visual, auditivo, kinestésico, lógico, experiencial, etc). Una de las principales ventajas de la educación híbrida y a distancia es que nos permite adaptar la enseñanza a las características de cada alumno por medio de contenidos en diferentes formatos. 


    Existen muchos tipos de recursos que podemos aprovechar para que nuestros alumnos elijan aquellos que más les facilitan entender y retener la información. Algunos de ellos son:

    • Textos breves 
    • Infografías
    • Videos
    • Libros interactivos
    • Juegos 
    • Audios
    • Recorridos virtuales
    • Presentaciones
  4. Contar con una biblioteca virtual muy completa

    icono-aprendizaje-rapidoLas bibliotecas virtuales permiten la consulta y descarga de contenidos de alto nivel académico en formato digital. Desde hace algunas décadas son un recurso invaluable para las instituciones y los alumnos, pero en la era del aprendizaje híbrido se han convertido en una necesidad básica de las escuelas. 


    Además de la obvia ventaja económica que ofrecen, pues disminuyen la inversión que deben realizar las familias en libros de texto de tapa dura, las copias digitales de los libros pueden subrayarse, guardar anotaciones e incluso contener actividades interactivas. 


    Las bibliotecas virtuales como la de Pearson son entornos digitales de consulta altamente personalizables, es decir, pueden adaptarse a la línea visual de cada colegio para ofrecer una experiencia de aprendizaje remoto más homogénea.

     

  5. Convertir los salones en aulas inteligentes

    icono-internetLas aulas inteligentes son espacios de aprendizaje que, al combinar las ventajas del entorno físico y el digital, sirven como vértice entre la enseñanza presencial y remota del modelo híbrido. Algunas de las tecnologías que pueden integrarse en un salón inteligente son:


    • Pizarrones interactivos: además de que ahorran mucho tiempo a los docentes, los modelos más recientes se pueden conectar a los dispositivos de los alumnos remotos, de tal forma que les permiten mirar la lección sin ningún problema, e incluso participar en ella junto con sus compañeros en modalidad presencial.

    • Cámaras inteligentes 360°: este tipo de dispositivos están diseñados para las clases que combinan alumnos presenciales y remotos, y pueden girar 360° para seguir al docente e incluso para enfocar a un alumno que esté participando. De esta manera, quienes están tomando la clase a distancia pueden disfrutar de una experiencia mucho más inmersiva.

    • Audio e iluminación: en un aula inteligente, la iluminación está diseñada para que la cámara pueda transmitir una imagen nítida y de calidad a los alumnos remotos. Además, el sistema de audio generalmente consta de un auricular bluetooth que permite al docente hablar con naturalidad mientras se mueve y asegurar que cada estudiante escuche perfectamente lo que dice.

    • Pantallas bidireccionales: Para que los alumnos remotos participen al máximo en la clase, pueden utilizarse pantallas y bocinas adicionales, de modo que el resto de sus compañeros puedan verlos tal y como si estuvieran en el salón.

     

  6. Utilizar herramientas de monitoreo a distancia o dispositivos dedicados

    icono-mobileUno de los retos más complejos para los docentes en la educación a distancia, especialmente en niveles desde primaria hasta bachillerato, es evitar que los alumnos se distraigan con otras actividades, ya sea en el mismo dispositivo en el que están tomando la lección o fuera de él. 


    Además, en las evaluaciones aumenta el riesgo de que los alumnos hagan trampa, por ejemplo buscando en internet la respuesta a los exámenes.


    Para evitar que esto ocurra, la mejor alternativa es recurrir a dispositivos dedicados, es decir, exclusivos para actividades académicas y que bloqueen la navegación en sitios ajenos a ellas. Si esto no es posible, se puede recurrir a herramientas de monitoreo remoto a la actividad de los alumnos para garantizar que no incurran en malas prácticas.

Recuerda que en Pearson contamos con las herramientas que necesita tu institución para dar el salto definitivo hacia un modelo B-Learning competitivo y de calidad. Déjate guiar y conoce nuestra maravillosa plataformaK-12 Digital.


Referencias

Osorio G, Luz Adriana. Ambientes híbridos de aprendizaje: elementos para su diseño e implementación. Universidad del Tolima: http://idead.ut.edu.co/Aplicativos/PortafoliosV2/PAAEAD/materiales/documentos/u3/Uno.pdf

Graham, C. R. (2006). Blended learning systems. definition. current trends, and future directions. The handbook of blended learning: Global perspectives, local designs. San Francisco: Pfeiffer

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades