5 razones poderosas para evaluar el nivel de inglés en tus clases

    Razones para evaluar el nivel de ingles de tus alumnos Certificaciones y evaluaciones

    Conocer los niveles de inglés de tus alumnos te permitirá estar al tanto de sus habilidades y competencias reales, así como las áreas en las que destacan dentro de los 4 objetivos para aprender inglés: reading, writing, listening and speaking.


    Hablemos de un tema de interés para todos los profesores de idiomas: conocer el nivel de inglés de nuestros alumnos.

    Sabemos que no resulta sencillo determinar qué tan bien dominan el inglés los estudiantes, sobre todo si no contamos con herramientas prácticas y eficientes para realizar una buena evaluación. Es por eso que hoy queremos compartir contigo 5 razones por las que evaluar su nivel de inglés te facilitará la vida y hará que las clases fluyan de forma increíble. ¿Are you ready?

    ¿Por qué es tan importante contar con un buen sistema de medición de inglés?

    Imagina que vas a preparar un pastel y tienes a la mano todos los ingredientes, pero hay un pequeño detalle: la receta no cuenta con datos para medir las proporciones de leche, harina o huevos que vas a utilizar. ¿Te imaginas el resultado? Exacto. Con esta sencilla analogía podemos darnos una idea de la importancia que tiene conocer los niveles de ciertos elementos para obtener un resultado exitoso.

    Ya lo dijo el empresario H. James Harrington:

    «Si no se puede medir algo, no se le puede entender. Si algo no se puede entender, no se puede controlar. Si no puede ser controlado, no puede ser mejorado».

    Quizá tengas algunas dudas sobre la importancia de aplicar instrumentos para evaluar los niveles de inglés de tus alumnos. Te invitamos a seguir leyendo para conocer 5 razones que estamos seguros te harán cambiar de opinión.

    >>> Te puede interesar: 5 estrategias infalibles para mejorar tu nivel de inglés 

    Razón #1: conocer el panorama general de tus estudiantes

    evaluar-nivel-de-ingles

    ¡Así es! Conocer los niveles de inglés de tus alumnos te permitirá estar al tanto de sus habilidades y competencias reales, así como las áreas en las que destacan dentro de los 4 objetivos para aprender inglés: reading, writing, listening and speaking.

    Conocer este panorama te permitirá saber, por ejemplo, qué porcentaje de tus alumnos tienen un alto nivel de comprensión lectora o son capaces de escuchar y entender conversaciones medianamente complejas, pero que a su vez, saber quiénes cuentan con algunas limitaciones para escribir o hablar en inglés, y, por lo tanto, determinar qué estrategias puedes utilizar dentro del aula.

    Lo anterior te dará mayor control de la situación de clase y te permitirá llevar un registro puntual del aprovechamiento de tus alumnos mediante parámetros reales y objetivos, los cuales deben cumplir con 3 características, pues deben ser:

    • Medibles: que se puedan representar en un rango o escala donde sepas ubicar en qué posición se encuentra el estudiante
    • Observables: que el aprendizaje se pueda evaluar mientras ves cómo se ejecuta en una acción concreta, ya sea hablando, escribiendo o leyendo en inglés
    • Cuantificables: que puedas calcular la cantidad de aprendizajes obtenidos, por ejemplo, contando el número de palabras aprendidas en un periodo de tiempo.

    Ahora bien, ¿cómo aplicar estos tres parámetros en una evaluación? Veamos un ejemplo básico: si evaluamos a un alumno mientras lee un texto en inglés, podemos hacerlo midiendo el tiempo que le toma leerlo, observando cómo ejecuta la lectura, y cuantificando la cantidad de palabras leídas por minuto.

    Razón #2: Tomar decisiones asertivas

    tomar-decisiones-ensenanza

    Si cuentas con datos precisos sobre los niveles de inglés de tus alumnos, puedes transformarlos en información relevante y hacer un análisis ya no solo de la situación, sino también de las acciones que debes tomar en función de esos datos.

    ¿Cómo puedes tomar estas decisiones? Planificando cambios de estrategia para reforzar las dinámicas de clase exitosas, o bien, cambiarlas por otras que estén dirigidas a las áreas de oportunidad más críticas.

    Como puedes ver, el propósito de una evaluación de inglés no solo consiste en demostrar qué conocimientos poseen los estudiantes en el idioma (de hecho, esa es solo la primera fase de la medición), su propósito específico es dar un diagnóstico puntual de la situación para tomar decisiones que permitan reforzar, modificar o cambiar de estrategia para mejorar el proceso de aprendizaje.

    Razón #3: Distribución eficiente de las estrategias y los materiales de aprendizaje

    maestra-con-sobrecarga


    Uno de los errores más comunes de los profesores de inglés cuando no cuentan con una evaluación es lanzarse con todo el arsenal de herramientas pedagógicas y materiales didácticos para “corregir” el problema. Sin embargo, quienes lo han hecho así saben que no es la estrategia adecuada.

    ¿Por qué sucede esto? Por deficiencias en la organización y distribución del material: como no se cuenta con un panorama claro de la situación de los alumnos (razón número 1) resulta muy difícil saber qué está limitando realmente su aprovechamiento. Esta incertidumbre hace perder el control de la situación, y, como un acto desesperado, se comienza a usar todos los materiales de clase que hay a la mano, pensando que a mayor cantidad de recursos, mayor será el aprovechamiento.

    >>> Te puede interesar: Herramientas tecnológicas para la enseñanza del inglés 

    Lo anterior es tan ilógico como pensar que si tomamos 10 aspirinas en lugar de una, nuestro dolor de cabeza se curará diez veces más rápido. En el caso de las clases ocurre algo similar: el docente incrementa exponencialmente el uso de recursos, tareas y dinámicas pensando que eso mejorará la situación, y lo único que generará será frustración en los alumnos.

    Es común escuchar a los profesores de inglés decir: «ya lo he intentado todo: videos, aplicaciones, tutoriales, películas, audiolibros y demás recursos, pero no logro que mis alumnos aprendan inglés». Lo que ocurre es que está tratando de “cazar hormigas con escopetas”, utilizando toneladas de material de buena calidad, pero con las estrategias incorrectas.

    Por ejemplo, cuando se usan películas que contienen diálogos complejos con alumnos que no cuentan aún con la habilidad para escuchar con cierto nivel. Lo mismo puede ocurrir al contrario, es decir, cuando se utiliza material demasiado básico que no supone un reto para estudiantes de nivel más avanzado.

    Razón No.4: Conocer con exactitud qué tipo de evaluación requieren nuestros alumnos

    evaluacion-ingles-alumnos

    Cuando realizamos un diagnóstico eficiente podemos determinar si la evaluación que estamos realizando realmente es la adecuada para nuestros propósitos.

    Este punto es muy importante para no cometer el error que señalamos en la razón número 3: hacer un mal uso de los materiales y recursos con los que contamos.

    Existen 4 tipos de evaluación que ayudan a obtener los resultados deseados según las necesidades:

    • De proficiencia: determina el nivel de desempeño del alumno en el inglés como segunda lengua.
    • Diagnóstica y de ubicación: determina las condiciones del alumno frente al idioma inglés, es decir, se considera qué tanto esfuerzo le cuesta al alumno hablarlo, leerlo, escribirlo o comprenderlo. De esta manera se puede ubicar al alumno en el ambiente y con los compañeros adecuados.
    • De aprovechamiento: en este caso no se mide el desempeño ni las condiciones del alumno para hablar inglés, sino la capacidad del alumno para usar los recursos de clase en función del nivel de aprovechamiento que hace de ellos. Con esta evaluación se puede saber, por ejemplo, cuántas palabras de inglés aprende con videos, canciones o libros, y así poder determinar con qué recurso aprende más y mejor.
    • Aptitudinal: como su nombre lo indica, lo que se evalúa es la disposición de habilidades que determinan la capacidad del alumno para aprender inglés.

    Razón #5: Generar un ambiente de aprendizaje más eficiente, personalizado y seguro

    maestra-con-alumna-tablero

    Las evaluaciones no son solo instrumentos de medición que arrojen datos fríos, también permiten hacer análisis y sacar conclusiones para saber, por ejemplo, por qué alguno de nuestros alumnos tiene pánico al momento de hablar inglés, o por qué a otro de ellos se le dificulta leer en inglés sobre ciertos temas.

    Cuando decimos que una evaluación del nivel de inglés hace que las clases sean más seguras, nos referimos a que los docentes se sienten con mayor seguridad para impartir sus clases, ya que dejan de lado los temores que produce la incertidumbre de no saber cuánto saben realmente sus alumnos.

    >>> Te puede interesar: 5 podcasts para aprender inglés 

    Asimismo, los maestros pueden ahora identificar las debilidades y fortalezas de cada alumno, saber qué estrategias aplicar incluso de forma individual. Calcular la cantidad de recursos, actividades y contenidos que puede emplear en cada clase, y no menos importante: establecer objetivos y metas reales a corto y mediano plazo.

    Una anécdota muy común entre profesores de inglés es aquella en donde un colega le pregunta a otro cómo van sus alumnos con sus unidades del plan de estudios, a lo que el compañero responde: «Vamos muy bien, yo voy en la unidad 6, aunque ellos van por la unidad 1» haciendo alusión a que, en términos reales, sus alumnos no han aprendido más allá de lo básico en 6 unidades.

    La situación anterior es muy frecuente cuando no se tiene una evaluación de nivel de inglés que nos permita conocer, medir y planificar nuestras clases a partir de datos reales sobre la situación de nuestros alumnos. Sin embargo, cuando contamos con un sistema de evaluaciones eficiente, es muy fácil recuperar el control de nuestras clases e impulsar las estrategias adecuadas para optimizar el aprendizaje de nuestros alumnos.

    Como puedes ver, existen muchas razones de peso para evaluar el nivel de inglés de tus alumnos y medir con precisión sus progresos y avances.

    Si quieres saber más de este tema, te invitamos a descargar nuestra Guía Rápida: ¿Calificación, evaluación?: La importancia de adquirir una segunda lengua en el siglo XX, donde tendrás un amplio panorama de las ventajas que te ofrecen las pruebas de proficiencia, ubicación y diagnóstico.

     

    Déjanos un comentario

    Suscríbete a nuestro blog

    y entérate de todas las novedades