¿Qué es una biblioteca virtual y cómo ayuda a tu institución?

Joven estudiando en biblioteca Dirigidos a Maestros

La biblioteca virtual evoluciona a gran velocidad para adaptarse a los cambios tecnológicos. Conoce cuáles son sus ventajas y aprovéchalas al máximo para transformar tu entorno educativo.


Nuestra civilización no existiría sin las bibliotecas. Ninguna institución educativa puede ignorar su importancia. Por ello, es necesario contar con una plataforma virtual. Principalmente, para satisfacer la alta demanda de contenidos de calidad a solo unos clics de distancia.

Con el crecimiento de Internet a finales de los 90, las instituciones académicas comenzaron a ver su enorme potencial. Pronto se dieron a la tarea de digitalizar sus bibliotecas y convertirlas en puntos de acceso global. Esta iniciativa transformó radicalmente la forma de adquirir conocimiento.

Por varias razones, este no está presente de forma física en nuestro espacio de trabajo, pero tampoco nos resulta accesible teniéndolo en versión digital. ¿Se trata solamente de una versión en PDF que pasivamente consultamos? ¿Será que las herramientas interactivas que algunas plataformas ofrecen no son suficientes para interactuar con nuestro texto? ¿Las herramientas de los portales que contienen los textos solamente nos mantiene como entes pasivos que elegimos opciones ya predeterminadas?

>>> Te puede interesar: Cómo ayudan los libros digitales en la enseñanza a distancia?

Si bien es cierto que “El conocimiento es poder”, actualmente, el Big Data representa la columna vertebral de las empresas de desarrollo humano y las instituciones educativas. Entonces ¿cómo sacarle el máximo provecho desde nuestra biblioteca virtual?

«Llegó un momento en que me había leído todos los libros de la biblioteca escolar […]. Intenté convencer al bibliotecario de que pidiera más libros para mí. Entonces me puse a leer la Enciclopedia Británica»
- Elon Musk

La pandemia mundial dio un giro dramático a la educación en línea. Aceleró un proceso que ya era inevitable. Contar con bibliotecas virtuales que permitieran a estudiantes y maestros acceder de forma inmediata y a distancia a contenidos de calidad. 

Esto obligó a las escuelas a abandonar el concepto de las bibliotecas tradicionales (vistas como simples espacios para consultar libros), y transformarlos en puntos dinámicos y de crecimiento académico, económico y cultural.

El papel de las bibliotecas virtuales en la sociedad es tan esencial hoy en día que vale la pena comprender cómo funcionan realmente, cuáles son las alternativas más viables, y, sobre todo, las enormes ventajas que aportarán a tu institución.

Biblioteca digital y virtual, ¿son lo mismo?

A simple vista operan igual, aunque hay algunas diferencias notables. Veamos:

Biblioteca Digital

Biblioteca Virtual
La British Library la define como: una serie de “Colecciones y contenidos digitales organizados y puestos a disposición del público”. Como vemos, la biblioteca digital tiene las mismas funciones que una biblioteca tradicional, pero desde un respaldo no-físico que nos permite catalogar y conservar en espacios mucho más reducidos una enorme cantidad de contenido. Emula el ambiente de una biblioteca tradicional y orienta al usuario para localizar contenidos en formatos que van desde un PDF o libro electrónico, hasta archivos multimedia (podcast y audiolibros). Detrás de lo que parece un sencillo sistema de búsquedas, se encuentra una inmensa base de datos enlazada a otros sistemas que garantizan al usuario un universo de información que de otra forma sería imposible conseguir.

Entonces, ¿qué diferencia existe entre una biblioteca digital y una virtual? La biblioteca virtual carece de espacio físico: no actúa como un respaldo digital de la biblioteca tradicional, sino que la sustituye para convertirse en un ambiente puramente virtual, soportado a través de un servidor y un entorno web.

>>> Te puede interesar: Bibliotecas virtuales: ¿el adiós de los libros físicos?

Bibliotecas virtuales: lugares de encuentro entre  artistas, científicos y emprendedores

biblioteca-virtual-vs-biblioteca-tradicional

Una biblioteca virtual no es una simple “digitalización” de contenidos, es una nueva forma de acceder al conocimiento mediante «la posibilidad de realizar comunicaciones y diálogos remotos entre individuos y grupos» para transmitir flujos de información en todas las disciplinas.

Pero la biblioteca virtual no se limita a los círculos académicos: en los últimos años ha expandido su influencia al sector empresarial, gracias a su habilidad para interconectar comunidades de emprendedores que cada día demandan más y mejores recursos para su formación.

Proyectos tan ambiciosos como Leadership Brief: Strengthening libraries as entrepreneurial hubs, surgieron de la necesidad de convertir al personal del servicio bibliotecario en “consejeros” capaces de interconectar a estos grupos de emprendedores con ideas y lecturas afines, ampliando así sus posibilidades de crecimiento.

¿Cómo ayuda una biblioteca virtual a mi institución?

La biblioteca virtual rompe las barreras del espacio físico y el uso de recursos limitados. Si aún tienes dudas de sus beneficios, considera todas estas ventajas que no te ofrece una biblioteca tradicional.

  • Rompe con el límite espacio-temporal del libro físico: dejas de depender de un registro, un tiempo de entrega y de esperar que haya títulos en existencia.

  • Ofrece accesibilidad total: la biblioteca virtual no tiene horarios de atención ni copias limitadas. Puedes “visitarla” en cualquier momento y desde cualquier punto del mundo a través de un dispositivo.

  • Desarrolla una cultura de la inclusividad: la mayoría de estas bibliotecas cuentan con formatos amigables para personas con ciertas limitaciones auditivas o visuales.

  • Amplía la variedad de formatos: las lecturas se enriquecen con archivos multimedia, además de infografías, galerías y juegos interactivos.

  • Es rentable: tanto para la institución como para el usuario. Se requerirá mucho menos personal bibliotecario. Y como la mayoría de los catálogos son gratuitos, se puede acceder a ellos sin gastar un centavo. Esto supondrá una gran ventaja para el estudiante y docente.

  • Conserva el ambiente: al ser formatos no-físicos, el gasto de papel es nulo. Tampoco es necesario destinar recursos para su conservación. Además de que almacenar será mucho más eficiente.

  • Se actualiza constantemente: contar con las ediciones más recientes es una prioridad de las bibliotecas virtuales. Esto las vuelve indispensables para la comunidad científica y académica. Principalmente, porque requieren estar al tanto de nuevos descubrimientos en su campo de estudio.

¿Por qué es tan importante recurrir a una biblioteca virtual?

Es muy fácil perderse en el mar de la información digital. La búsqueda frenética de datos y el mal hábito de “googlearlo” todo nos ha llevado a padecer un tipo de ansiedad o angustia generada por una sobre exposición a la inmensa cantidad de información desechable. Imágenes de bajísima calidad y desordenadas brotan cada segundo, un fenómeno que se conoce como Infoxicación.

Ante este grave problema, las bibliotecas virtuales actúan como un faro que nos guía de forma segura y confiable hacia contenidos específicos de calidad. Dado que su interés no es comercial, su entorno está diseñado para evitar la mayor cantidad de distractores.

¿Cómo sacar el mayor provecho de una biblioteca virtual en mi institución?

jovenes-usando-biblioteca-virtual

Para obtener todas las ventajas de una biblioteca virtual debemos conocer a profundidad  las necesidades de nuestra institución, sobre todo en el área de recursos académicos, para diseñar un plan de conversión digital que nos permita migrar del libro físico a un verdadero entorno virtual.

  • Establecer los objetivos: hacia dónde se dirige el proyecto, ¿busca fomentar la lectura, facilitar contenidos académicos? ¿Qué se espera alcanzar con una biblioteca virtual?

  • Transición digital: Si deseas crear tu propia biblioteca virtual, esta será la parte más laboriosa, pues consiste en digitalizar todo el contenido disponible en la biblioteca física mediante criterios de prioridad, iniciando con los contenidos de mayor demanda.

  • Sobre los contenidos: el material debe ser atractivo para la comunidad estudiantil y académica, contar con recursos multimedia, actualizados o en constante actualización.

  • Gestionar un entorno amigable: la biblioteca debe ser sumamente intuitiva y de fácil navegación. Recordemos que, en pedagogía, menos es más. Una plataforma sencilla pero eficiente siempre resultará más atractiva.

  • ¡Que todo el mundo se entere!: Generar campañas de difusión de nuestra biblioteca, enlazar actividades de clase y proyectos académicos, promocionar el enlace al sitio y crear comunidades virtuales (grupos de estudio e investigación) que generen una constante interacción.

  • Bibliotecas conviviendo juntas: Es un error frecuente el considerar que la biblioteca virtual sustituya a la biblioteca física. Aunque esto es posible, lo más conveniente es mantener ambos sistemas para una mayor captación de usuarios.

>>> Te puede interesar: Biblioteca virtual de Pearson, tu mejor elección

Las 5 mejores bibliotecas virtuales del mundo

¿Te ha pasado que navegas por Internet durante horas sin encontrar lo que realmente estás buscando? Es tan fácil perdernos en el mar de la información, que desde hace años las bibliotecas virtuales son evaluadas por su calidad en la información. Conoce cuáles son las mejores opciones.

Biblioteca digital mundial:

Su misión es compartir de manera gratuita y en varios idiomas textos fundamentales de las culturas de todo el planeta, con el fin de «promover el entendimiento internacional e intercultural», facilitando recursos de alta calidad a la comunidad académica y usuarios en general.

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes:

Creada en 1999, es una de las bibliotecas pioneras en habla hispana. Su catálogo supera los 200 registros bibliográficos que van desde artículos de  investigación, material histórico y hemerográfico en formatos audiovisuales, sonoros, e incluso vídeos en lengua de señas.

Europeana:

Esta biblioteca es una ventana al infinito universo del arte, la ciencia y la cultura, aunque también ofrece espacio para tecnología, deporte y entretenimiento. Cuenta con más de 2 millones de archivos digitales traducidos a más de 20 idiomas, y sin duda es uno de los espacios virtuales más recomendados

Ciberoteca:

Se hace llamar a sí misma “la biblioteca virtual más grande del mundo”, y cuenta con más de 130 mil títulos. ¿Cómo destaca de las demás? al contar con una sección llamada ciberoteca escolar, destinada exclusivamente a textos académicos.

Google Libros:

Es cierto, Google Libros no cumple los criterios de una biblioteca virtual (ya que en sí es un motor de búsqueda). Pero sin duda vale la pena agregarlo si tomamos en cuenta que, técnicamente, esta plataforma fue la base para lo que hoy conocemos como el gigante de las búsquedas en Internet.

Google Libros surgió de un «proyecto de tecnologías digitales aplicadas a bibliotecas de la Universidad de Stanford». Sergey Brin y Larry Page trabajaban para este proyecto y crearon un buscador de libros digitales llamado BackRub, en el cual se basaron para desarrollar los algoritmos de PageRank que le dieron forma a Google.


Si quieres conocer y aprovechar todas las ventajas de una biblioteca virtual de calidad, conoce La Biblioteca Virtual Pearson, un gran repositorio de contenidos dinámicos y personalizables, donde podrás aplicar enfoques pedagógicos de vanguardia, como el manejo emocional, autocontrol, enfoque basado en objetivos, y fortalecer el sentido de liderazgo entre otras habilidades que beneficiarán su vida académica y social.

Referencias bibliográficas

Vance, A., & Martín, L. F. (2017). Elon Musk (Edición mexicana): El empresario que anticipa el futuro (2a ed.). Paidós, México.

Han, B. C. (2016). Por favor, cierra los ojos. Alianza Editorial.

Lebert, Marie (2011). Del libro impreso al libro digital. Proyect Gutemberg.

 

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestro blog

y entérate de todas las novedades