4 estrategias pedagógicas para la educación basada en competencias

estrategias pedagogicas para la educacion basada en competencias Educacion del futuro

La educación basada en competencias busca detonar la sinergia entre los conocimientos, las habilidades y las actitudes para que los alumnos aprendan a desarrollar por sí mismos herramientas para resolver problemas con éxito.


La educación basada en competencias, como estrategia integral de desarrollo humano, apunta a la formación de profesionales que no solo dominan los conocimientos y metodologías propios de su disciplina, sino que cuentan con una serie de recursos transversales y habilidades blandas que les permiten enfrentar retos complejos y adoptar un rol positivo y relevante dentro de su comunidad.

La evaluación por competencias ya es parte de muchos procesos de reclutamiento en la industria 4.0, lo que significa que fortalecer las competencias básicas en tus alumnos los dotará de mejores herramientas para el éxito en el mundo laboral. Hoy veremos a detalle qué diferencía a una competencia de un simple conocimiento o habilidad, y cuatro estrategias prácticas para comenzar a aplicar la enseñanza por competencias en el aula.

¿Qué es la educación basada en competencias?

De acuerdo con el Dr. David MacClelland, pionero en el tema, las competencias son “la capacidad de desarrollar eficazmente un trabajo, utilizando conocimientos, habilidades y destrezas, así como atributos que faciliten solucionar situaciones contingentes y problemas”.

Dicho de otra manera, una competencia no es un “saber hacer algo estático”, es más bien una orientación actitudinal y psicosocial en acción y evolución constante

habilidades-de-educacion-basada-en-competencias

Por ejemplo, saber utilizar paquetería básica de ofimática no es en sí misma una competencia, es una habilidad específica. Lo que sí es una competencia en toda regla es una actitud de curiosidad y entusiasmo frente a la tecnología, que se refleja en patrones de autoaprendizaje y actualización constante con herramientas de software que le permitan a la persona hacer su trabajo con mayor eficiencia. 

La educación basada en competencias busca justamente detonar la sinergia entre los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores para que el alumno aprenda a desarrollar por sí mismo las herramientas necesarias para resolver problemas o tareas complejas mediante la acción, en diferentes escenarios, no solo con éxito, también con sentido de responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás.

¿Cuál es la relación del aprendizaje significativo con la enseñanza por competencias?

Si bien el concepto de “competencias” existe desde los años sesenta, fue hasta los años noventa que comenzó a fomentarse un modelo educativo basado en este enfoque. Uno de sus antecedentes más importantes fue una Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI auspiciada por la UNESCO y encabezada por el economista Jacques Delors, quien definió en su informe de 1996 los cuatro pilares más importantes que debían dirigir la enseñanza: 

  • Aprender a conocer, es decir, a adquirir los instrumentos de la comprensión
  • Aprender a hacer, para poder influir sobre el propio entorno
  • Aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás
  • Aprender a ser, como un proceso fundamental que condensa los tres anteriores

Estos cuatro puntos cardinales (saber, saber hacer, saber ser y saber estar) son una de las bases de la educación por competencias, y al mismo tiempo coinciden con los principios del aprendizaje significativo. Veamos sus características.

Características del aprendizaje significativo

  • Relevante
    icono-decisionSignifica que el alumno puede relacionar los conocimientos y habilidades que está adquiriendo con situaciones o hechos de la vida cotidiana. Por ejemplo: problemas que se pueden resolver, métodos que pueden optimizarse o necesidades que pueden ser mejor abordadas. 
  • Activo
    icono-innovacionQuiere decir que la aplicación práctica del conocimiento en el contexto de la enseñanza tiene una importancia igual o superior a la teoría o la simple absorción y memorización de datos.

  • Constructivo
    ideas-pearson-icono-compartir-ideasEl aprendizaje nuevo se vincula con los conocimientos previos y amplía de manera potencial el panorama de acción, las herramientas personales y el criterio del alumno.
  • Participativo
    icono-trabajo-equipoLa dimensión social del aprendizaje no solo abarca la adquisición de las competencias en un contexto grupal o de trabajo en equipo, también una actitud de responsabilidad hacia nosotros mismos y hacia los demás, implícito en nuestras acciones y actitudes hacia el mundo. 

Bajo esta misma línea, en la enseñanza por competencias no interviene solo la adquisición de conocimiento, también su valoración ética, así como la voluntad, la afectividad y la personalidad del estudiante, por lo cual el aprendizaje significativo es una condición sine qua non para el desarrollo de competencias

¿Cuáles son los beneficios de la enseñanza por competencias?

beneficios-ensenanza-por-competencias

Desarrollar competencias estratégicas para el contexto socioeconómico actual no solamente impacta al individuo en su dimensión laboral, también lo ayuda a desarrollarse como persona bajo un enfoque integral y humanista. Algunas de las ventajas específicas de este modelo educativo son:

  • Los alumnos comprenden a cabalidad la utilidad práctica de los contenidos, lo cual incrementa sustancialmente su motivación
  • La adquisición constructiva y aplicación práctica de conocimientos potencia la autoconfianza, la autoestima y el autoconcepto 
  • La reflexión crítica y la toma de postura sobre el proceso de aprendizaje permiten desarrollar la habilidad “aprender a aprender”
  • Casi todas las competencias implican el desarrollo y fortalecimiento de habilidades blandas
  • La enseñanza por competencias alimenta una actitud positiva frente a los retos y disminuye las resistencias al cambio
  • Sus objetivos son congruentes con los relacionados al desarrollo sustentable, la equidad, la inclusión, los derechos humanos, etc.

Es altamente personalizable, ya que los estudiantes son evaluados según el nivel de dominio que tienen sobre una competencia utilizando una combinación única de recursos, y no sobre una base curricular homogénea que no considera los distintos estilos de aprendizaje.

Algunos ejemplos de competencias que pueden fortalecerse con esta metodología son: comunicación asertiva, pensamiento crítico, resolución de problemas, responsabilidad social, innovación tecnológica, autogestión laboral, etc.

¿Cómo aplicar la educación basada en competencias en tu institución?

La planeación de situaciones didácticas para el desarrollo de competencias siempre va a requerir que tomemos en cuenta los conocimientos previos del alumno y la “zona próxima de aprendizaje”, es decir, situaciones u objetivos que le generen un reto, pero que sean perfectamente alcanzables con las herramientas actuales disponibles, tanto cognitivas como pedagógicas. 

Entre las actividades académicas que por su naturaleza fomentan el aprendizaje por competencias, especialmente cuando gozan de una guía consciente e informada por parte del docente, están:

  1. Aprendizaje basado en problemas o Design thinking
    design-thinking-educacion-basada-competencias

    En este caso, todo el aprendizaje gira en torno a la resolución de un problema o una necesidad práctica de la vida real. El objetivo por alcanzar es, en sí mismo, algo capaz de dotar de sentido y motivación genuina a todo el proceso. De allí deriva una actitud activa y consciente por parte del alumno, que busca recursos por su cuenta y experimenta diferentes enfoques mientras que el docente es solo una guía facilitadora. 


    Es importante aclarar que aunque “ser solamente una guía facilitadora” puede sonar simple, no lo es. Se requiere mucha más intuición y experiencia para promover el proceso natural de aprendizaje de cada alumno que para dirigirlo de manera estricta e inflexible.


    Un ejemplo de aprendizaje basado en proyectos puede ser explicarles a los alumnos que hay miles de personas en determinada región que no tienen acceso a agua potable, e invitarlos a desarrollar soluciones que puedan combatir efectivamente esta problemática. 


    Los alumnos tendrán que familiarizarse con la geografía de la región, la química de la “potabilidad”, el contexto cultural de esa comunidad, el tipo de recursos económicos a los que tienen accesos, la ingeniería de los equipos de recolección o filtrado del agua, entre otras cosas, 


    Por otra parte, se sensibilizarían ante otras realidades más desfavorecidas, adquiriendo un mayor sentido de la justicia y la responsabilidad social.

  2. Role playing
    actividades-educacion-basada-competencias

    Esta actividad se basa en simular en equipo alguna situación desafiante, tradicionalmente una a la cual se enfrentarán los estudiantes tarde o temprano en la vida real. Su objetivo se considera integral y apto para la enseñanza por competencias porque no solo permite entrenar en procedimientos y guiones socialmente aceptados, también desarrollar sensibilidad, empatía y flexibilidad de respuesta.


    Por ejemplo, podemos pedirles a nuestros alumnos que simulen una mesa de expertos que están poniéndose de acuerdo en la manera de invertir el presupuesto destinado a educación. En este caso, cada uno tendría que identificar una acción necesaria y ser capaz de explicarla, defenderla y convencer a los demás. 


    Entre las habilidades que ejercita el role playing (o juego de roles) destaca la comunicación, el pensamiento crítico, la creatividad y el liderazgo, pero al mismo tiempo demanda un conocimiento teórico confiable de factores históricos, sociales, económicos, etc.
  3. Investigación
    investigacion-educacion-basada-competencias

    Los proyectos de investigación son altamente recomendables para la enseñanza por competencias siempre y cuando se enfoque en descubrir las causas o el “por qué” de alguna situación relevante en la vida de los estudiantes.


    Por ejemplo, podemos pedirles que dediquen la semana a averiguar por qué los hombres y las mujeres perciben sueldos porcentualmente distintos, o por qué las empresas pueden explotar tantos recursos naturales escasos, como el agua, con aparente impunidad.


    Las actividades de investigación son especialmente útiles para aprender a aprender y para desarrollar habilidades de comunicación fundamentales como la síntesis. También permiten que los alumnos se involucren realmente con la realidad más allá de la mera teoría. 

  4. Debates

    debate-educacion-basada-competencias
    Enfrentarnos a creencias y posturas distintas a las propias es parte inevitable de la vida, pero también es algo sumamente positivo cuando aprendemos que una diferencia de opinión puede ser una enorme oportunidad para enriquecer los conocimientos y la visión de ambas partes


    Sentirnos cómodos con la pluralidad y al mismo tiempo ser capaces de defender nuestra ideología es una competencia de gran valor en el contexto social actual. Por eso las actividades de debate consciente y respetuoso son muy recomendadas en este modelo de enseñanza. 


    Lo ideal es partir de posturas genuinas, a diferencia de los debates estudiantiles tradicionales en los cuales se impone una causa a defender a los distintos equipos, independientemente de lo que en el fondo crean. 


    Por ejemplo, podemos preguntarles a los alumnos quiénes consideran que es más importante para el gobierno invertir en educación, y quienes creen que es mejor invertir en generación de empleos, e invitarlos a debatir no para elegir un “ganador”, sino para llegar a un consenso mutuo.

Si te interesa aplicar la educación basada en competencias en tu institución apoyándote con recursos pedagógicos y digitales de punta, te invitamos a que conozcas la amplia gama de soluciones que Pearson tiene para ti. Todas nuestras herramientas están diseñadas para fortalecer habilidades y competencias altamente valoradas en el contexto global actual.


Referencias

Gomez, T (2011) Dime qué resuelves y te diré qué aprendes. Desarrollo de competencias en la universidad con el método de proyectos. México: Universidad Iberoamericana.

Perreneud, P (1999) Construir competencias desde la escuela. Santiago: Ed Dolmen. 

Crispín, M; Gomez, T; Ramírez J; Ulloa H (2012). Guía del docente para el desarrollo de competencias. México: Universidad Iberoamericana.

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades